Economía

La crisis de la vivienda, problema nacional

Es triste, saber que somos el tercer país en el mundo en corrupción, después de Senegal y Rumania, que ocupan los dos primeros lugares en corrupción Mundial.

En América Latina, somos los campeones indiscutibles en corrupción y Venezuela es considerada como el primer en América Latina. Esta corrupción y la falta de gente capaz, le han robado su vivienda a los más necesitados y está reflejado en la crisis de hoy.

Nuestra obligación como investigadores en la Políticas Públicas, no es ni será, atacar a nadie en particular, ni a instituciones o gobernantes de turno, pero si debemos exponer los hechos para buscar correcciones. Y…… siempre se está a tiempo para rectificar.  La acuciosa y eficaz investigación de nuestro Secretario General, Eduardo Páez Pumar, nos da cifras muy valiosas.

Desde 1959 hasta nuestros días, la producción nacional de viviendas ha sido desastrosa. En todos los gobiernos de la llamada cuarta república y especialmente en esta quinta, hemos sido incapaces de producir las metas deseadas y se han registrado “déficit” en todas las administraciones, a excepción de la del presidente Luís Herrara Campins, que mordió la meta propuesta de casi 400.000 viviendas en cinco años. En el gobierno del presidente

Caldera, se logró crear la infraestructura necesaria e incentivar a los productores de insumos para la vivienda, bajo el slogan de “100.000 viviendas por año”, que hizo posible poner a funcionar todo un conjunto de empresarios, constructores y obreros bien calificados, lográndose en su último año (1973) las anunciadas 100.000 viviendas en ese año. Hoy, el cuadro luce desastroso a pesar de la casi ilimitada cantidad de recursos para hacer posible esta gran necesidad de nuestro pueblo. En 11 años todo el sector construcción, sumados el privado y el oficial, apenas muerden las 300.000 viviendas construidas, pero el sector oficial vergonzosamente presenta la penosa cifra de 29.508 viviendas terminadas y entregadas. Esto debe ser revertido de inmediato.

El déficit de viviendas acumulado en 11 años, unido al que ya se tenía en 40 años anteriores, nos lleva a un déficit nacional de más de 2 millones, para esta fecha. La Defensa Nacional del país, se ha bañado de vergüenza. Una década anunciando un conflicto armado y la necesidad de prepararnos, unido a un gasto inusitado en aviones, tanques, misiles, barcos de guerra y vigilancia, armamento variado y radares, y no pudimos prepararnos para ayudar y asistir a la población civil, en caso de que esto llegara a pasar. O es que no nos damos cuenta que en una confrontación armada con otro país, esta tragedia producida por las lluvias, sería apenas un evento sin importancia, comparado con bombardeos, misiles y muertes. ¿Dónde está la preparación para defendernos, si no hemos sido capaces de poder atender con eficiencia y rapidez, este problema de miles de damnificados y destrucción en la infraestructura del país, teniendo que recurrir a expropiaciones, invasiones y abuso de autoridad, como respuesta a una incapacidad manifiesta en nuestra seguridad ciudadana y en la prevención?. Debemos meditarlo y buscar correctivos

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba