Economía

La odisea del venezolano de a pie: conseguir bolívares en efectivo

Las agencias bancarias en Venezuela entregan dinero en efectivo de manera limitada. Esto no es nuevo. Desde hace cuatro años la administración de Nicolás Maduro impuso un tope máximo diario a los cuentahabientes y, desde entonces, los venezolanos han recurrido a diversas formas de obtenerlo porque el efectivo alcanzó al nivel de la crisis de la gasolina: está escaso, no hay.

La ampliación del antiguo cono monetario con el billete de cien mil bolívares en noviembre de 2017 supuso una especie de alivio para la crisis económica de aquel entonces. Sin embargo,  quien contara con menos de cien mil bolívares en su cuenta, no podía retirar del banco porque las agencias solo tenían ese cono disponible. Pero si las personas tenían más de esa cantidad, tampoco podían retirar más de cien mil diarios. Era el inicio de un karma que se mantiene hasta la actualidad con la única variante es que ahora el tope máximo de retiro son 200.000 Bs.

Ese monto -en efectivo- no alcanza para adquirir ningún producto de la cesta básica, pero sí para el pasaje en transporte público fijado en 100.000 Bs. solo en rutas cortas.

Analítica.com conversó en exclusiva con siete ciudadanos quienes contaron cómo han logrado adquirir parte de la moneda nacional en efectivo.

Gladybel Almeida vive en Los Teques (estado Miranda) y trabaja en Caracas, aunque en su empleo cuenta con transporte para el personal, pues siempre requiere efectivo cuando le toca salir a comprar los alimentos para su hogar. Para ello, le pide el favor a sus compañeros de trabajo cuando éstos van a las agencias bancarias, de lo que obtienen, le dan una parte en efectivo y ella luego se los paga vía transferencia.

En el caso de Julio César Noguera, quien reside y trabaja en Guatire (estado Miranda) requiere del dinero en efectivo para pagar el pasaje diario. Particularmente hoy 15 de enero, no contaba con la plata y se lo hizo saber al chofer. Lo dejó subirse a la unidad, pero de pie. «Otras veces me he quedado corto, no siempre puedo sacar del banco y cuando lo logro solo me da 200.000 Bs. o 300.000 Bs. y el pasaje ruta corta aquí está en 150.000 Bs. y si voy para Caracas, el pasaje está en 600.000 o 700.000 Bs.», apunta.

No obstante, para Dayana Bravo, residente en la ciudad de Caracas, la situación es distinta. Pues se ha visto en la necesidad de ir todos los días al banco (Banesco) para retirar 300.000 Bs. «Alcanza para un pasaje de ida y vuelta (1 solo bus)» y cuando el cajero automático se queda sin dinero, recurre a un vendedor de dulces y hacen el trueque: ella le da un dólar en efectivo y él le da una cantidad de bolívares, de acuerdo a la tasa oficial del mercado. «Si le pago directo al chofer me lo recibe muy bajo», señala.

Para Joselis González, quien también vive en Caracas, el hecho de trabajar desde casa por la pandemia, no se ha visto en la obligación de usar constantemente el transporte público, pero expresa que «siempre hace falta tener un par de bolívares en la cartera». Ella y su esposa tienen carro, el cual usan solo para casos eventuales porque también llenar el tanque con gasolina en Venezuela, cuesta dinero y horas en cola. Aunque destaca que necesitan un poco de dinero para ofrecerle a los parqueros y hasta para las personas de las cajas de los supermercados. «Pero, ¿cuánto le puedes dar? Se sabe que cien mil bolívares no son nada, pero te limitas porque es difícil conseguir el efectivo», dice.

Las pocas veces que González ha usado el transporte público en el contexto de la cuarentena, ha pagado el pasaje con billete de un dólar, el cual tampoco es fácil de conseguir. Confiesa que le perdió el sentido de ir a una agencia bancaria por 200.000 Bs. y las dos únicas veces que pudo sacar ha sido por diligencias puntuales en pagos de unos impuestos en el banco.

A diferencia de Verónica Henríquez que en cada semana de flexibilización del “confinamiento”, va dos y tres veces al banco Mercantil de La Trinidad, saca para ella y también de la cuenta de su papá «para tener más» (400.000 Bs.). «Lo tengo única y exclusivamente para pagar autobús y si tengo alguna diligencia muy importante trato de que mi papá me lleve (tiene automóvil) para no gastar el efectivo».

Henríquez agrega que si su papá debe hacer alguna diligencia, se va con él, saca el dinero del banco y se regresa caminando a su casa en un trayecto no mayor de 45 minutos para no gastar ese efectivo y conservar esa reserva de dinero cuando tenga la imperiosa necesidad de usar el transporte público.

Caso contrario a Julio Quintana, habitante de la ciudad de Mérida, quien tiene su vehículo paralizado desde julio 2020 por la falta de combustible y para tener algo de efectivo lo obtiene a través de su esposa quien trabaja en el departamento de cobranzas del terminal terrestre merideño. «Cuando llega algo de efectivo, ella se queda con eso y pasa su tarjeta. Es la única forma y se usa solo para pasaje, más nada», afirma.

Con la pensión de mamá

Para Yameli Martínez, habitante de Caracas, «todo es con palanca y si no la tienes, no consigues efectivo». Cuenta que solo tiene dos vías: la pensión de su mamá que cuando la cobra le da el efectivo a su hija «por si debo movilizarme a algún lado (risas)» y tiene un cuñado que es chofer de autobús que, en ciertas oportunidades, le aparta uno o dos millones de bolívares y luego Martínez le hace la transferencia. «Mi esposo tiene un amigo que es buhonero, a él también le hace transferencia y le guarda un poquito de efectivo. No hay otra manera», enfatizó.

Finalmente, cada venezolano tiene una situación diferente y trata diariamente en buscar una solución a su contexto, pero la realidad sigue siendo la misma para todos: hiperinflación, escasez de efectivo y combustible.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba