Economía

Replíca 3, Las ganancias son ilícitas

Me parece que el problema del econ. Martínez es que no lee a los padres fundadores del socialismo XXI, entre ellos al asesor alemán (Cf. HCh y el Socialismo del siglo XXI, 2005, Imprenta Municipal de Caracas).

Se hubiera podido enterar, de haberlo hecho, que para la transición hacia el nuevo régimen en la RB de Venezuela (y Cuba, porque casi todo el resto del mundo sigue capitalista) habría que adoptar algunas precauciones y previsiones.

El problema reside, principalmente: 1) en determinar los nuevos precios del petróleo (al estilo marxista, donde el capital no renta y las ganancias son de sus trabajadores); y 2) en el hecho doctrinario que el petróleo pertenece a los trabajadores de PDVSA y los demás venezolanos que se fuñan.

Ya no es más válido. En la transición, el argumento del economista: (ibidem)

“Desde luego, mientras rija el derecho constitucional de la propiedad privada sobre el capital, sobre maquinarias, terrenos, edificios y demás factores, la ganancia ilícita seguirá luciendo como lógica remuneración a esos aportes, pero este es precisamente el punto: Sin propiedad privada todo el capital sería de los trabajadores, este valor de medios de producción sólo se reciclaría para los procesos productivos, y todo el valor agregable pasaría a poder de todos los ciudadanos trabajadores, y quedarían excluidos los parásitos que actualmente, bajo el ropaje de empresarios y dueños del capital privado, se quedan con esas ilícitas ganancias.”

Tiene que ponerse al día con el plan de transición (El Troudi y Monederos, EPS) explicado por el asesor alemán: (véase Rebelión, 26/03/07: “El paso al socialismo económico y la introducción del modo de producción socialista en la economía mundial”); Heinz Dieterich, como sigue:
“5. La implementación del socialismo económico venezolano, a partir del 2007

5.1 La contabilidad socialista
“El primer paso suficiente hacia la economía socialista es el establecimiento de la contabilidad socialista del valor, paralelo a la contabilidad ya existente del precio. Esto significa, que se registran todas las transacciones internas y externas de la empresa en términos de insumos de tiempo (time inputs).”
“Para evitar un innecesario conflicto con la empresa privada se establece esta contabilidad primero en una empresa del Estado, de preferencia, una empresa altamente tecnificada, por ejemplo, Alcasa o Venalum. Una vez evaluados los parámetros respectivos en valores, se extiende la metodología a otras empresas estatales, por ejemplo, una generadora de electricidad
.

5.3 Establecer la dualidad de la economía socialista y de la economía de mercado en Venezuela
5.4 Establecer la dualidad del modo de producción socialista y capitalista a nivel mundial [así como lo oyen!!
“Esta dualidad de modos de producción se puede extender hacia el comercio internacional. Dado que los mayores impactos niveladores de la valorización por insumos de tiempo y del principio de equivalencia se darán entre el trabajo intelectual y el manual, y entre el Tercer y Primer Mundo (vía los términos de intercambio), los gobiernos del Primer Mundo no aceptarán la nueva valorización. Sin embargo, como Cuba, Vietnam y China son países socialistas, y Bolivia, Nicaragua y Ecuador están entrando al circuito del ALBA, se puede extender el principio de la economía postcapitalista a la esfera de la reproducción internacional, estableciéndose la dualidad económica a escala mundial”. [¡Qué riñones!!] “Para generar conciencia sobre las dos lógicas económicas diferentes, los envases de los productos llevarán el valor y el precio, es decir, la valorización objetiva y la subjetiva, la socialista y la burguesa. Se establece, de esta forma, una esfera de producción y una esfera de circulación socialista dentro del seno de la economía crematística de mercado en Venezuela. Estando la propiedad productiva más importante del país en manos del Estado (PdVSA, CVG, electricidad, telecomunicaciones, Mercal, Banco Central, el Estado mismo) y, en menor grado, en 127.000 cooperativas, la nueva economía postcapitalista puede crecer hasta volverse dominante dentro del país, sin necesidad de tocar la propiedad del capital privado, salvo en los casos mencionados de la estatización”.[puro surrealismo!!]

Ahí le queda, por lo que pueda servirle.

Dicho esto, debo confesar que estoy desilusionado con este intercambio que pensaba tener con el Econ. Martínez, ha resultado un fraude, pura pérdida. En lugar de una discusión sobre mis dudas, las ha escamoteado, las ha evadido, acudiendo como respuesta a la simpleza de “lo que dijo Marx”.

Justamente lo que queríamos era cuestionar “lo que dijo Marx” – porque nos parece inválido 150 años después. Si el valor del producto de una arepera es de los obreros, ¿las ganancias les pertenecen? — ¿Sí o no? – ¿Y cómo hacer en la transición hacia el nuevo socialismo marxista? — ¿Cómo quedan las aseveraciones, al respecto, de C. Lanz, El Troudi y Monederos?.

¿Cómo que el petróleo es del Estado, no y que era de los trabajadores?

¿Cómo que Smith y Ricardo están obsoletos, si Marx les copió al pelo la teoría del valor trabajo? ¿O no?

Nada sobre la plusvalía, nada sobre el precio de venta. Nos quedamos sin saber el precio de la arepa durante la transición al marxismo. ¿Los hatos de los llanos por fin van a sus peones?

¿En qué paró la apreciación del salario? – se pagará solo sueldos dignos y se reducen las ganancias petroleras?

¿Y el desmenuzamiento de las rentas contenidas en las amortizaciones? ¿Y la matriz de Dieterich? – Y la estrella de Peters? — Simplemente Martínez no va pal baile!! – Como profesor de marxismo ¡está doblemente raspao!!

¿Y qué opina el Econ. Martínez del reparto del bienestar a los consumidores?? – Nada de nada, cero respuestas. Ni siquiera mencionó este punto súper trascendente.

A todas mis preguntas el Econ. Martínez responde con evasivas, no las encara, no va al fondo del argumento, solo que “Marx lo dijo”. Pero si justamente lo que yo quiero discutir es el planteamiento original, que pensamos obsoleto, hay que actualizarlo, modificarlo, adaptarlo. El materialismo en cuanto a que las razones económicas son la explicación fundamental del acontecer histórico no tiene ninguna discusión, es elemental

Pero de ahí a negar el papel del capital como factor de producción hay un trecho. Lo mismo que negar el papel de la propiedad privada. Y en cuanto a la plusvalía, nos hubiera gustado entrar en una discusión, hubiera sido muy educativo, sobre el valor del capital. Y sobre la debida remuneración del trabajo profesional y directivo. Pero lo que hace el economista citado, es encerrarse en sus dogmas de Marx lo dijo y punto. Así no vamos a ninguna parte.

Nosotros tratamos de exponer, en el preciso momento histórico, la discusión existente con la llegada de las máquinas y otros factores de producción, además la tierra (“la naturaleza”) y la mano de obra. Y de cómo Marx prefirió darle todo el valor al trabajo.

Total que nos quedamos con las ganas de haber entablado una discusión provechosa para los lectores, con hubiera sido el cuestionamiento de las doctrinas marxistas a la luz de la modernidad y para beneficio de la definición del socialismo marxista XXI, esa entelequia (hasta hoy).

En cuanto a “mis propias respuestas a mis preguntas”, lamento no concordar: simplemente el economista no ha aportado las suyas, para eventualmente confrontarlas, si fuera el caso. Evadir, siempre evadir. Pura pérdida. Estamos, los lectores y yo, perdiendo el tiempo. Se hizo lo que se pudo.

Tendremos que buscar otro contendor más adelante, perdonen lo malo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba