Economía

Peligrosas estupideces económicas

(%=Image(7298703,»L»)%) Washington (AIPE)- No es ningún secreto que los políticos, por empecinamiento o ignorancia, a menudo ponen en riesgo nuestra prosperidad. Las guerras suelen ser causadas por políticas erradas, lo mismo que las recesiones, depresiones y demás calamidades económicas. Aquí relato tres casos actuales en que la clase política nos está colocando en peligro.

Los senadores Charles Schumer (demócrata) y Graham Lindsey (republicano) han propuesto un arancel de 27,5% a las importaciones chinas, si ese país no revalúa su moneda. Insisten que eso es necesario porque China tiene un gran excedente comercial con Estados Unidos. Resulta que contrario a lo que creen esos senadores, nuestro déficit comercial es una señal de fuerza y no de debilidad. Individuos y empresas quieren invertir en EEUU porque logran aquí una rentabilidad mayor que en sus propios países y también creen que su dinero está más seguro. Para invertir en EEUU, tienen que tener dólares y la manera de lograrlo es vendiendo bienes y servicios que los norteamericanos desean.

La inmensa inversión de capital extranjero permite a la gente y al gobierno de EEUU consumir más y gozar de intereses más bajos. Las compras baratas a China benefician especialmente a los norteamericanos con bajos ingresos y si eso se dificulta imponiéndoles aranceles, los sustitutos serán suplidos por México o la India a precios más altos y haciendo un poco más pobres a los pobres de nuestro país. No es nada probable que productos intensivos en mano de obra sean manufacturados internamente. Entonces, teniendo que pagar más, los norteamericanos tendrán menos que gastar en productos y servicios nacionales, lo cual dañará a las industrias y reducirá el empleo.

Y los chinos no se quedarían de brazos cruzados, sino que ejercerían represalias, lo cual podría causar una recesión o depresión como causaron los aranceles bajo la ley Smoot-Hawley en 1929, cuando los países procedieron a desquitarse una y otra vez del proteccionismo de otros. Y la realidad es que los chinos no pueden incrementar mucho el valor de su moneda porque ello reduciría el valor de sus dólares, con los cuales respaldan a su propio sistema bancario.

Otra pésima idea es que legisladores estatales tratan de imponer topes a lo que las empresas de tarjetas de crédito cargan al comercio. Eso es un intento de control de precios en un sector que es muy competitivo. Los comercios pueden escoger cuáles tarjetas aceptar y también pueden negociar los cargos. Los comerciantes que exigen esos controles se enfurecerían si trataran de imponerles a ellos un control de precios y no comprenden que los precios son información. Los precios motivan la futura producción y asigna la utilización de escasos recursos. El fracaso de los países comunistas demostró que la economía no funciona sin precios determinados libremente por el mercado. Durante los últimos 200 años, todos los intentos de controlar los precios han fracasado, frecuentemente con consecuencias desastrosas. Sin embargo, los políticos siguen creyendo que ellos saben cuál es el precio “justo”.

Otra infame política ha sido la de perdonar la deuda a países que no han eliminado su corrupción gubernamental. Los gobiernos y burócratas internacionales que siguen protegiendo a los corruptos e irresponsables a expensas de quienes aportaron los fondos son las verdaderas aves de rapiña y los pobres ciudadanos de esos países seguirán sufriendo en la miseria porque no hay posibilidad de crecimiento económico sin estado de derecho.

Aquí apenas menciono algunos ejemplos de algunas malas ideas que avanzan en el proceso político. Lo único que nos puede salvar son mayores conocimientos económicos por parte de los periodistas y del público en general.

___* Director general del Center for Economic Growth y académico asociado de Cato Institute.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba