Economía

La villana empresa privada

Durante la reciente cumbre de Mar del Plata, en la cual el presidente bolivariano costeó y motorizó un acto político en contra del ALCA, diversos analistas económicos comentaban como contrastaba la actitud de Chávez con la de otros presidentes, los cuales por supuesto además de no hacer proselitismo político en suelo extranjero, se cuidaban de atacar al ALCA porque aunque podían tener sus reservas contra ese pacto, tenían muy claro que adscribirse a él, implicaba más ganancias que pérdidas; sino ahí están los casos de Chile y México. Lo que destacaban los comentaristas económicos es que al presidente venezolano le importaba poco alentar la economía privada ya que a Venezuela le bastaba con el petróleo, y uno le preguntaba al otro en tono de sorna: ¿tú sabes de otra cosa que exporte Venezuela, además de petróleo?

En nuestro país el modelo de desarrollo económico y la riqueza petrolera han logrado que históricamente no se haya alentado a la empresa privada. El parque industrial desarrollado en nuestro país en el período democrático, era pequeño, débil y protegido. Venezuela con toda su riqueza no poseía una industria textil o editorial fuerte y competitiva como la tenía y tiene Colombia; más aún, por increíble que parezca la hermana república logró desarrollar una industria petroquímica que le permitió exportar plástico a Venezuela. Ni hablar que nosotros no somos líderes mundiales en calidad de producción y exportación de cantidades importantes de productos como café o las rosas. Tampoco desarrollamos una industria vinícola como la de Chile o Argentina, ni producimos soya para exportarla mundialmente como Brasil. ¿Qué pasó aquí?

¿Por qué un país sumido en un conflicto interno severo como Colombia pudo ser competitivo en varios rubros? La respuesta es sencilla: porque sus líderes políticos tuvieron conciencia del problema económico, oyeron al sector privado y a los organismos internacionales de desarrollo y definieron un modelo de desarrollo económico a largo plazo, basado en la iniciativa privada. El sector público diseñó políticas que favorecieran la economía empresarial: impuestos razonables, costos laborales acordes, acceso a créditos, promoción de la exportación, etc., además como parte de su gerencia pública construyó la infraestructura de apoyo a la economía (carreteras, puertos, aeropuertos, aduanas, silos, represas, puentes, viaductos, etc). Por último se simplificaron y agilizaron los trámites para importar, a la vez que se combatió la corrupción del funcionario.

Si Venezuela hizo algo semejante en el sector específico del hierro, ¿por qué aquí la cosa no funcionó? Bueno porque cometimos el craso error de crear empresas públicas, que no le dolían a nadie, que eran manejadas por incompetentes como en cualquier ministerio y eran vistas como fuentes de empleo para los políticos de turno y como caudales ajenos para robarlos. Si desde el principio nos hubiéramos asociado con el capital privado internacional y creado empresas mixtas en las que la gerencia hubiese estado a cargo de los privados, otra sería la historia. Hubiese hoy empleo, las empresas se hubieran expandido en nuevos proyectos y hubiera habido más empleo aún, el Estado recibiría más impuestos, que es de lo que debe vivir, la economía se hubiera dinamizado porque más gente con mejores salarios y mejores condiciones socioeconómicas, consumiera los productos que otras empresas producen, etc.

En Venezuela entre 2002 y 2003 cerraron más de 130.000 empresas y los parques industriales se convirtieron en cementerios de empresas abandonadas. En 2004 no se creó ninguna nueva empresa y en 2005 algunas franquicias abrieron sus puertas. Antes este panorama vale preguntarse ¿Qué pasaría en el país si el petróleo baja?

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba