Actualidad Nacional

Un salario mínimo no cubre ni la mitad de los gastos básicos

La aceleración de los precios al consumidor afecta cada vez más a los trabajadores. A lo largo del año 2009 se apreció un desmejoramiento en la capacidad de compra de los venezolanos, producto del avance inflacionario.

En enero del año pasado una familia era capaz de cubrir con un salario mínimo 43,5% de sus gastos básicos como alimentación, educación, vivienda y salud, según se desprende de los datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Ocho meses más tarde, en octubre -último dato disponible del organismo estatal-, la cobertura se había incrementado hasta 47,3% no sin que antes el Gobierno nacional ajustara en dos oportunidades el sueldo básico legal.

Para ese mes el salario mínimo se situaba en 967,5 bolívares fuertes mensuales, luego de que el segundo tramo del aumento de 10% entrara en vigencia a partir del 1 de septiembre. Entretanto, el valor de la canasta básica se ubicaba en 2.042,44 bolívares fuertes.

Cuando se compara ese mes con el resultado de un año atrás se aprecia una leve reducción en la capacidad de cubrir los gastos básicos en un hogar.

Para octubre de 2008 el porcentaje se situaba en 47,6%. En aquel momento el sueldo básico estaba en 799,23 bolívares fuertes, mientras que la canasta básica era de 1.677,5 bolívares fuertes, de acuerdo con datos registrados en el INE.

Según informaciones que recientemente manejaba la firma Datanálisis, la capacidad adquisitiva del venezolano cerraría 2009 en niveles similares a los del año previo.

Si bien la variación acumulada de la inflación para el período comprendido entre enero y octubre ha sido menor si se compara con 2008, el ajuste del salario mínimo ordenado por el Ejecutivo estuvo por debajo del nivel decretado un año atrás.

Para 2008 el incremento del sueldo básico legal en Venezuela fue de 30%, mientras la inflación fue de 30,9%. Un año después, con una situación financiera comprometida por la caída de los precios petroleros en los mercados internacionales, el salario mínimo fue ajustado en dos tramos de 10%, para un alza total de 21,05%. Hasta noviembre los precios al consumidor habían escalado 23%, según los datos del Banco Central de Venezuela (BCV).

Mercado en crisis Pero el panorama para 2010 no es demasiado alentador. Hace poco el presidente del Consejo de Economía Nacional, Efraín Velásquez, indicaba que las estimaciones apuntaban a una desmejora del poder adquisitivo superior a 10%.

El BCV, en sus mediciones sobre las remuneraciones de los trabajadores, admite que la inflación se ha comido los ingresos de todos los venezolanos, no sólo de los que devengan salarios mínimos.

En tal sentido, los datos del emisor correspondientes al tercer trimestre del año 2009 indicaban que la capacidad adquisitiva se había estancado a niveles similares a los del trimestre anterior, pese a que en septiembre se registró un ajuste salarial que movió parte de la escala general de sueldos.

El BCV señalaba en ese reporte que entre julio y septiembre las remuneraciones y los precios al consumidor crecieron a ritmos similares, de manera que se evitó una caída importante del poder de compra de los trabajadores venezolanos.

Pero no se trata solamente de un tema inflacionario, pues el coctel tiene otros ingredientes. Venezuela culminó 2009 con la primera recesión en cinco años de crecimiento ininterrumpido. Al retroceso de 2,9% para el cierre del año pasado, según los datos preliminares del BCV, se une un mercado laboral que ya refleja las consecuencias del adormecimiento económico.

El INE reportó que en noviembre -su dato más actualizado- la tasa de desempleo era de 7,5% (971.390 personas), 1,4 puntos porcentuales por encima del nivel registrado el mismo mes del año anterior.

Pero este no es el único dato interesante de un mercado laboral que sufre al ritmo de la recesión. El porcentaje de inactivos -estudiantes y amas de casa a dedicación exclusiva e incapacitados para trabajar- se redujo en el transcurso del último año. Las cifras del INE señalan que de 36% de la población en edad de trabajar, los inactivos bajaron a 35% entre noviembre de 2008 e igual mes del año pasado, para totalizar 3.116.810 personas.

La variación tiene su origen en que 92.982 personas, la mayoría mujeres que antes se desempeñaban sólo en los quehaceres del hogar, se vieron en la necesidad de buscar un empleo, comportamiento que suele registrarse en época de crisis.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba