Economía

Bancos centrales del mundo están bajo la lupa

El Banco Central de Venezuela (BCV) no publica los índices de aumento del costo de la vida desde diciembre del año pasado. Esta falta en la publicación de la información ocurre en el momento de lo que se estima es el mayor repunte inflacionario en la historia del país, de acuerdo con las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que llevan estadísticas mensuales de los incrementos de precios.

Estos índices no oficiales y el análisis de algunos economistas coinciden en que Venezuela se encuentra ahora en un período que antecede a un cuadro hiperinflacionario. El cálculo es que el indicador pudiera cerrar por encima de 300% para finales de este año. Eso supone que todo producto que se podía comprar en enero del año 2014 en 10 bolívares, se pagará en 30 bolívares para diciembre próximo.

A mediados de julio de este año, la ONG Transparencia Venezuela demandó al BCV ante el Tribunal Supremo de Justicia para exigirle que publicara las cifras de inflación. En solo tres semanas, el máximo tribunal del país declaró inadmisible la demanda.

El TSJ adujo que el demandante no presentó “ninguna prueba que acredite las gestiones que haya realizado para solicitar y obtener del presidente del BCV el cumplimiento de la obligación de rendición de cuentas (…) y la publicación de las principales estadísticas económicas del país”.

La falta de divulgación de las cifras y la decisión del máximo tribunal volvieron a encender la discusión sobre el papel que debiera cumplir el BCV. Este debate no es nuevo. El primer episodio fue durante la presidencia de Luis Herrera Campins, cuando Leopoldo Díaz Bruzual protagonizara una controversia pública en los meses previos al llamado “viernes negro” (1983), que acabó con la libre convertibilidad y estabilidad del bolívar.

La segunda oportunidad fue cuando el fallecido presidente Hugo Chávez reclamó al BCV “el millardito” para dedicarlo a un fin distinto al indicado por las leyes que rigen las funciones del ente. Lo que terminó convirtiéndolo en la caja chica del Gobierno y de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Debate mundial

En momentos de crisis económica se cuestiona la manera en la que se maneja un banco central, ya sea por su falta o su exceso de independencia. Eso no solo ocurre en Venezuela.

A finales de agosto, en medio de las turbulencias del crack bursátil chino, el diario Financial Times (FT) de Londres publicó un análisis bajo el titular “Las peligrosas políticas de los bancos centrales”.

El FT señaló que después de la volatilidad de los mercados siguió un período de relativa calma, pero advirtió que esa tranquilidad pudiera desaparecer por los bancos centrales y su “inclinación a interferir en los mercados para suprimir los altos intereses de los bonos, así como las tasas bajas”.

El diario explicó que una baja tasa “refleja la confianza que tienen los inversionistas en las autoridades que están a cargo”. En tanto un rebote de las tasas “refleja el temor que las cosas se salen de control”.

El FT criticó que “las dificultades de la autoridades chinas para manejar su moneda, el mercado de valores y al sector financiero, son bien conocidas”. Todas estas funciones que regula un banco central.

Se refirió también a la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés) para apuntar que “los inversionistas claramente lamentaron que la FED subestimó la extensión de la baja global o el impacto de un aumento de las tasas, así que la fuerte recuperación de las acciones al final de la semana (de agosto) cuando en septiembre (históricamente) el aumento de las tasas luce menos probable”.

“El rol de los bancos centrales es tan importante ahora que, inevitablemente, ellos están siendo arrastrados dentro de una controversia política, por diferentes razones”, aseguraron.

Ilustran esta idea con el caso de los EEUU, donde hay economistas y expertos que bajo el lema “auditen al FED” les preocupa la expansión del balance del banco central y “quieren conocer de dónde la FED obtuvo su masivo fondo de seguridad”.

En cuanto a Europa, el FT advirtió que el Banco Central Europeo (BCE) es “demonizado por ser parte de una odiada troika”, además de poner “excesiva presión para la austeridad fiscal de Grecia”.

Los expertos consultados por el FT recordaron que “la independencia de los bancos centrales fue introducida como una manera de prevenir que los políticos utilizaran las tasas de interés para afectar el ciclo electoral”.

Con información del Financial Times, Transparencia Venezuela, BCV y TSJ.
@ermartinezd

Lea también:

BCV subastará 600 millones de bolívares en títulos valores
Financiamiento BCV incidió en la inflación

 

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba