El Editorial

Un régimen caído

Este lunes 15 de noviembre, para evitar que las abrumadoras mayorías cubanas salieran a las calles a exigir la salida de la tiranía, el castrocomunismo tuvo que cerrar todo el país. Esa es la realidad que debe tomarse en cuenta. La represión tuvo que ser nacional, no sólo en algunas calles. El régimen está sitiado, acurrucado, ya no tiene pueblo, sólo represores. La violencia no es ciudadana en la Cuba de 2021, es del régimen reducido a policías, tiragolpes y burócratas del espionaje. La mejor expresión de la Cuba de hoy es Yunior García, encerrado en su propia casa con una flor en la mano. El castrocomunismo es una tiranía en fuga, sólo que no pueden navegar hacia el mundo y, como las tortugas, se encierra dentro de su propia concha.

Este lunes 15 de noviembre de 2021 debe ser recordado como la lectura del acta de defunción del castrismo comunista. Un triste final para una revolución que ofreció el mundo y se quedó en una cueva de ratas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Por lo general las dictaduras parecen invulnerables. Las agencias de inteligencia, la policía, las fuerzas militares, las prisiones, los campos de concentración y los pelotones de fusilamiento, están controlados por unos pocos con mucho poder. Las finanzas de un país, sus recursos naturales y su capacidad de producción son saqueados por los dictadores y usados para apoyar la voluntad de dominio. En comparación, las fuerzas democráticas con frecuencia aparecen como extremadamente débiles, ineficaces e impotentes. La percepción de la invulnerabilidad frente a la impotencia hace poco probable una oposición efectiva.
    A pesar de la apariencia de fuerza, todas las dictaduras tienen sus debilidades, sus ineficiencias internas, sus rivalidades personales, sus funcionamientos institucionales defectuosos y sus conflictos entre organizaciones diversas. Estas debilidades, con el tiempo tienden a hacer al régimen menos efectivo y más vulnerable a los cambios de condiciones y a la resistencia deliberada.
    Podemos pensar que ya la dictadura tiránica se oculta la población como líder popular. Esto lo hemos visto en la presentación de un concierto de jóvenes que en vez de cantar pidieron alimentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba