Economía

Balance: ¿El peor cuatrienio de la historia moderna?

A finales de año, ¿cuál será el balance de la política económica del gobierno? Posiblemente, muy desalentador. Suponiendo que este año el producto tuviese una caída similar a la del primer trimestre, alrededor del 4%, el nivel del producto en el 2002 sería inferior al de 1998 en forma significativa. El nivel de actividad económica en 1998 a precios constantes fue de 602.558 millones de bolívares, tuvo una brusca caída de 6,1% en 1999, luego creció en el 2000 y 2001 a tasas bajas y decrecientes, respectivamente de 3,2% y 2,7%. Sí este año se concreta el supuesto anteriormente señalado, el producto del 2002 sería inferior al de 1998 en aproximadamente 5%.

En lo que queda del año será difícil revertir la tendencia contractiva. Existe una crisis de financiamiento (aproximadamente 8% del PIB, según estimaciones oficiales) y las fuentes son muy limitadas. Probablemente el «nuevo programa» implique un ajuste fiscal (formalización de recortes de gastos y medidas orientadas a aumentar los ingresos), aumento de la tasa de depreciación, utilización de los recursos del FIEM e intentos de obtener algún financiamiento interno y externo. El signo de los efectos globales de las medidas sería contractivo en el corto plazo, aún sin tomar en cuenta la incertidumbre que se origina desde el ámbito político. Suponer en el 2002 una contracción de 4% no es un supuesto especialmente pesimista.

Sí se concretase el escenario, la caída en términos per capita sería mucho más brusca. El ingreso por habitante respecto al de 1998 se reduciría en 12%, una tasa anual de decrecimiento promedio de casi 3%. Estaríamos en presencia del peor cuatrienio de comportamiento económico en toda la historia «moderna» de Venezuela, desde 1950 hasta el presente, en los últimos 52 años. Y ello a pesar de que a partir de 1978 la historia no ha sido brillante, por el contrario, en términos globales muestra una tendencia negativa. El cuatrienio que tendría una caída análoga (menor) sería el de 1978-82, aunque en este caso se trata de niveles más altos.

Desde el punto de vista social la situación es similar. Según el informe (%=Link(«6337498″,»La Pobreza en el Trienio»)%) (Ruitort, 2002), el porcentaje de las familias por debajo de la línea de la pobreza que en 1998 estaba en 57,6% podría pasar a 67% en el 2002, y el de la pobreza crítica podría pasar de 28% en 1998 a 31% en el 2002.

El cuatrienio ha estado caracterizado por una fuga muy importante de capitales, deterioro del capital físico y humano, ampliación de desequilibrios macroeconómicos claves y un profundo deterioro institucional. El ejemplo paradigmático de reformas institucionales negativas son los 49 decretos con rango de ley que fueron aprobadas en el marco de los últimos poderes habilitantes. En ellos se lesionan los derechos de propiedad y el marco para el sector petrolero acentúa las concepciones «rentistas».

Con relación al manejo macroeconómico habría que hacer algunos comentarios. En primer lugar, un manejo particularmente irresponsable de la política fiscal. En una situación de ingresos petroleros relativamente altos, se aumentó en forma desmedida el gasto (de muy mala calidad), se deterioró la condición de solvencia (medida por el déficit doméstico) y se procedió a aumentar el endeudamiento interno en forma abrupta. De hecho, buena parte de las necesidades de financiamiento actuales son para servir la deuda interna.

En segundo lugar, serios problemas institucionales que van más allá de la necesidad de transparencia y rendición de cuentas. Lo que ha pasado con el (%=Link(«http://www.bcv.org.ve/fiem/fiem.htm»,»FIEM»)%) es una muestra. Las reglas del FIEM se modificaron para hacerlas discrecionales (en buena medida dejaron de ser reglas), y ni siquiera así fueron respetadas. El problema de los 2,3 billones de bolívares que han debido ser integrados al fondo y no lo fueron es grave, tanto política como económicamente. Políticamente se trata de delitos, y económicamente representa no sólo un problema fiscal sino un serio problema de perdida de patrimonio, reputación y credibilidad.

Por último, la política cambiaria y su relación con la inflación. Se estableció un tipo de cambio predeterminado, sobrevaluado, como ancla anti-inflacionaria basado en el supuesto de ingresos petroleros futuros muy altos. Pasó lo que ha sido común en los países en desarrollo. En un primer momento el ancla redujo la inflación, luego se hizo inefectiva. Al final no se pudo mantener y fue necesario cambiar al régimen de flotación. Por un lado, esta política golpeó los transables domésticos haciéndolos menos competitivos. Por el otro, la actual devaluación no sólo tendrá efectos estanflacionarios en el corto plazo, sino que posiblemente impulse una inflación inercial importante hacia el mediano plazo, como consecuencia de decisiones de precios y salarios escalonados.

Lo peculiar es que el desempeño particularmente negativo de la economía durante el cuatrienio no se explica por circunstancias petroleras especialmente adversas. Las exportaciones petroleras de este año podrían superar los 18.000 millones de dólares y las totales del cuatrienio podrían alcanzar los 84.000 millones de dólares. En dólares constantes y por habitante, el promedio anual del cuatrienio sería superior al de la década del noventa (hasta el 98) y al del segundo quinquenio de los ochenta.

Todo ha ocurrido dentro de una situación donde el gobierno tuvo poderes amplios y un grado alto de holgura para diseñar su política económica. Las políticas del gobierno, por acción y omisión, tienen una altísima cuota de responsabilidad en el pobrísimo desempeño. Lo que intentó hacer el gobierno fue reeditar el esquema «rentista», acentuando el rol del Estado y la discrecionalidad. Es bastante claro que fracasó. Es más, el esquema en sí está agotado, como lo muestra la excepcional fuga de capitales y la baja inversión doméstica. El costo del fracaso gubernamental es y será alto. A los problemas «tradicionales» se le agrega el de la herencia del actual cuatrienio.

E-mail:(%=Link(«mailto:[email protected]»,»[email protected]»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba