Economía

La inflación destruyó el cono monetario actual en menos de ocho años

Largas colas para retirar dinero de los cajeros automáticos sin la certeza de que la operación será efectiva; el reciente colapso de la plataforma que sustenta el funcionamiento de los pagos electrónicos en el país por la escasez de billetes y las restricciones que limitan la cantidad de efectivo que una persona puede retirar en un banco, son solo algunas de las peripecias que los venezolanos han padecido, entre otras razones, por la depreciación del cono monetario que implementó el gobierno hace ocho años, en 2008.

“Es un caos total. No hay efectivo y los puntos no funcionan. Esto se pone cada vez mejor”, decía con ironía Ligia Contreras, una de las tantas personas que deambulaban en uno de los centros comerciales de Caracas en hora pico, justo el día en que el presidente de la Republica, Nicvoles Maduro, denunciaba un “golpe de Estado financiero”, el pasado viernes 2 de diciembre.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) precisa en sus últimas previsiones de inflación para América que, en el caso venezolano, el índice inflacionario en el país se ubicaba, en 2015, en 180.9%, para ese momento la más alta de Suramérica. En 2016, el panorama no es más alentador, pues la proyección es de 720% al cierre de 2016, nuevamente la más alta de toda América; para 2017 el FMI prevé una inflación de 2.200%.

En ese contexto el Banco Central de Venezuela anunció la ampliación del cono monetario, la estructura de monedas y billetes del país, que incluirá a partir del 15 de diciembre y de manera progresiva seis nuevos billetes y tres monedas que, hasta ahora, no se sabe cómo lucirán.

“La entrada en circulación de los nuevos billetes de Bs. 500, Bs. 1.000, Bs. 2.000, Bs. 5.000, Bs. 10.000 y Bs. 20.000 es una decisión de la autoridad monetaria, en coordinación con el Ejecutivo Nacional, para optimizar el actual cono monetario. El BCV realizó estudios técnicos, que emplean también otros bancos centrales, para determinar el conjunto óptimo de denominaciones que requiere la economía nacional. Las monedas que igualmente comenzarán a circular durante el lapso señalado son las de Bs. 10, Bs. 50 y Bs. 100”, detalla el comunicado del BCV.

Cajeros

De cien bolívares a 10 mil bolívares

El billete de mayor denominación en 2008, cuando la administración del ex presidente Chávez decidió implementar el cono monetario que ahora será ampliado, era el billete de 100 bolívares. El diputado, economista y ex miembro del BCV, José Guerra, precisa que de enero de 2008 a noviembre de 2016, la inflación fue de 12.000%.

“Eso destruyó el cono monetario, de manera tal que un billete de cien bolívares, que en el año 2008 era el equivalente aproximado a 22 dólares, hoy no tiene ningún valor. Ese billete de cien bolívares hoy vale un céntimo. Había que hacer un nuevo con monetario, pero de manera ordenada y científica”.

Guerra precisa que dentro de las propuestas que hizo públicas como parte de su trabajo como parlamentario y especialista en el tema económico, estaba la incorporación de billetes de diez mil, cinco mil, dos mil y uno de 500 bolívares. La propuesta difiere con la medida del BCV, que plantea, además, la inclusión de un billete de 20 mil bolívares.

“El gobierno dio un paso más adelante y lanzó un billete de 20 mil bolívares, lo que implica que la inflación el año que viene será sustancialmente mayor. En estas circunstancias el billete de diez mil era el adecuado, porque es el equivalente al billete de cien del año 2008, es decir, conservaba el valor. El BCV, previendo una inflación de 500%, 600% o más lanza el billete de 20 mil; eso desatará un proceso inflacionaria desde ya, producto de la inmensa devaluación de los últimos 15 días”.

El economista y socio fundador de la firma Ecoanalítica, Alejandro Grisanti, ve algo positivo en la medida del BCV dentro del sombrío panorama económico y financiero, sin dejar de ser realista.

“El nuevo cono monetario, al final, es una consecuencia de la inflación acumulada de los últimos ocho años en los que se hizo el cono anterior. Tenemos un bolívar devaluado y depreciado, pero aquí nos están mejorando de manera importante el calvario que se ha vuelto cualquier transacción en Venezuela, porque tenías que andar con inmensas masas de dinero. Efectivamente es una consecuencia de malas políticas económicas, pero si no lo hubieran hecho la transaccionalidad en Venezuela hubiese continuado siendo un calvario”.

Cajeros

Devaluación en el horizonte

El BCV no ha hecho pública la cifra de inflación en todo el 2016, por lo que se complica el panorama ante la incorporación de un nuevo cono monetario.

“Desgraciadamente no hemos visto nigua medida contra la inflación, el gobierno no ha dicho cómo va ser para disminuir la inflación de manera que este sea el último incremento de la denominación del papel moneda”, explicó Grissanti.

El billete de mayor denominación con la implementación del nuevo cono monetario, que sería el de 20.000, equivaldría a unos 30 dólares calculados al mayor tipo de cambio oficial o tasa Simadi (Dicom), de 666 bolívares, con lo que se podría comprar unos 4,5 dólares en el mercado paralelo, en el que un billete de un dólar puede cotizar de entre tres mil y cuatro mil bolívares.

Protocolos, ¿para qué?

Recientemente, un reporte del rotativo especializado The Wall Street Journal indicaba que el BCV habría otorgado hace unas semanas a Crane Currency, impresora de valores de Boston, la mayor parte del contrato para imprimir nuevos billetes de mayor denominación necesarios para mantenerse al ritmo de una inflación de tres dígitos, según fuentes que participaron en las negociaciones de los contratos.

Según Guerra, el único billete que se imprime en el país es el de 100 bolívares y, en este momento, no existe la capacidad en la Casa de la Moneda, ubicada en Maracay, para cargar con la impresión de los nuevos billetes. La situación trastoca los protocoles habituales para la implementación del nuevo cono monetario.

“El BCV ha debido tomar las previsiones desde hace tiempo, haber impreso esos nuevos billetes, dispensarlos a la banca, presentarlos al país para que lo conozca y no estar con esta carrera”.

En un comunicado, la Asociación Bancaria de Venezuela exhortaba a los clientes bancarios a que hicieran uso de los canales digitales y la banca electrónica, pues los cajeros, justo en diciembre, estarían en pleno proceso de mantenimiento para la adecuación e incorporación  de los nuevos billetes; razón por la que la disponibilidad del efectivo en las máquinas se había visto afectada.

“Los billetes los dispensan los ajeros automáticos y para poder calibrar los cajeros el proceso tarda entre 35 días y 45 días. El billete es un rectángulo que debe tener la dimensión exacta, un peso específico y un diseño particular: son tres procesos”, explicó Guerra y añadió que es muy probable que los billetes de 500, cuando se distribuyan, quizá no están disponibles en los cajeros electrónicos porque no da el tiempo para calibrar las maquinas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba