El Editorial

No podemos ver a Colombia desde la óptica venezolana

Veintitrés años le han hecho bastante daño a la psique de muchos venezolanos. Han visto demasiada destrucción, demasiada corrupción y demasiada desidia, pero sobre todo, muchos han terminado por creer que este anormal estado de cosas se perpetuará para siempre.

Una de las consecuencias de esa circunstancia ha sido la creencia de que lo mismo que nos ocurrió inevitablemente le sucederá a todos en nuestra región porque hay una articulación transnacional dirigida desde Cuba que, a través del Foro de São Paulo y su apéndice mexicano, logrará imponer el comunismo en toda Suramérica.

Lo que no ven es que en la mayoría de los países de la región no han desaparecido las instituciones y las fuerzas armadas no son ni remotamente parecidas a las de nuestro país. Aquí la inmensa mayoría creyó que el Salvador de la Patria era un militar iluminado y, literalmente, le dieron carta blanca para que recreara no se sabe qué. Y, después de desprenderse de Ceresole, descubrió que había alguien más grande que él, Fidel, y podría alcanzar la meta que no este no pudo alcanzar por carecer del oro negro.

Hoy nadie cree en el Fidelismo. Tienen visiones distintas que no se relacionan ni con el marxismo, ni mucho menos con el estalinismo. Lo que se denomina izquierda es en realidad un conglomerado de ideas que se juntan para reivindicar identidades de diversas índole, eliminar el racismo, acabar con la destrucción de los ecosistemas, igualdad de derecho para las mujeres y los LGBT y reducir la desigualdad económica y social imperante.

Pero, a diferencia del Sendero Luminoso, no pretenden destruir todo lo existente.

Que ese arroz con mango pueda gobernar bien es la incógnita que esperamos se despeje, tanto en Chile como en Colombia. Pero lo que no luce probable es que tomen el camino de Venezuela o el de Nicaragua.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Eso es correcto Otero viví en Venezuela en la época de inicio del chavismo y ahora aquí en Colombia y son dos cosas distintas allá había mucho fanatismo por ejemplo la carita de Chávez en una franela se vestían de rojo, aquí no se ve eso la gente se centra en la gestión que pueda hacer sea provechoso para el país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba