Economía

El capitalismo se volvió inviable

(%=Image(3666623,»L»)%)

El capitalismo sería eterno en un planeta inagotable y ante una humani-dad de paciencia ilimitada, con mayorías perpetuamente resignadas al desprecio, el maltrato, la explotación e incluso el exterminio, hasta la saturación y la náusea.

El capitalismo vive hoy de recursos que se agotan rápidamente. La ac-tual crisis de las hipotecas se originó en un espejismo financiero típico: el préstamo sin garantías, variante bancaria del mito de la máquina del movimiento perpetuo. Si los avestruces fuesen fabricantes de autos, in-ventarían uno que no requiriese combustible, con solo cerrar los ojos cuando el indicador de la gasolina indicase “vacío”. El capital inventa ilusiones para cerrar los ojos. Como los bancos ante deudores incapaces de pagar. Ahora, ante la escasez de petróleo, el capital inventa biocom-bustibles. El método es sencillo: ignorar el mundo externo. Y si los po-bres se ponen muy cómicos, monta un Pinochet o un Carmona dispues-tos al trabajo sucio del genocidio y la barbarie, que para eso les pagan.

El procedimiento es diabólicamente eficiente, aunque costoso. Con frecuencia necesita guerras mundiales o regionales, que van regando el mundo de revoluciones. En la América Latina se alimentó en los años 70 de exterminios sistemáticos de vanguardias, con la doctrina de la “segu-ridad nacional», con Pinochet a la cabeza y prácticas experimentadas primero en Venezuela.

Las cosas se les han ido de las manos, porque no solo va perdiendo cada vez más terreno (Paraguay el domingo) sino que luce inviable. Imagina (solo un momento) un gobierno de la actual oposición en Vene-zuela. Ya se desplomó una vez en 48 horas. Ahora imagina un tercer pe¬río¬do de Bush, como el que prometen tanto Hillary como McCain.

Las Guerras Mundiales, con ser monstruosas, mataron apenas una fracción proporcionalmente bien pequeña de humanidad. ¿Qué son cien millones? Ahora habría que exterminar a varios cientos de millones. Y rápido.

No es imposible. En la imaginación bélica imperial caben las armas nucleares “tácticas», pequeñas. Una en Caracas, dos en Buenos Aires, tres en México y dos en Rio de Janeiro simultáneamente. Listo. Qué bue-no que Chávez vio que esa guerrita era lo que sondeaban con la provo-cación en el Ecuador a través de Uribe.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba