DeportesDestacado

Serena Williams y Sharapova finalistas en Australia

Melbourne (Australia)
La estadounidense Serena Williams y la rusa María Sharapova echaron mano de su mayor experiencia para apartar de su camino hacia la final a sus compatriotas Madison Keys y Ekaterina Makarova, respectivamente, y el sábado lucharán por el título del Abierto de Australia.
Al vencer Serena a Keys por 7-6 (5) y 6-2 a la novena bola de partido y con un saque directo de segundo servicio, la menor de las Williams continuará el lunes como número uno del mundo, y luchará por su sexta corona australiana. María, que derrotó a Makarova por 6-3 y 6-2, para alcanzar su décima final del Grand Slam y la cuarta en Melbourne, necesitaba ganar el título y que Serena perdiera este jueves para recuperar el trono.
«Mi confianza es alta en una final de un Grand Slam, no importa contra quien me enfrente, incluso si tengo un récord desastroso o no», señaló María desafiante, sin saber todavía quién sería su rival, al referirse a los casi once años que lleva sin ganar a Serena, con quien ha perdido 15 veces seguidas desde la final del torneo de Los Ángeles en 2004.
Serena, con 18 Grand Slams en su historial, solo ha cedido dos veces contra María en 18 enfrentamientos, y entre sus victorias hay dos en el Abierto de Australia, las semifinales de 2005 y la final de 2007.
Las dos derrotadas, Madison y Ekaterina, saltaron a la Rod Laver Arena con vendajes en sus muslos después de semana y media de lucha, y pagaron con su inexperiencia el desafío de ganar a dos grandes como Serena y Sharapova, pero la rusa sale de Melbourne situada en la novena plaza y la estadounidense en la décimo tercera.
María, campeona en 2008, golpeó primero. A pesar de que los comienzos del duelo no fueron demasiado sencillos, pues necesitó diez minutos para llevarse el primer juego del partido, salvando dos bolas de rotura, pero luego ganó seis consecutivos para ir minando poco a poco la confianza de su rival.
Sharapova ganó el título en 2008, pero cayó en las finales de 2007 y 2012. Este año inauguró el calendario con una victoria en el torneo de Brisbane, pero en Melbourne comenzó casi con despedida, pues tuvo que salvar dos bolas de partido, en la segunda ronda contra su compatriota Alexandra Panova.
Luego, Serena aguantó los «mazazos» de derecha de la discípula de Lindsay Davenport, para imponerse en un desempate que dominó con su saque. Después se fue fácil hasta el 5-1, pero le costó mucho acabar ganando el sexto juego, porque Madison se defendió como gato panza arriba y salvó siete bolas de partido en el séptimo juego, que terminó ganando con su servicio, y otro más al resto al siguiente.

Todavía con tos evidente, Serena comentó que se va recuperando. «Estoy mucho mejor, cada día mejorando. Ojalá que para el sábado esté recuperada», dijo la ganadora, que a pesar de ese malestar conectó un saque a 200 kilómetros por hora.
Esa final será la octava entre una rusa y una estadounidense por el título en el primer grande de la temporada. El tenis estadounidense domina por 6-1 y todas han sido a dos sets. Sharapova lucha contra ese desafío.

Murray también es finalista
El británico Andy Murray templó sus nervios y acabó desquiciando al checo Tomas Berdych por 6-7 (6), 6-0, 6-3 y 7-5, con su décimo quinto saque directo para cerrar el partido y lograr por cuarta vez en su carrera la final del Abierto de Australia.
El jugador británico, finalista en 2010, 2011 y 2013, superó a Berdych en tres horas y 26 minutos. Se enfrentará en la final del domingo con el ganador del encuentro de mañana viernes entre el serbio Novak Djokovic y el suizo Stan Wawrinka, defensor del título.
Murray ganó el acceso a su octava final de un Grand Slam en una auténtica batalla de nervios que superó con acierto. El de Dunblane, ganador del Abierto de EE UU (2012), Wimbledon (2013) y la medalla olímpica en Londres, saltó a la Rod Laver Arena, con demasiadas emociones en su piel.
Se enfrentaba con Berdych, uno de los cinco jugadores de nivel con los que tiene un balance desfavorable (6-4), junto con Djokovic (15-8), el español Rafael Nadal (15-5), el suizo Roger Federer (12-11) y el canadiense Milos Raonic (3-2), con su ex compañero de equipo, el venezolano Daniel Vallverdu en el banquillo del checo, conociendo sus secretos y puntos débiles.
Las alarmas estaban encendidas porque además, Tomas no había cedido un solo set en los cinco partidos anteriores en esta edición del torneo, y estaba fresco, tras invertir una hora y 36 minutos menos que Andy en alcanzar las semifinales.
Berdych aprovechó ese desconcierto general para colocarse con 5-3 y servicio, pero el checo fue una vez más el tradicional jugador inseguro en los momentos clave y no supo rematar, incluso tras su artimaña de parar el partido con una absurda reclamación al juez de silla, el francés Pascal María, sobre el estado de un par de bolas.
«Le he hecho correr a tope, lo que es importante», dijo Murray. «Estar en la final por cuarta vez después de perder con gente como Roger, Rafa o Novak no me gusta mucho, pero eso no sucede todos los días y por eso me siento muy orgulloso».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba