ActualidadActualidad NacionalDestacado

Van 56 de linchamientos a «delincuentes» en el país

El 13 de octubre Edicson Jesús Parra falleció de varias puñaladas. El motivo: fue sorprendido por un grupo de vecinos de la calle Lara del barrio El Carpintero de Petare.

El joven estaba en su residencia, cuando la turba forzó la puerta del inmueble, lo golpeó, le rocearon gasolina y posteriormente le prendieron fuego. A él lo acusaban por su presunta participación en la violación de una mujer en la zona.

Una semana antes en el barrio Mesuca, también ubicado en Petare, la comunidad enardecida linchó a Wilson Peña (19) y a Jorge Alberto Catari (21). Ellos se dedicaban a robar a los transeúntes en las paradas de la barriada. La gente cansada de la indiferencia mostrada por los efectivos policiales ante las más de 15 denuncias elevadas en contra de los antisociales, decidió tomar la justicia por sus manos y no solo golpearon a los sujetos, sino que además les dispararon y los quemaron.

Por las redes sociales circula desde hace tres semanas un video que muestra cómo una poblada en el sector Los Dos Caminos, toma por sorpresa a un sujeto y lo golpea hasta neutralizarlo y dejarlo moribundo.

En la urbanización Nueva Casarapa de Guarenas aún no han linchado a los sujetos que diariamente tienen azotada la zona residencial. Pero un grupo de vecinos han expresado abiertamente su intención de “aplicarle el ácido” a los integrantes de una banda delictiva, dedicada a robar a los que entran y salen de los edificios.

De acuerdo con Italia Materán, vecina del referido conjunto residencial en el edificio Trapiche, los habitantes crearon un grupo de Whatsapp. A través del cual reportan las incidencias del sector. En uno de esos comentarios, una habitante comentó: ¿será que hay que linchar a estos hombres? para que nos dejen en paz.

“Nosotros no somos asesinos, pero estamos hartos que al menos dos veces a la semana este grupo delictivo someta a las familias para saquear los apartamentos. También se llevan los cauchos de los vehículos, a las mujeres les arrebatan las carteras y hasta las despojan del Mercado”, dijo Materán.

La policía del municipio Plaza ha sido notificada a través de cartas y denuncias personales sobre la situación. Le han respondido que no pueden pernoctar todo el día porque no cuentan con suficientes funcionarios. Solo están en capacidad de hacer recorrridos esporádicos. “Ya no recuerdo la última vez que pasó una patrulla por el sector”.

Cifras en alza

De acuerdo con un arqueo de prensa nacional y regional, en lo que va de 2015 se han reportado 56 casos entre intentos y linchamientos como tal. En el ultimo mes en la Gran Caracas, se registró una muerte a la semana por esta causa. Es decir entre mediados de septiembre y mediados de octubre se produjeron cuatro decesos de este tipo. En 2014 la prensa que cubre los municipios de la Gran Caracas reseñó apenas seis casos, lo que significa que la tendencia va en alza.

Según el criminólogo, Fermín Mármol García, este tipo de práctica es primitiva y ocurre en aquellas sociedades, en las cuales la administración de justicia es cuestionada. Ese es el caso de Venezuela. “Aquí se ha vuelto común porque hay una ruptura en la confianza de los ciudadanos hacia los organismos policiales y judiciales, debido a la impunidad. Por cada 100 delitos cometidos, solo se castigan seis. La falta de sanciones provocan sentimientos de rabia e impotencia que conllevan a vengar ese daño haciendo uso de la violencia.

Mientras esta realidad no cambie, seguirán suscitándose este tipo de acciones. Los linchamientos van desde lesiones personales hasta el homicidio y dejan secuelas emocionales para quienes lo cometen, pues no planean con premeditación la comisión de un homicidio.

Además de la impunidad, otro de los factores que promueven los linchamientos, es la conducta violenta del venezolano. “Se ha vuelto una persona intolerante, que discute por todo, porque se acostumbró a vivir en una sociedad donde no se respetan las leyes, sino que impera la ley de la selva, la ley del más vivo. Un ejemplo, de ello son las escenas de violencia que practican con frecuencia los usuarios del Metro y en las colas para comprar productos de primera necesidad”.

Para Juan Ernesto Villalobos, piscólogo social, los linchamientos seguirán en ascenso porque no han habido detenciones por este motivo. El 98% quedan impunes. La policía no captura, ni se enfrenta a las pobladas que matan a un antisocial.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba