Economía

Temor ante posible recesión mundial reduce precios del crudo

Durante el último año, el mercado petrolero se ha enfrentado a una constante inestabilidad, donde la oferta y la demanda actúan como un acordeón, alejándose y acercándose de forma variante a su equilibrio. Como consecuencia, el precio del crudo ha sufrido variaciones llamativas que alertan al mercado.

Desde el punto de vista de la oferta, el mercado ha enfrentado los recortes de producción propuestos por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y las sanciones de EEUU sobre Irán y Venezuela. Por el lado de la demanda, el temor a una posible recesión mundial está y estará afectando al consumo, provocando su desaceleración. Adicionalmente, la guerra comercial entre EEUU y China, y las tensiones geopolíticas, agregan un desbalance en las expectativas y el precio del crudo.

La OPEP y sus aliados acordaron recortar en los primeros seis meses del año su producción en 1,2 millones de bpd. A esto hay que agregar la disminución de la producción en Venezuela e Irán, que contrarresta el incumplimiento por parte de Arabia Saudita del acuerdo de Viena de diciembre de 2018 para reducir la producción. Esto llevó la producción a 29.9 millones de barriles diarios de petróleo crudo entre los miembros de la OPEP para mayo, la más baja desde julio de 2014.

Al contrario de la carencia de petróleo que se observaba por los recortes de producción, recientemente Estados Unidos ha acumulado reservas que ahora provocan la disminución del precio, dada la demanda. Este país se ha convertido en el mayor productor del mundo con 12,4 millones de barriles por día, superando a Rusia y Arabia Saudita.

Los inventarios estadounidenses subieron en 2,2 millones de barriles durante la semana pasada, mientras los analistas esperaban un descenso de 481.000 barriles. A su vez, la tasa de operación en refinerías creció en 126.000 barriles por día.

Según la Agencia Internacional de Energía (EIA), el pronóstico de precio para junio disminuyó $3 y $4 por barril para el Brent y el WTI, respectivamente, con respecto a mayo.

Por su parte, la consultora de energía RGE redujo su pronóstico de crecimiento de la demanda mundial de petróleo de 1,3 millones a 1 millón de bpd. Incluso, su presidente Fereidun Fesharaki, afirmó que esta desaceleración de la demanda se atribuye al “temor general a una ralentización económica”, y advirtió que si la disputa comercial entre Estados Unidos y China continúa, “se verán señales reales de recesión económica”.

A su vez, la compañía de servicios financieros Barclays disminuyó sus perspectivas de crecimiento económico para los países que representan la demanda de petróleo, es decir, Estados Unidos, China, India y Brasil.

Dado este contexto de desigualdad entre oferta y demanda, desde finales de abril el precio del crudo cayó 15%, en contraste con el alza del 45% que había experimentado a principios de 2019.

Esto expone al mercado de petróleo a un ambiente de incertidumbre, donde el crecimiento de la producción de crudo no debería superar el crecimiento del consumo. Un pronóstico positivo a corto plazo podría ser liderado por la estabilidad de la guerra comercial y una rápida adaptación de la OPEP a los requerimientos del mercado manteniendo todo lo demás constante. Sin embargo, otras variables afectan al mercado, y el precio del crudo seguirá viéndose afectado.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar