Economía

El beneficioso y necesario rol mundial norteamericano

 Nada de eso amigo lector, el siguiente planteamiento, está basado en realidades, hechos y lógica; que lamentablemente, muchos enemigos políticos acérrimos de los EE.UU., se niegan a reconocer y a valorar.

Un balance ecuánime entre daños y beneficios que EE.UU ha podido causar a la humanidad, inclinaría la balanza hacia los beneficios, que indudablemente, son universales, insustituibles e incontables. Es cierto que en este balance ha habido daños colaterales muy difíciles de evitar y embarazosos de justificar. Sobre todo, con un escenario mundial tan complejo y tan dividido en lo político, económico, social, cultural y religioso; como en el que vivimos.

La posibilidad de que EE.UU. llegue económicamente a la bancarrota es muy remota, pero indudablemente existe. Durante estos últimos años hemos visto a la economía mundial dar graves tropiezos. Aún cuando los EE.UU., no se ha podido recuperar plenamente, continúa luchando como solo ellos saben hacerlo (con trabajo, democráticamente y en libertades).

No tengo la menor duda, de que esa gran nación resolverá sus graves problemas económicos y sociales y saldrá adelante. Afortunadamente, están bien preparados y organizados como sociedad, están unidos como nación y son orgullosos como pueblo; fortalezas suficientes y necesarias, como para solventar sus deficiencias y seguir adelante por el sendero del éxito.

El presidente Hugo Chávez, enemigo confeso de los  EE.UU., ha mencionado su preocupación de que de agravarse la crisis económica norteamericana, pudiera producirse un bajón en los precios del petróleo, que como sabemos sería positivo para muchos países consumidores y negativo para los países productores, estos últimos, entre los que se ubica Venezuela. Ese es solo uno de los aspectos económicos negativos no tan graves que pudieran ocurrir.

Existen otros aspectos más graves aún, que podrían presentarse, de producirse un descalabro mayor en la economía norteamericana, que afectarían a casi toda la humanidad. A saber: Una devaluación profunda del dólar. La quiebra de muchísimos bancos norteamericanos. El colapso de las bolsas de valores. La quiebra de empresas vitales e importantes. Las economías de las naciones americanas, europeas, asiáticas y africanas se afectarían gravemente, arrastrando al Medio Oriente, y a Oceanía en su caída. Otros aspectos no detectados ni divulgados aún.

Si analizamos profunda y serenamente, los daños que se causarían como consecuencia del derrumbe de la economía norteamericana, llegaremos a la conclusión de que es mejor para el mundo, que esto no pase. Es tanta la influencia de EE.UU., en  las economías y sociedades del mundo entero, que lo mejor que puede pasar, es el de tenerlo como aliado estratégico cercano, y gozando de una perfecta salud económica, social y política.

El rol protagónico de los EE.UU., quién lucha por la democracia y las libertades de los pueblos, es una contribución mundial difícil de desconocer, e imposible de substituir. Esto, debido al contra peso de este virtuoso país, en la lucha contra las amenazas de extremistas, de fanáticos y de anárquicos, que desean su destrucción moral y física, para que impere el vandalismo y el caos. Dios salve a los EE.UU… Larga vida a los EE.UU.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba