Economía

Programas de gobierno regionales y locales

Estamos en vísperas de unas elecciones donde además de los poderes nacionales se elegirán los regionales y locales. Mientras escribíamos esto estaba fresquísimo uno solo de los programas de gobierno presidenciales,
así que le echaremos una ojeada rápida a la generalidad de los planes locales. Al mirar con mayor atención, todos los programas y las promesas se parecen.

No hay diferencias entre los ofrecimientos de un candidato a gobernador,
diputado a la Asamblea nacional o al Consejo legislativo regional, a pesar
de que los papeles de cada uno son diferentes, así como tampoco difieren
aunque vayan por toldas políticas e ideológicas diferentes (para ser
sinceros, salvo algunos, no todos, que respaldan al candidato-presidente,
cuyo programa se centra en su fidelidad al actual presidente).

A nivel de alcaldías y concejos municipales todos los candidatos de las
diferentes ideologías también proponen lo mismo. Inclusive, de llegar a
aplicarse fielmente cualquiera de los programas de gobierno locales el
fisco colapsaría y se fundarían una multitud de empresas públicas.

Ahora, si todos están conscientes de los mismos problemas, diagnostican lo
mismo y plantean las mismas soluciones, pues hay que preguntarse porqué no
se unen, y porqué la realidad es totalmente diferente de lo que quieren ya
que muchos de ellos están optando a la reelección.

Esto nos conduce a suponer que sí existe un ideal nacional colectivo, y que
las peleas políticas existentes no tienen mucho que ver con lo económico,
sino que son principalmente de carácter político, personal y hasta
psico-social.

Por cierto, lo económico-ideológico reinante en el ambiente no es lo mejor.

Por ejemplo, los candidatos a alcaldes y concejales prometen resolver los
problemas de desempleo, de inflación, de cierre de empresas, … y hasta de
lo que pasa dentro de los hogares, y también del color de las paredes, del
diseño del vestido de la reina de las fiestas patronales, de la minifalda
que usan las secretarias de Miraflores y de las comidas que deben servirse
hasta en la Casa Blanca de Washington. Lamentablemente, cuando llegan al
puesto se dan cuenta que su alcance es limitado, y luego vienen las
decepciones. Pero si lo admiten en plena campaña electoral, entonces son
antipáticos y nadie vota por ellos.

En otras palabras, estamos como en el cuento del viejo, el niño y el burro,
donde no se puede complacer a nadie. Por ahora, contrariamente a lo que
muchos desean, sólo pido que nadie cumpla con todas sus promesas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba