Mundo Empresarial

10 mandamientos chinos que conducen al éxito

Mucho se habla sobre emprender y el abanico de opciones de autoempleo que eso representa: independencia económica, superación de temores, libertad de horarios, planificación de metas propias… en fin, una serie de ventajas que resultan atractivas para muchos.

Gestionado de una manera efectiva y eficiente, emprender resulta quizás la mejor manera de ganarse la vida trabajando en aquello por y para lo que alguien cree fervientemente.

Llama mucho la atención la presencia de negocios gestionados por asiáticos en cualquier ciudad del mundo, y cómo su irrupción ha cambiado el panorama del desarrollo de las mismas.

Por esa razón, a continuación se presenta una lista de “10 mandamientos” que se plantean los chinos para desarrollar un negocio. Esto puede explicar su éxito e incluso su facilidad para cambiar de “rama” cuando las cosas no van como esperaban:

 1.- Conseguir una buena ubicación y a buen precio

Para comenzar su negocio siempre eligen una buena ubicación comercial, en calles o avenidas muy transitadas, pero en donde el costo del alquiler les sea accesible, para no tener que sacrificar, en ningún caso, la rentabilidad del negocio.

 2.- Ser muy ahorrador

A los chinos no les gusta trabajar para otro, lo que se traduce en que quieran empezar con su propio negocio cuanto antes. Es por ello que son muy ahorradores. Se dice que  son capaces de ahorrar incluso hasta un 70%, lo cual les hace tener siempre una base económica bastante sólida para empezar con sus propias empresas.

3.- Ser adaptable a los cambios

No tienen ningún apego al negocio. Si no les funciona, simplemente se cambian a otro, aunque eso implique empezar en un nuevo sector desde el principio. Son muy adaptables, lo que les ayuda a encontrar huecos en el mercado donde, quizás, otros no hayan sido capaces de verlos aun.

4.-Ser competitivo

A diferencia de otros emprendedores, los chinos entienden que la competencia es sana. Son del pensamiento “de un negocio puede salir otro” y no ven con malos ojos “copiar” a otros. Quizás, esta sea una de sus mayores bazas empresariales: entran en mercados que pudieran parecer saturados, y aun así obtienen beneficios.

5.- Pensar en expansión

Son bastante ambiciosos en sus planteamientos empresariales, y una vez que ponen en marcha un negocio, y funciona, se expanden. No importa que prueben en sectores distintos al de su negocio habitual. No suelen conformarse con un solo negocio.

6.- Ser trabajador y responsable 

A la hora de buscar empleados, siempre prefieren contratar a personal chino, normalmente familiares o amigos. Pero la razón de este “mandamiento” va mucho más allá de los nexos familiares, y tiene más que ver con el hecho de que los ciudadanos chinos son muy trabajadores. Están acostumbrados a cumplir jornadas maratónicas de trabajo, son muy responsables y dedican muy poco tiempo al ocio, lo cual se traduce en buena disposición.

7.- Aplicar una sana administración 

En muchos países se tiene la “creencia” de que los chinos no pagan sus impuestos y tributos, y que por eso tienen mucha liquidez. Pero la realidad –y desmontando de cero ese “mito urbano”– demuestra que son muy buena paga. No suelen deber nada a ningún organismo o institución pública con la que deban cumplir obligaciones, sentando, aún con más fuerza las bases de sus negocios en la buena línea del éxito.

8.- Ajustarse a las necesidades del cliente 

Su filosofía de negocio es la de dar siempre al cliente lo que necesite, aunque no parezca lógico de entrada. Un ejemplo de ello está en mantener sus negocios abiertos a deshoras o en horas en las que normalmente no estaría abierto un comercio.

9.- Tener criterio para escoger un buen financiamiento 

Quizás su mayor exponente de sus “10 mandamientos”, sea aquél que tiene que ver con la premisa de no pedir jamás un préstamo a los bancos. Para financiarse, los emprendedores chinos siempre acuden a la familia y a los amigos, por el simple hecho de que no cobran intereses. Además, por principios culturales, les resulta sumamente vergonzoso no devolver el dinero que se les prestó, puesto que esto los pone en una situación muy delicada frente a su comunidad.

10.- Tener capacidad de adaptación 

Por último, pero no menos importante, y como ya se mencionó en el mandamiento 3, tienen una mentalidad de negocio que les permite adaptarse entender que cuando un sector está saturado, hay que buscar otro, sin contemplación alguna. Este mandamiento ha hecho que se vean en los negocios que tradicionalmente eran gestionados por ciudadanos de la ciudad.

La lectura, asimilación y puesta en práctica de estos “10 mandamientos” pueden resultar de mucha utilidad a la hora de emprender. A simple vista pareciera que culturas diferentes no son compatibles. Nada más alejado de la realidad, sobre todo en el mundo globalizado en el que vivimos hoy en día.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba