DeportesPersonalidades

Andrea Saba, perseverancia y lucha en busca del sueño olímpico

Cada día es una oportunidad para luchar e ir a la conquista de los sueños, aunque algunas veces el camino parezca lejos, mientras que haya vida y se mantengan intactas las ganas de lograr el objetivo siempre se podrá llegar a la meta.

Esto ha sido la premisa desde hace algunos años para Andrea Saba, una velerista venezolana que ha tenido que tomar algunas decisiones a lo largo de su carrera deportiva que la han terminado alejando de su mayor anhelo: poder disputar unos Juegos Olímpicos.

Hija y hermana de una familia vinculada desde hace mucho tiempo a esta disciplina deportiva, la cual ha practicado desde que tiene uso de razón en su Margarita natal, Andrea con más experiencia y veteranía apunta sus esfuerzos a representar al país en la justa que le ha sido esquiva y lo tiene planteado para la edición de París 2024.

Ya no ha opción para Tokio 2020, dado que a pesar que fuimos al clasificatorio de Lima en 2019, tuvimos que sortear algunos obstáculos con la embarcación y el objetivo no logró materializarse por el momento”, destacó Saba en conversación con Analítica.com.

La criolla a pesar de estar luchando por estar presente en una magna cita deportiva desde la edición de Beijing 2008, en la que quedó a muy poco de lograr el cometido, confesó que hoy más que nunca tiene las ganas intactas de alcanzar esa meta. “No me iré de este mundo sin lograr ese objetivo”, sentencia con determinación Saba.

Primeros pasos

Una de las oportunidades más cerca que tuvo de poder representar al país en unos Juegos Olímpicos se presentó para la cita de 2008. Andrea Saba inició su preparación en este deporte desde el año 1995, pero fue en el 2001 cuando realmente se presentó la oportunidad de empezar a luchar por un lugar que le permitiera decir presente en la justa deportiva.

Reconoce que no fue una tarea fácil, dado que en ese entonces estaba enfocada en trabajar arduamente para poder costear sus gastos y poder criar a su hijo, sin embargo esto no fue impedimento porque siempre contó con el apoyo familiar.

En ese tiempo fue como que me enfoqué más en lograr esa meta. Tanto así que logré ir al clasificatorio al cual ya era difícil llegar. Un par de años antes tuve que decidir entre retirarme del trabajo o hacer campaña para poder viajar y así entrenar y prepararme”, dijo.

Adentrado el 2006 Andrea Saba tomó la decisión de dejar su trabajo para dedicarse por completo a entrenar e ir en busca del cupo que la llevara a disputar los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. A pesar que prácticamente los acarició, no logró el cometido.

Estuve muy cerca, tanto así que entré a disputar el cupo olímpico pero terminé siendo descalificada por un error mío. Sin embargo reconozco que tuve grandes oportunidades”, reiteró.

El talento como herencia

Andrea reconoce que el apellido Saba le ha abierto muchas puertas en el velerismo. “Ser hermana de Yamil me ha ayudado mucho, sobre todo cuando comencé a viajar y eso lo hice cuando ya estaba grande. Nunca me sentí como solo la hermana, él es muy querido en el ámbito deportivo”.

Reconoce que ha tenido la oportunidad de competir junto a él y de aprender mucho de su hermano, de quien dice que “es el mejor”. “Él logró un campeonato del mundo y no lo hizo conmigo, sino con su amigo Gonzalo quien ha sido el tripulante de toda la vida. En Margarita somos muy conocidos y eso me gusta”, precisó.

Para la ruta olímpica de Río 2016, Andrea compartió honores con su hermano Yamil en busca del cupo olímpico. Reconoce que fue una gran oportunidad porque pudo reencontrarse con el mundo del velerismo que tanto ama.

No fue fácil dado que se trataba de dos personas que saben mucho sobre esta disciplina. A pesar que él tiene una más amplia trayectoria que yo, pues yo también fui timonel de mi barco y la verdad no tenía mucha idea de esa nueva embarcación.  Tuvimos algunas peleas, pero lo disfrutamos, hicimos el recorrido de los cuatro años ya que contamos con un gran apoyo. Viajamos juntos, competimos juntos e hicimos varias regatas en Europa”, detalló.

Andrea Saba rememora con gran orgullo la medalla de plata que lograron como hermanos en los Juegos Sudamericanos de Playa que se llevaron a cabo en Vargas 2014, sin embargo reconoce que ya en el último año de la ruta olímpica no contaron con el apoyo necesario para continuar viajando a las competiciones necesarias para tener el fogueo requerido para lograr el objetivo.

“A pesar de las circunstancias fuimos a un europea y no fue bien y luego vinimos a Norteamérica en busca del cupo, pero allí no contamos con las condiciones de viento que necesitábamos y allí quedamos otra vez, sin poder lograr la meta”, aseveró.

Sin cesar

Andrea Saba cuenta con las ganas, la pasión y el ingenio para poder alcanzar ese objetivo que le ha sido esquivo, es por ello que asegura que no dará tregua en su lucha por lograr decir presente en una justa olímpica.

Puedo lograr la meta, creo que sí solo debo ponerme de acuerdo con mi hermano, de hecho sería con él que buscaría ese logro para poder dar inicio a un ciclo nuevo y así llegar a lo que tanto he querido hay muchas posibilidades”, dijo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba