Economía

Petróleo a $ 40: Oportunidad y Riesgo

El precio del crudo ha alcanzado $40 por barril porque la oferta no se está expandiendo a la velocidad que requiere el incremento del consumo. Hay una causa estructural. Entre 1982 y 1998, el precio de la cesta OPEP no llegó a superar $18/B, salvo durante la breve Guerra del Golfo en 1990. En varias oportunidades cayó a $10/B. Un período prolongado de bajos precios desalentó la inversión, dando lugar a la insuficiencia en la oferta de energía que se observa a nivel mundial. Las fuerzas del mercando han funcionado, no sólo la relativa disciplina de la OPEP desde 1999.

En los últimos 20 años no ha habido aumentos significativos en las reservas probadas de petróleo del mundo. Las nuevas reservas son cada vez más difíciles de localizar, más costosas de explotar y requieren sofisticadas tecnologías de producción. Ni siquiera han subido en los países de la OPEP, que sola controla casi el 80% de las reservas del planeta.

Los países productores y exportadores de petróleo, a excepción de Arabia Saudita, están produciendo a plena capacidad y varios miembros de la OPEP no pueden cumplir su cuota. Las fuentes alternas de energía, excepto el gas natural, están aportando incrementos marginales. La amenaza terrorista planetaria, Irak y la inestabilidad sempiterna del Oriente Medio echan leña al fuego de las cotizaciones, pero la procesión va por dentro. Venezuela, tradicional suplidor seguro y confiable, tiene una ventana de oportunidad si pudiera expandir su oferta exportable para atender el incremento de la demanda en el mercado premium de la Cuenca del Atlántico.

La demanda también registra cambios estructurales. El ingreso mundial ha aumentado, particularmente en las economías asiáticas, como la India y China, embaladas con crecimientos de 7-10% anual. Norteamérica se expande y América Latina se recupera. La elasticidad de la demanda al precio se hace más insensible y la elasticidad al ingreso favorece el uso del petróleo y el gas como fuentes de energía preferidas.

Ante una oferta restringida y un consumo en ascenso, un nuevo precio de equilibro debe formarse dentro de una nueva banda. Hace diez años se pronosticaba que el precio oscilaría entre $14-18/B en el mejor de los casos. Hace dos, entre $20-24/B. Si bien es cuesta arriba que los precios se sostengan en $36-40/B en un escenario –difícil- de normalización de la situación iraquí, un nuevo precio de equilibro (nominal) del crudo entre $26-30/B es factible a mediano plazo.

Durante los últimos cinco años, los países exportadores de petróleo han podido disfrutar de elevados ingresos, sólo comparables con los alcanzados durante la bonanza petrolera de los años 70. Ello plantea oportunidades y retos para los países exportadores.

Venezuela debió y debe prepararse para aumentar su producción de petróleo y gas con nuevas e ingentes inversiones públicas y privadas, atraer tecnologías y capitales internacionales, suplir la creciente demanda mundial, ratificar su condición de suplidor seguro y confiable y contribuir a la vez al desarrollo sustentable de la Nación y al bienestar económico y social de todos los venezolanos.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar