Economía

Misterios de PDVSA II

En mi artículo anterior informé que la AN promulgó una ley que exime de licitación cualquier negociación comercial entre nuestro gobierno y sus contrapartes en otros países como China, Rusia e Irán.  Esta ley tiene como único objeto  impedir el escrutinio público, de la Asamblea y la Contraloría. Para blindar al mandadero, la vieja AN lo habilitó para impedir que las órdenes de Fidel pudieran ser bloqueadas por una AN contraria. Esto era innecesario porque los representantes de la mayoría del pueblo fueron castrados con una minoría de los curules. La mayoría de la  AN anterior cree haber cometido el crimen perfecto, pero ese alevoso delito de lesa patria no prescribe.

Hoy analizaré algunos detalles secretos de la reciente negociación con Beijing. Como veremos se trata de auténticos cuentos chinos, es decir, patrañas que muestran la falta de honestidad y patriotismo de sus promotores. Empecemos con lo obvio. ¿Porqué ese contrato no se discutió públicamente en la AN tal como lo establecen la Ley Orgánica de Régimen Presupuestario, la Ley Orgánica de Crédito Público  y la Ley Orgánica de la Administración Financiera del Sector Público? Digo esto porque en la base de datos de la Asamblea Nacional no aparece esa aprobación. Al respecto, el 29 de septiembre pasado, el economista José Guerra indicó que «los chinos presionaron para su aprobación por el cuasi moribundo parlamento»

 Aunque eximida de licitación, el acuerdo debía ser aprobado por la asamblea en pleno ya que constituye un acuerdo dentro de un convenio marco de cooperación que endeuda al estado por varios años. El contrato permaneció en el limbo hasta que en septiembre, a las puertas de las elecciones parlamentarias, los chinos para protegerse presionaron para que fuese aprobada en la asamblea. Como de costumbre, de inmediato Chávez ordenó a Cilia que procediera y ella no aguanta dos pedidas de su comandante.

En los records de la asamblea publicados en internet no aparecen los informes elaborados por las comisiones encargadas de analizar el contrato, ni se menciona que Cilia lo sometió a la plenaria para el voto correspondiente. Probablemente eso nunca se hizo lo cual legalmente deja sin validez al contrato. Pero para que hace falta esa pendejada?  Así es que se gobierna!

Una furtiva aprobación entre gallos y medianoche por un grupo de militantes chavistas no es suficiente para darle legalidad. Esta hoja de parra, cierta o falsificada, no tiene ninguna validez porque se requería la presentación del contrato en plenaria. Los burdos cambios a ley del Banco Central y otras leyes que regulan las finanzas públicas son cubiertas ladinas para tratar de ocultar  estas acciones criminales. La creación de fondos ocultos cuyo manejo se esconde del presupuesto para ocultar oscuras  transacciones es otra añagaza en el arsenal gansteril de esa sumisa asamblea. El dinero del petróleo es una rebatiña donde Fidel y los grandes cacaos chavistas se llevan la parte del león. Continuará.

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar