Economía

Comer lo que nos da la gana, qué manía

En vista del elevado uso que hacemos los venezolanos del dinero, comprando artículos de ínfima necesidad, como la leche, las sardinas (sobre todo cuando se encuentran), la carne de res, el aceite, el azúcar y el café, el gobierno ha decidido por nuestro bien , tomar una iniciativa más para salvarnos de nosotros mismos, que es lo que ha tratado de lograr y no le dejamos, desde hace una década.

La iniciativa del Sistema de Control Integral Agroalimentario, ayudará también a bajar los precios, porque ya es un escándalo que por culpa del desorden de los compradores, que buscan productos y cuando los encuentran los compran en masa, haciendo que escaseen y suban de valor, Venezuela tenga 15 % de inflación en el primer semestre, dejando mal al ministro de Finanzas y por supuesto al presidente Chávez.

Es más, mediante el uso de las nuevas indicaciones gubernamentales desterraremos para siempre esa manía de buscar lo que no se nos ha perdido y dejaremos que desaparezcan sin problemas los pescados, la carne molida y las pastas sin ponernos histéricos.

Como dice Carlos Osorio, el superintendente de Silos que entrevistó El Nacional, las empresas privadas tienen la potestad de despachar los productos alimenticios, pero no pueden hacerlo con «criterio capitalista y mercantilista».

Es decir que hay que dejar de lado esa mala maña de calcular cuanto me voy a ganar en una operación y eso de hacer estudios de mercado para descubrir donde están nuestros compradores potenciales. ¿Para qué?. Ya para Osorio estamos en el socialismo real, porque insiste en que antes las empresas planificaban las regiones donde querían vender más pero «eso no puede ser».

Pueden vender lo que ellos quieran, pero cuando los parámetros de consumo ( medidos por los eficientes técnicos gubernamentales) indiquen que se está dejando a una región desabastecida, «tienen» que rectificar.

No dice que pasará si se da una crisis láctea como la de hace algunos meses, donde el que tenía que rectificar era el gobierno, porque no había leche en ninguna parte.

En fin, los consumidores que conspiran con estos capitalistas y mercantilistas ( nosotros) y que estamos felices cuando hay de todo, tendremos que desaparecer y encuadrarnos en el criterio del gobierno de cuanto, cómo y dónde debemos comer, sin hacer muchas olas ni protestar mucho, porque ese malagradecimiento que signa nuestra conducta hay que cambiarlo caramba, nos guste o no nos guste. Rectificar es de sabios y no nos quedará otra que hacerlo, ¿ No Osorio?. Hay que cooperar con el Presidente Chávez.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba