Economía

El ingreso al MERCOSUR

El próximo martes 4 de julio, para molestia de muchos, los expertos e inexpertos integracionistas del país podrán presenciar la suscripción del Protocolo de Adhesión de Venezuela al Mercado Común del Sur, MERCOSUR, en un acto que convocara a los primeros magistrados de los Estados-Parte de ese acuerdo subregional de integración en el cual, además, estará presente el Presidente de Bolivia, Evo Morales.

Todavía es mucho lo que se especula en los medios de comunicación escritos y televisivos privados entorno a ese hecho histórico, no solo para Venezuela, sino para toda Latinoamérica. Esas especulaciones se han centrado, exclusivamente, en aspectos de carácter formal y comercial dejando de lado, por cierto, consideraciones de otra índole que explican, y con claridad, la actitud asumida recientemente por el Gobierno Nacional frente a la integración regional poniendo en evidencia, otra vez, la intolerancia e incomprensión ante el proceso revolucionario en marcha en el país, así como el desconocimiento sobre la materia objeto de tratamiento.

No recuerdan o, mejor dicho, ignoran los “especialistas” venezolanos que la génesis del Tratado de Asunción que institucionaliza al MERCOSUR, radica en los acuerdos bilaterales que sobre diversas materias, suscribieron a mediados de la década de los 80, Argentina y Brasil. La connotación de esos acuerdos fue fundamentalmente política y suscritos en momentos en que ambos países recobraban la senda democrática trayendo como consecuencia que, por primera vez en su historia republicana, establecían las bases de un relacionamiento frontal contrastando abiertamente con el hecho de haber convivido siempre de espaldas entre ellos, pero también de espaldas a América Latina.

Con esa partida de nacimiento, emerge el MERCOSUR en el escenario internacional atendiendo en forma prioritaria, es verdad, los aspectos comerciales de todo proceso incipiente de integración. Sin embargo, en paralelo comienza a tender puentes hacia otros temas que rápidamente sientan las bases de una integración multidimensional ratificando, como resultado de ello, la esencia política del proceso. Todo ese conjunto de acciones promovió una movilización muy amplia de una gran diversidad de grupos sociales de los cuatro países fundadores, con lo cual se configuró una base de sustentación social que, a pesar de los múltiples problemas enfrentados, hoy explican la irreversibilidad del proceso.

En ese ámbito surgen el compromiso por la democracia a través del Protocolo de Ushuaia; la Declaración de Zona de Paz que permite una amplia cooperación militar con miras hacia una nueva concepción de la seguridad y defensa de la subregion; la libertad de circulación de personas y capitales; múltiples formas de cooperación en distintas materias como la educación, la salud humana, vegetal y animal, ciencia y tecnología, combate al narcotráfico y al crimen organizado, la delincuencia común, la preservación y conservación del medio ambiente, el turismo, la energía, el transporte y la infraestructura, entre otras. Complementariamente, el MERCOSUR ha concedido una especial prioridad al desarrollo de una coordinada acción externa mediante la adopción de posiciones conjuntas en sus negociaciones con terceros países de la región y de fuera de ella, así como en foros internacionales de carácter político y económico que han contribuido, y de manera determinante, a presentar y consolidar la entidad y la identidad de la subregion en el concierto mundial.

Aunado a todo ese acervo, no debe perderse de vista que el intercambio comercial entre los Estados-Parte del MERCOSUR explica mas del 70% de los cerca de 75 millardos de dólares del comercio entre los países de la ALADI, cifra esta que se incrementará sustancialmente con el aporte de Venezuela, no solo por su capacidad de importación, sino por la significación que adquirirá la energía en el comercio y las inversiones que deberán realizarse, no solo en la subregion, sino en toda Sudamérica para atender las necesidades de la zona.

Podría afirmarse que ese cúmulo de acciones y las cifras comerciales, no justificarían la actitud venezolana de incorporarse al MERCOSUR, en especial, porque, de una u otra manera, las mismas podrían concretarse en el ámbito de la Comunidad Andina (CAN). He allí un nuevo error de apreciación. No se trata de estructurar sistemas comerciales y de cooperación de una u otra característica para alcanzar determinados objetivos.

Por el contrario, se trata de avanzar en un esquema de integración con visión geopolítica y que los mecanismos utilizados para su puesta en marcha se estructuren bajo concepciones políticas orientadas hacia el refuerzo de las soberanías nacionales y de la colectiva, en función de la conformación de una entidad y una identidad regional. Tampoco se trata que MERCOSUR redimensione sus mecanismos para satisfacer las expectativas venezolanas, sino de utilizar su flexibilidad acompañada de la actitud asumida por los otros Estados-Parte en su relacionamiento externo, para desarrollar un sistema de cooperación que priorice la inclusión social por encima de cualquier otro interés y sustentado en una posición orientada hacia la multipolaridad en el sistema internacional.

El proceso de transición que vive nuestro país, además de requerir una serie de transformaciones internas que paulatinamente se vienen instrumentando, exige un esquema de relaciones externas coherente con los principios que rigen esas transformaciones. Por ello, como lo demostrábamos en un articulo anterior, la integración ha adquirido un papel fundamental en la política exterior del Gobierno Nacional, pero no una integración hipotecada y condicionada por intereses foráneos, sino por una cuyos beneficios puedan ser distribuidos efectivamente entre las grandes mayorías de nuestras empobrecidas poblaciones.

Entenderemos cabalmente el pesar que afligirá a los expertos e inexpertos nacionales en integración con acceso a los medios masivos de comunicación privados, cuando tomen conciencia que, a partir del venidero 4 de julio, deberán compartir sus tradicionales festejos de ese día con la conmemoración de un hecho histórico para nuestro país, para el futuro de Venezuela.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba