Economía

Poner los pies sobre la tierra

Cuando estaba redactando un artículo en el cual destacaba la enorme importancia que para los sectores progresistas del país significa la decisión del partido Patria Para Todos de llamar a los independientes de los sectores auténticamente patriotas con el fin de conformar una cuerpo de candidatos que aspire a representar dignamente los más elevados valores de la venezolanidad en la próxima Asamblea Nacional y en el Parlamento Latinoamericano, rompiendo así, y por primera vez en la historia reciente de los procesos revolucionarios, con el chantaje estalinista de la “unidad”, leí las declaraciones de la dirigente del PPT, Andrea Tavares en las que cifraban sus “esperanzas” de que con el próximo gobierno de Santos se normalicen las relaciones Colombo-Venezolanas, como si lo acontecido últimamente obedeciese a razones personales, como si fuese una pelea de novios.

Eso es no tener NPI de lo que significa la actual realidad mundial para Venezuela.

Tal como lo explique en mi libro “El imperialismo recesivo del siglo XXI, su fase terminal”, el agotamiento de las reservas petroleras ha hecho que los países ricos hayan diseñado un plan para ocupar militarmente las zonas en donde se encuentran los yacimientos más importantes de crudo, de tal manera de garantizar el uso exclusivo de los mismo y así logra la subsistencia, por los dos próximos siglos, de su sistema económico y social, sumiéndonos de paso en la pobreza.

La instalación de bases militares en Colombia por parte de Estados Unidos no busca otra cosa que tener una conveniente cabeza de playa para, cuando las circunstancias lo permitan, ocupar militarmente nuestros yacimientos.

Los países ricos tienen plena conciencia de la gravedad de este problema, tal como lo evidencia el dramático documental presentado por el canal norteamericano de televisión National Geographic sobre el futuro de la humanidad cuando se acabe el petróleo. El gobierno nacional debería procurar la posibilidad de transmitirlo en cadena nacional, ya que su impacto permitiría clarificarle la conciencia de aquellos que, como la malinche Maria Corina Machado y los de su misma calaña, hoy viven creyendo en los cuentos de camino de los ideólogos del imperio.

Es decir, tenemos una verdadera amenaza apuntando a la yugular de nuestra economía y de nuestra integridad territorial, por lo que, en mi opinión, nuestras relaciones con Colombia deben cortarse de plano hasta que esas bases no se vayan de ese país. En ese sentido no debemos transigir ni un milímetro, porque se está jugando con nuestro futuro y el de nuestros hijos y nietos, y cualquier opinión sobre el tema que no sea intransigente en ese punto, constituye una verdadera muestra de ignorancia.

Tengo las esperanzas puestas en que esta política  de apertura del PPT hacia los sectores independientes de avanzada, pueda ayudar a encontrar una vía exitosa hacia el desarrollo de Venezuela, ya que las otras dos propuestas políticas que existen sobre el tapete, la del estalinismo y la betancourista están totalmente equivocadas.

La de los estalinistas porque ellos entienden el marxismo como una religión con unos ridículos dogmas escritos por Stalin y su combo (como son el de la multipolaridad; el de la concepción de los organismos de masas como correajes de las decisiones del Partido; el afirmar que la clase media es enemiga del proceso; el proponer un régimen de propiedad estatal de los medios de producción o capitalismo de Estado disfrazado de socialismo; el igualitarismo chambón; las famosas comunas; el diseño de una sociedad basada en Soviets o Consejos Comunales y similares; la limitación exagerada de la propiedad individual; el no reconocimiento de la propiedad aun cuando esta sea trabajo cumulado del individuo; etc. en fin, de tantas concepciones erróneas que se pueden resumir en la famosa consigna estalinista de “Un líder único, un partido único, un pensamiento único y una acción única”) los cuales son seguidos ciegamente por esos grupos de fanáticos y con los que resulta inútil buscar un debate, de la misma forma que resulta infructuoso tratar de hacerlo con esos Testigos de Jehová que de cuando en cuando tocan a nuestras puertas.

La de la oposición tiene iguales características de dogmatismo, ya que asumen como un dogma de fe la doctrina betancurista sobre la imposibilidad de tener una Venezuela gobernable si no se es servil con la potencia todopoderosa del area: los Estados Unidos.

En condiciones normales bastaría con esperar que el seguro fracaso de esas políticas, como sucedió con el intento de CAP de implantar la dominación neoliberal en nuestro país. Pero no podemos darnos ese lujo ante el peligro inminente que significa la estrategia norteamericana en relación con el petróleo.

Por eso es que creo importantísimo que para salvar nuestro proceso y nuestro futuro, esa tercera alternativa propuesta por el PPT se enriquezca con el debate, y que no se caiga en el mismo error del PSUV de trazar estrategias a la ligera, expresando opiniones al voleo, divorciadas de las realidades actuales. Es una enorme responsabilidad.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba