El Editorial

¿Un país invertebrado?

Está concluyendo este año y lamentablemente el país sigue, por una parte dividido y enfrentado, y por la otra apático e indiferente. La rabia y el desencanto van unidos en una carrera suicida hacia un estado de anomia ¿Qué es lo que genera esta profunda contradicción de la sociedad venezolana? ¿ Por qué la ilusión en un futuro mejor se ve cada día mas lejana? . La responsabilidad de este estado de cosas¿ es atribuible a una sola persona o a un permanente estado de inmediatismo que inexorablemente nos conduce a ello?

Las causas son muchas y pueden señalarse entre ellas la intolerancia, la negligencia, la arbitrariedad, la impunidad y la ineficiencia. La paradoja está en que a pesar de la inmensa riqueza yaciente en su subsuelo en vez de servirnos para superar el atraso pareciera más bien destinada a hundirnos más en una irresponsabilidad sin límites. Además resulta de una evidencia palmaria que, como decía Shakespeare , hay algo podrido en Dinamarca. Algo huele mal y no es otra cosa que la rampante corrupción e ineficiencia que carcome las bases mismas del sistema. Pero esa realidad innegable ¿a que responde: a un diseño perverso emanado del vértice del poder o a un hábito consustancial con el comportamiento de una población que ve en la fortuna súbita su única posibilidad de superación?.

Lamentablemente la historia de nuestro país parece marcada por este signo expresado en el refrán popular que bien dice que a quien a buen árbol se arrima buena sombra lo cobija. ¿Eso quiere decir entonces que no hay esperanza de que las cosas cambien algún día? . No, si pueden cambiar pero se requiere un esfuerzo inmenso de los que tienen el timón para dar ejemplo de rectitud , dedicación y eficiencia en el manejo de la cosa pública. Sin embargo eso no se logrará mientras se crea que los liberales son mejores que los godos, que es mejor ser del régimen que de la oposición. Los problemas solo se resuelven cuando participan todos en la búsqueda de una solución. Un país fraccionado en buenos y malos, culpables e inocentes , revolucionarios y contra revolucionarios no es un país viable. Es como decía Ortega y Gassett un país invertebrado. Esperemos que no suceda como en España, en la que una guerra fratricida seguida por una larga dictadura fue la que abrió paso a un entendimiento necesario de los españoles para vivir en democracia.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba