El Editorial

Se requiere conocer la historia de Afganistán para poder opinar

Ahora resulta que todos son expertos en lo que ocurre en Afganistán y la mayoría de los que opinan no conocen la historia de ese país.

Afganistán es un país Mediterráneo, es decir, no tiene costas y ha sido siempre un lugar complicado y difícil de someter. Su posición geográfica es la de una ruta de paso necesaria entre Oriente y Occidente y está poblada por diferentes etnias, siendo los Pashtun la más numerosa, sin embargo representan sólo el 40% de la población de ese país. Los Talibanes son pashtunes y se volvieron importantes cuando los EE.UU, Arabia Saudita y los países del Golfo Pérsico los armaron y les dieron varios millardos de dólares para que enfrentaran la ocupación sovietica a la cual derrotaron después de 12 años y cuarenta y cinco mil millones de dólares; sin lugar a dudas, una de las causas que precipitó la caída de la URSS.

Luego de esa victoria, los Talibanes ocuparon el poder con la aplicación más estricta de la Ley Islámica, pero EE.UU intervino para derrocarlos después del 11 de septiembre, cuando los Mullah se negaron a entregar a Osama Bin Laden, quien era saudí y fue entrenado por la CIA para enfrentar a los soviéticos.

El problema fundamental de la ocupación norteamericana es que no logró crear un ejército afgano capaz de vencer a los Talibanes, porque en gran parte participaban otras etnias, eran muy corruptos y no lograron atraerse la simpatía de los Pashtun. Lo mismo ocurrió con el gobierno.

En realidad EE.UU, una vez derrotado el ejército soviético y eliminado físicamente Osama Bin Laden, no tenía mayor interés en quedarse en ese complicado país y ya el propio Obama, luego Trump y, por fin, Biden, logró salirse de ese hormiguero, que preocupa más bien a los iraníes, ya que hay una importante minoría Shiita en Afganistán, a los Chinos, porque los Talibanes podrían ayudar a los musulmanes chinos, a los rusos, porque pueden impulsar movimientos islamistas radicales en las exrepúblicas que eran parte de la URSS y, por último, a Europa, por la crisis migratoria que ocurrirá.

A EE.UU sólo le toca corregir los errores cometidos por su larga e innecesaria presencia después de haber logrado su objetivo. Y no debemos criticar que se haya retirado, porque no le corresponde ser el policía del mundo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. Claro que EU debía salir de Afganistán, pero no como lo hizo al estilo de Biden. Biden dejo todo a que se lo raparan los talibanes.

    1. Jorge, el tema es que ya Trump habia reducido la presencia norteamericana a solo 2500 soldados y habia hecho un acuerdo con los Talibanes para que no tocaran ni a un solo soldado norteamericano, pero permitio que controlaran casi todo el territorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba