Economía

La Exxon Mobil y la caperucita roja

Ningún venezolano puede alegrarse de la acción judicial de esta transnacional petrolera contra PDVSA, creyendo que así agrava la crisis política o el fin del régimen, cuando el resultado de la demanda nos afectará a todos. Por otro lado es risible la campaña patriotera oficialista al presentarse con cara de mártires en defensa de la Nación; cuando son los culpables en abrirles el patio trasero con la dislocada política petrolera de la Nueva PDVSA, mostrando la intención presidencial de utilizar un nacionalismo barato y cínico para reverdecer los laureles perdidos.

A lo largo de décadas se ha demostrado que estas transnacionales no son niños de pecho a la hora del negocio petrolero, como también su relación estrecha con las políticas emanadas del Departamento de Estado, por algo están en Irak y en el mundo entero. Por ello desconocer acuerdos mercantiles firmados a nombre de un país es colocarse en la guillotina a la hora de pagar la factura, a cambio de promocionarse a nivel mundial como un Presidente que “nacionaliza el petróleo”. Pues bien caro vamos a pagar todos los venezolanos las aventuras del mandatario nacional.

Veamos un poco de historia. En 1995 en el marco de la Apertura Petrolera se establecieron diversas asociaciones, una de ellas las de Cerro Negro con la participación de la Exxon, BP y PDVSA, en el contexto de la mencionada apertura que incluía los esquemas de Convenios Operativos y el convenio de exploración a riesgo y ganancias compartidas. En aquella oportunidad universidades, agrupaciones políticas y sindicales rechazamos el tenor de estos contratos, para hoy ver caras cómplices de conversos oficialistas rasgarse las vestiduras en su lucha “antiimperialista”.

Bajo este esquema se convivió hasta el año 2006 al emitir el Presidente Chávez el acto “revolucionario y nacionalista” de cambiar los convenios de la A. Petrolera por la modalidad de Empresas Mixtas, donde las odiadas transnacionales prestadoras de servicio pasan a ser, léase bien socios de PDVSA, aumentando los porcentajes de participación y de impuestos al Estado. De esta forma se han constituido entre tantas, PetroPerijá, PetroAnzoategui, PetroCabimas, Petrowayuu; donde por cierto los trabajadores petroleros no tienen ningún tipo de participación en la dirección de estas empresas como lo establece el art. 610 de la Ley Orgánica del Trabajo. Si en la nueva PDVSA no hay directores laborales, que quedará para estas empresas “revolucionarias” donde se aplica el socialismo salvaje, es decir trabajo flexibilizado bajo la figura de cooperativas, EPS.

La vocinglería oficialista lanza de nuevo la cortina antiimperialista a pesar de que reafirmó el arbitraje internacional establecido en los contratos de la A. Petrolera, mediante el decreto presidencial del 22-10-99 de Ley de Protección y Promoción de Inversiones, donde se reconoce dirimir causas en tribunales internacionales, decreto que acompañó a la ratificación del decreto de doble tributación con EEUU donde resulta favorecida por su volumen la inversión del tan odiado imperialismo. . ¿Qué clase de nacionalismo es éste?. Como vemos quién está hoy en Miraflores dista leguas de un Lázaro Cárdenas, presidente mexicano, quien nacionalizó el petróleo en 1938.

La realidad hoy es que esta aventura presidencial determinará que habrá que indemnizar a la Exxon Mobil, en desmedro de nuestra principal industria, PDVSA, y que el máximo mandatario deberá tragarse sus discursos “ni una gota más de petróleo para el imperio”, ante el descrédito internacional de nuestro país. ¿Quién es entonces el antinacionalista?.. Es evidente, un mandatario nacional que no tuvo siquiera la agudeza de la caperucita roja, ésta al menos se percató de las intenciones y de las fauces del lobo feroz. Este ha embarcado a todo un país rumbo a una tragedia de proporciones descomunales.

Movimiento Laborista

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba