DeportesEspecial País

Acuña y Suárez comandan a la nueva legión de jonroneros venezolanos

Ya no son tres, ni cuatro, son cinco…

La temporada pasada Jesús Aguilar, Eugenio Suárez y David Peralta se convirtieron en el primer trío de venezolanos que conseguía despachar 30 o más cuadrangulares en una misma temporada de Grandes Ligas. Aquel registro era un guiño para quienes pensaban que ya habían visto la máxima expresión del poder criollo en los mejores años de Miguel Cabrera. Una promesa de que muchas más grandes historias estaban por escribirse, porque la generación de relevo invita a soñar en grande.

Pues bien, el momento es ahora. Ya no son tres, ni cuatro los jonroneros que tienen la oportunidad de pasar la barrera de los 30 estacazos, son cinco.

Ronald Acuña Jr. -inmerso en una temporada de ensueño- y Eugenio Suárez -en una tremenda demostración de consistencia- suman 35 y 34 estacazos, respectivamente. Pero eso no es todo, le siguen el caraqueño Gleyber Torres con 29 (Yankees), Eduardo Escobar con 28 (Cascabeles) y Renato Núñez con 27 (Orioles) a falta de más de un mes de competencia. La proyección es extraordinaria.

Todo está servido para que ellos también lleguen a las tres decenas de bambinazos por lo menos una vez en su carrera e inscriban su nombre en el mítico «Grupo de los 30», dónde ya están Antonio Armas, Andrés Galarraga, Magglio Ordóñez, Richard Hidalgo, Bob Abreu, Miguel Cabrera, Víctor Martínez, Carlos González, Rougned Odor, Jesús Aguilar, David Peralta y el propio Eugenio Suárez.

Y por supuesto que muchos de estos jóvenes jonroneros, como ya es el caso de Suárez, van a conseguir este registro en más de una oportunidad, pues los venezolanos se han caracterizado por ser grandes conocedores del juego y se han convertido en bateadores temibles. De por si, de los 12 criollos que han despachado 30 o más cuadrangulares en una misma zafra, siete lo han conseguido en más de una temporada.

Claro está es Miggy, con 10, quien lo ha hecho en mayor cantidad de oportunidades.

Un registro en ascenso

El poder ha sido por siempre uno de los máximos atractivos del béisbol. Lo que hay detrás de un cuadrangular es una expresión de majestuosidad. No hay fórmula y tampoco demasiada lógica. Se ha visto a pequeños bateadores dar inmensos batazos y protagonizar grandes anécdotas, es ahí -entre lo improbable y lo extraordinario- donde justamente radica la magia.

En los registros de los paleadores venezolanos el jonrón siempre ha estado presente, pero desde que Antonio Armas despachó 43 en una sola temporada, por allá en 1984, quedó claro que habría muchos que iban a destacar a partir de ese departamento. Y en efecto ha sido así, cada vez son más los criollos que presumen la fuerza como su principal atributo de juego.

Antonio Armas Medias Rojas de Boston 1984
Antonio Armas bateando con los Medias Rojas de Boston 1984 / Cortesía

El desarrollo de los bateadores es extraordinario. Tan es así que los récords que antes sumaban décadas ahora son superados año tras año.

En 2004 hablábamos de la máxima explosión del poder cuando por primera vez siete venezolanos despacharon 20 o más vuelacercas en una misma campaña. Carlos Guillén (20), Víctor Martínez (23), Alex González (23), Richard Hidalgo (25), Melvin Mora (27), Bob Abreu (30) y Miguel Cabrera (33) se encargaron de sellar una temporada idílica para los bateadores criollos.

Eran dos generaciones, en medio de una coincidencia efímera, que hablaban de la calidad del béisbol que había nacido y seguía naciendo en Venezuela.

Doce años después, en 2016 -cuando Miggy ya no era el novato, sino la voz de la experiencia- los jonroneros venezolanos volvieron a ser contundentes.

En total, en ese año 10 terminaron despachando 20 o más estacazos. Cabrera comando la cosecha con 38, y le siguieron Rougned Odor (33), Víctor Martínez (27), Carlos González (25), José Altuve (24), Asdrúbal Cabrera (23), Salvador Pérez (22), Wilson Ramos (22), Eugenio Suárez (21) y Freddy Galvis (20).

En los dos años siguientes, nueve criollos –entre caras conocidas y nuevas promesas- superaron la barrera de los 20 y unos cuantos se quedaron a ley de uno o dos batazos de la ansiada marca. En este 2019, ya son ocho los que tiene más de dos decenas de cuadrangulares y hay otros tres que están al asecho y podrían completar el grupo de 11 que escribirá una nueva página en la historia de los paleadores venezolanos.

Ya con más de 20 están, por supuesto, Acuña, Suárez, Torres, Escobar y Nuñez, además de José Altuve (22), Rougned Odor (21) y Freddy Galvis (20), pero a punta de caramelo –como rezan las abuelas- están Willson Contreras (19), Avisail García y Omar Narváez (ambos con 17). Predecir cualquier cosa siempre es arriesgado, pero hay algo que es indiscutible, los bateadores son cada vez más fuertes y las marcas van a ir siendo superadas cada vez con mayor frecuencia

Hoy hablamos de aquellos que superan los 20 bambinazos, pero en un par de años el foco serán los muchos que van a pasar la barrera de los 30.

Porque faltan muchos jonrones criollos por narrar.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar