Actualidad Nacional

Racionamiento llegó a la capital

Caracas no quedó a salvo del plan de racionamiento eléctrico nacional. A pesar de los esfuerzos por mantener a la capital de la República y centro de los poderes públicos a resguardo de estas medidas, las autoridades consideran obligante el ahorro en 1.700 megavatios (MW) para evitar el colapso del servicio a nivel nacional en los próximos tres o cuatro meses.

La Electricidad de Caracas (EDC), filial de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), que sirve a 1 millón 223 mil 855 suscriptores en esta ciudad y sus áreas satélites (Guarenas, Guatire, Altos Mirandinos) aportará un ahorro de energía para el mes de enero de 4,8 gigavatios hora al día (GWh/d), contribución esta que irá disminuyendo proporcionalmente al resultado de las medidas, según informó el presidente de esa empresa, Javier Alvarado.

Esta contribución al ahorro impone un racionamiento a toda la Gran Caracas. Para ello, las autoridades energéticas dividieron a la ciudad en seis bloques, identificados desde la letra A a la F y agrupados en zonas geográficas específicas.

El bloque A, que ya inició su plan de racionamiento en la medianoche de hoy, tendrá los cortes desde las 12 am hasta las 4 am de forma interdiaria, el bloque B de 8 am hasta las 12 m, el bloque C de 12 m hasta las 4 pm.

El día jueves 14 les tocará al bloque D desde las 12 am de la medianoche hasta las 4 am; al bloque E de 8 am hasta las 12 m y el bloque F de 12 m hasta las 4 pm. Sin embargo, con relación a esta información, existen diferencias con el esquema detallado del «plan de racionamiento eléctrico».

Aunque la rueda de prensa resultó insuficiente para las múltiples interrogantes, se dijo que los postes eléctricos y los semáforos que estén incluidos en el bloque sujeto de racionamiento, se adherirán al plan. Sólo en aquellas zonas públicas permanecerán encendidos estos focos en forma intercalada, esto es, uno sí y otro no. Según señaló Alvarado los racionamientos serán de máximo de cuatro horas por día y se realizarán cada 48 horas y durante cuatro meses, pues se espera que en mayo comiencen las lluvias, se haya adelantado el plan de sustitución de bombillos incandescentes y se haya incorporado al sistema nueva generación térmica y distribuida».

Reina la confusión Entre los comerciantes caraqueños reinó la confusión ante el anuncio. Explican que ellos simplemente no podrán abrir sus negocios durante esas cuatro horas en que falte la luz, pues entre otras cosas el Seniat les exige que no pueden apagarse las registradoras. «A menos que vendamos sin factura, y entonces nos arriesgamos a multas y cierres», dice la encargada de un comercio de ropa en la avenida Urdaneta.

Para los restaurantes la situación es todavía peor, pues dependen de la electricidad para mantener frías sus bebidas y calientes muchas comidas. «Además que sin aire acondicionado y sin extractores no podrán trabajar 80% de los restaurantes de esta zona», dice un mesonero en Candelaria.

Cerca de allí en una tienda de electrodomésticos, un empleado asegura que ellos tampoco podrían trabajar, y no sólo por el problema de las cajas registradoras: «Por política aquí se revisan todos los equipos antes de ser vendidos, y cómo los vamos a revisar si no hay luz».

«Esto es la muerte para el turismo», dijo Ramiro Bermúdez desde el Paseo Macuto. «Cómo voy a sobrevivir cuatro horas sin ofrecer servicio a mis clientes y sin aire acondicionado que es tan importante en este tipo de locales a orilla de mar».

Semáforos humanos En el tema de la vialidad, las alcaldías de Baruta, Chacao y Sucre preparan planes de contingencia que se activan a partir de hoy donde los funcionarios de circulación se ubicarán las intersecciones semaforizadas.

«En Chacao hay 220 funcionarios y el plan consiste en distribuirlos en las zonas de tránsito más álgido. Es lo que llamamos el semáforo humano, pero aplicarlo durante cuatro horas es un trabajo muy fuerte y complicado que le exige mucho al agente vial», explica Juan Andrés Rondón, director de Tránsito de Chacao, quien recomienda a los ciudadanos que programen sus viajes y traslados de acuerdo a los horarios del racionamiento.

Los 60 funcionarios por turno que trabajan en las calles de Baruta y los 100 que laboran en el municipio Sucre también harán las veces de semáforo.

Para no dejar desguarnecidas las zonas que sufran el racionamiento eléctrico entre las doce de la medianoche y las cuatro de la mañana, Freddy Rico, director de Polibaruta, destinará a la vigilancia 32 unidades y alrededor de 180 funcionarios.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba