Economía

La compra de Inelectra por PDVSA

Según una noticia reciente, PDVSA estaría negociando la compra de Inelectra, una empresa consultora privada de ingeniería integral que presta servicios desde hace unos cuantos años a la industria petrolera y/o a otras empresas en general que requieran de los servicios de ingeniería o actividades asociadas.

Según se puede extraer de su página Web, esta empresa estaría ubicada entre las 50 mejores del mundo, y es una de las 3 mejores de América latina en el área de ingeniería y construcción. Factura alrededor de 3 millones de H-H anuales, tiene 2000 empleados altamente calificados y utiliza tecnología sofisticada para sus actividades en proyectos complejos de alta tecnología. Cito sic:
Historia

Inelectra, fundada en 1968 en Venezuela, es una empresa que abarca toda la cadena de servicios desde los estudios de factibilidad, ingeniería, procura, gerencia de construcción y construcción directa, hasta actividades de operación y mantenimiento.

En sus casi 40 años de operaciones ha ejecutado más de 1500 proyectos integrales para el sector petrolero, petroquímico e industrial, incluyendo proyectos mayores IPC suma global. Esta gestión representa más de 28 millones de horas-hombre de servicios profesionales.

La capacidad total acumulada de manejo de crudo y gas de las instalaciones de producción diseñadas y/o construidas por Inelectra, está por encima de 1.250.000 barriles por día y unos 1500 pies cúbicos estándar por día de tratamiento y compresión de gas.

En Venezuela, Inelectra ha participado en la ingeniería, procura y construcción de más de 20 plantas de generación de electricidad para el sector eléctrico y la industria petrolera. Estos proyectos incluyen las dos mayores plantas termoeléctricas en operación en el país con una capacidad instalada de 3.800 MW.

En el segmento de plataformas marítimas, Inelectra cuenta con una vasta experiencia en el diseño, suministro y fabricación de plataformas para producción de hidrocarburos costa afuera y de plataformas habitacionales.

Inelectra en el tiempo

La estrategia de crecimiento e internacionalización de Inelectra está orientada hacia el fortalecimiento de sus actividades en Venezuela, la consolidación de las operaciones en México, Argentina, Colombia y Panamá, y la expansión hacia los mercados de Trinidad y Tobago, Europa y Medio Oriente.

Este proceso de expansión le ha permitido aumentar sus activos y captar recursos locales como complemento eficiente de sus capacidades, con un nivel de costos altamente competitivo en cada una de las regiones donde opera.

Con independencia de la localidad geográfica donde se encuentre, el equipo humano multidisciplinario y multicultural de Inelectra entrega su experiencia, calidad de gestión y competencia para visualizar y atender las oportunidades que ofrece cada región. Fin de la cita.

¿Se justifica esa compra?

Como podemos apreciar, Inelectra luce como una empresa técnica y económicamente atractiva y funcionalmente sólida, lo cual no debe preocuparnos desde ese punto de vista, no obstante, habría que corroborar sus balances financieros, inventarios y fortalezas técnicas que dice tener.

Preocupa, el hecho de que PDVSA, habiendo dedicado tiempo y esfuerzos en conformar una organización de proyectos mayores, para tener una organización técnica de ayuda para desarrollar grandes proyectos de inversión, en sus etapas de definición, conceptualización e ingeniería básica; y la PDVSA actual haya dejado perder ese enorme capital humano y organizacional, para terminar comprando una empresa de ingeniería privada, que en lugar de darle soluciones, le pudiera causar problemas adicionales a los que tiene.

Hasta donde conozco, en asuntos de ingeniería y proyectos, PDVSA se venia manejando con organizaciones internas pequeñas y medianas, pero con personal de gran calidad y experiencia quienes desarrollaban los proyectos de inversión hasta un nivel inicial, y de allí en adelante, sobre todo en la etapa de ingeniería de detalle, contrataban con empresas del tipo de Inelectra las otras fases de ingeniería de detalle, procura, construcción y puesta en marcha de los proyectos.

Ese esquema permitía desarrollar proyectos con la calidad debida, y evitaba el cargarse de “lastre” o tener gastos de personal adicionales a los requeridos, al evitar emplear a personal de ingeniería en exceso, que como sabemos no es la función principal de una empresa petrolera, que en momentos de poca actividad en la generación y ejecución de proyectos de inversión, pudiera quedar inactivo.

Además, ese es un personal técnico muy especializado, que requiere ser entrenado rigurosamente, y como empleado de una empresa petrolera, estaría sujeto a una rotación por otros departamentos, lo cual haría muy difícil su retención en el puesto donde es más útil, razón por la que se generarían otros tipos de problemas gerenciales y administrativos.

La decisión de comprar a Inelectra, pudiera justificarse, si ésta se convierte en una filial de ingeniería, construcción y telecomunicaciones de PDVSA, que siga dando servicios a ésta, y al mismo tiempo pueda vender servicios a otras empresas a nivel mundial, tal como lo hace ahora. De esa manera, su personal tendría una oportunidad de crecer profesionalmente dentro de su misma organización, y en ningún caso representaría un lastre para la empresa PDVSA. Sin embargo, esa opción pereciera ser imprudente en un mercado muy competitivo que pareciera tener la tendencia a declinar en los próximos años, debido a la crisis mundial.

Un aspecto nada descartable, conociendo las historias de las conductas nada ejemplares de algunos de los ejecutivos de PDVSA que toman las decisiones de compra – venta, es el de que ésta pudiera ser una operación concertada para “cuadrar algún negocio redondo”, para algunos de esos individuos inescrupulosos, donde se termine pagando a los dueños de Inelectra mas dinero del que realmente vale la empresa, y esta resulte inmanejable por el chavismo.

Si algún lector cree que exagero, que revise la información suministrada por Carlos Kaussman sobre la compra del edificio CITIBANK, el cual compró el gobierno por el doble de su valor real de mercado, a los pocos meses de haber sido comprado por quienes lo vendieron a PDVSA, donde según dijo, hubo una distribución escandalosa de comisiones en millones y miles de dólares para gente del gobierno.

El caso de los taladros chinos, denunciado por el padre José Palmar, cuyo precio de compra por PDVSA fue cuadruplicado, es otro ejemplo, por el cual desconfiar de esta operación, que sigue pareciendo extraña, sobre todo en estos momentos de crisis económica mundial, donde debemos cuidar los dólares que tengamos.

Finalmente, amigo lector, está el hecho, de que Rafael Ramírez, Ministro de Petróleo y Energía, y Presidente de PDVSA, fue empleado de Inelectra por varios años, lo cual agrega un elemento disonante, de algo así como un probable conflicto de intereses, o un problema ético, o amoral, que aún cuando al gobierno, esas cosas menores no le preocupan ni les presta atención, no dejan de llamar la atención a nosotros los venezolanos corrientes, sobre todo si desconocemos que tipo de vínculo o relación, quedó vigente entre Inelectra y Rafael Ramírez.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba