Economía

Venezuela:crecimiento de corto aliento

AR hace una presentación libre del informe del BBVA sobre el comportamiento económico de Venezuela en 2005 y facilita su consulta directa. La dinámica de crecimiento, apuntalada en altos precios del petróleo y estimulada por un expansionismo fiscal exagerado, pero con un bajo nivel de inversión, sería de corto aliento. Para 2005 la tasa de crecimiento se reduciría a 4%, la inflación podría estar alrededor del 20% y tipo de cambio oficial se colocaría en 2.300 Bs/US$.

Venezuela: Crecimiento de corto aliento
BBVA Banco Provincial
Servicio de Estudios Económicos
Venezuela
Giovanni Di Placido
Rodolfo Mendez
Mª Gabriela González
Samir El Jasser
Ericsson Castro
Fecha de cierre: 10 de Diciembre de 2004

2004: Crecimiento de 17,4%

La economía venezolana creció en 2004 alrededor de 17,4%, superando dos años de recesión y el fuerte impacto del paro general. Si bien al comparar el nivel del PIB de 2004 con el alcanzado en 2001 (prólogo de la recesión), tenemos una caída del 1,1%, es claro que luego de un período de ocho trimestres de caída de actividad, a partir del segundo trimestre de 2003 la economía entró en una vigorosa fase expansiva, que se refleja en un crecimiento inter-trimestral promedio del PIB desestacionalizado de 5,2%, el más alto en una fase de expansión al menos en los últimos 10 años.

En el transcurso de esta expansión, la inversión ha mostrado un importante aumento, dado que, luego de ubicarse en mínimos históricos de 8,5% del PIB en 2003, crece en 2004 en 38%, para ubicarse en torno a 10% del PIB. Sin embargo, este nivel es muy bajo tanto en el contexto mundial como de Latinoamérica, y constituye un determinante fundamental del estancamiento secular de la economía venezolana en las últimas décadas. Por ello, más allá de la coyuntural expansión actual, las perspectivas de crecimiento a largo plazo en Venezuela continuarán siendo muy desfavorables mientras no se revitalice la agenda de reformas que el país requiere para lograr niveles mucho más altos de inversión en forma sostenida. La expansión actual luce especialmente endeble al estar estrechamente asociada a los altos niveles de precios del petróleo de 2003 y 2004.

Expansionismo fiscal exagerado

Apoyado en estos altos precios y, en parte, motivado por el ciclo político-electoral, el Gobierno adoptó una política fiscal expansiva generando un fuerte impulso fiscal, especialmente en el segundo y tercer trimestre de 2004 que se expresó en un crecimiento del gasto primario real del 45% en el año. Tal fue la expansión fiscal, que el extraordinario desempeño del mercado petrolero no ha sido suficiente para cubrir el gasto, y el año 2004 cierra con un déficit fiscal en torno al 4,1% con necesidades de financiamiento en torno a 10%.

Se reduce el impacto

La expansión se extenderá al menos hasta el año 2005, para el cual prevemos un crecimiento en torno al 3,9%, que en un 91% es explicado por el desempeño de la actividad no petrolera, cuyo crecimiento se estima en un 4,6%, mientras que para el sector petrolero se espera una modesta recuperación del 1,5%. La continuidad del corte expansivo de la política fiscal asociado al ciclo político-electoral (habrá elecciones de concejales y diputados en 2005), explica en buena medida la prolongación de la fase expansiva, a pesar de que decaerá la magnitud del impulso fiscal sobre el crecimiento. Si bien el nivel de gasto se ubicará en 31% del PIB, el más alto de al menos las últimas cuatro décadas, este tendrá un impacto sustancialmente menor en el crecimiento y mayor sobre la inflación que el ocurrido en 2004.

Precio del petróleo, rigidez fiscal y endeudamiento

El elemento más crítico del desempeño macroeconómico en 2005 y años subsiguientes lo constituye el deterioro de la situación fiscal dada la conjunción del exagerado nivel que ha alcanzado el gasto público (básicamente en su componente corriente) y la previsible corrección a la baja de los precios del petróleo en línea con su nivel de equilibrio de largo plazo. Estimamos que esta corrección será de alrededor de 26% en 2005-2006, lo que se traduce en una reducción del ingreso fiscal en torno al 13%. Al mismo tiempo, la resistencia normal de los grupos receptores de rentas y la prolongación del ciclo político-electoral durante 2005 y 2006, hará muy poco probable una reducción del gasto público en respuesta a esta caída de los ingresos. En este contexto, estimamos que el endeudamiento equivaldrá aproximadamente a un 21% del presupuesto y el déficit fiscal rondará el 3,5%, dado lo cual será imposible sostener el actual nivel de endeudamiento, que por el contrario, de acuerdo a nuestros cálculos, deberá incrementarse entre 2 y 3 puntos como porcentaje del PIB para cerrar la brecha fiscal.

Crecimiento de corto aliento

La economía venezolana atraviesa por una fase de expansión concentrada en el sector no petrolero, que previsiblemente se extenderá al menos hasta 2005 pero que perderá rápidamente su ímpetu en virtud de sus endebles fundamentos. Sin embargo, las perspectivas de crecimiento a mediano y largo plazo continuarán luciendo muy desfavorables mientras persista la ausencia de indicios de una revitalización de la agenda de reformas estructurales que requiere la economía para insertarse en una senda de crecimiento sostenido. Por lo dicho antes, es previsible que el vigoroso ritmo de expansión experimentado en 2004, ceda a partir de 2005, con un crecimiento de sólo 3,9%, explicado en 91% por el crecimiento de 4,6% del sector no petrolero, mientras que el sector petrolero crecería apenas en 1,5%.

Para la consulta directa del informe haga click para (%=Link(«http://analitica.com/media/8353666.pdf»,»Descargar archivo»)%)

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar