Mundo Empresarial

Ecodelivery pedalea hacia la Venezuela posible

En la caótica, anárquica e insegura Caracas todavía hay quien se atreve a concebir la ciudad desde otro paradigma; uno en el que la ecología y el pedal van de la mano, para ofrecer un servicio de mensajería y entregas a domicilio en bicicleta, pionero en Venezuela, que con tres años en el mercado continúa creciendo, y a falta de ciclovías en Caracas, encuentra los caminos para llegar al destino a buen término.

Se trata de Ecodelivery, un emprendimiento que nació casi de forma fortuita de la mano del arquitecto César Bastidas, ciclista urbano convencido en que otra ciudad es posible. A mediados de 2014, mientras visitaba a un amigo que gerenciaba el restaurante “El Pollo Motorizado” en un día lleno de pedidos y con pocos conductores disponibles, Bastidas se montó en su bicicleta y le ayudó a hacer las entregas. La comida llegó caliente a los comensales, y en el trayecto, comenzó a cocinar la idea de ofrecer de forma permanente un servicio de entregas a domicilio en bicicleta.

La idea cuajó y el 27 de mayo de 2014 Ecodelivery ya estaba sobre ruedas. “De inmediato comencé el proceso de análisis, búsqueda de referentes para conocer cómo funcionan proyectos similares en otros países, porque en Venezuela era toda una innovación, y luego vino el proceso de diseño de marca y plan de mercadeo en redes sociales y luego comenzó un proceso de difusión del proyecto a través de medios de comunicación que nos ayudó mucho a crecer y posicionarnos” comenta su director y fundador.

Los primeros seis meses, Bastidas estuvo solo gerenciando y haciendo entregas, pero poco a poco se incorporaron nuevos ciclistas atraídos por el proyecto, y al año y medio de creación, Ecodelivery ya contaba además con un equipo central, encargado de los aspectos logísticos, informáticos y administrativos de la empresa.

Mediante una aplicación web para ciclistas y otra para clientes, se logró automatizar el proceso de pedidos y entregas y reducir considerablemente sus tiempos de gestión. “A partir de allí, nuestra aplicación ha venido mejorando, incorporando más servicios, y actualmente es el único medio por el que se gestionan todos los servicios que se ofrecen en Ecodelivery” explica.

Los ciclistas que forman parte del equipo -a la fecha son 21 activos regularmente- lo hacen de manera independiente, luego de recibir una inducción general por parte del equipo, y deben asumir el compromiso de contar con una disponibilidad de al menos 3 horas durante los días en que estén activos para hacer las entregas. El convenio incluye la dotación de uniformes e indumentaria, y 50% de la ganancia neta por realizar cada entrega. La empresa también patrocina a algunos miembros del equipo que son ciclistas de competencia, los que ayuda a que estos puedan mantenerse activos en el deporte.

Además del servicio de mensajería, cuenta con un servicio logístico, que permite a las empresas que así lo requieran, controlar inventarios en tiendas, gestionar pedidos y órdenes de entrega, todo ello, realizado también por los ciclistas.

A la fecha, Ecodelivery ha procesado al menos 17 mil entregas, lo que se traduce en más de 138 mil kilómetros recorridos, 13 mil 800 litros de gasolina ahorrados, gracias a los cuales han dejado de emitirse unos 19 mil kilogramos de dióxido de carbono a la atmósfera. La idea en el corto y mediano plazo consolidar y seguir mejorando su plataforma tecnológica, es llevar el servicio a otras ciudades del país, realizar el lanzamiento de Ecotienda, un portal de ventas online asociado a la marca, y seguir posicionando a Ecodelivery como alternativa de mensajería adaptada a las necesidades de nuestros tiempos y consciente de la necesidad de preservar el planeta.

 

Caracas en pedal

Cesar Bastidas considera que a pesar de no contar con una infraestructura amigable para los ciclistas “una Caracas en bicicleta es posible”. Para ello, además de necesitar políticas públicas responsables, bien analizadas y ejecutadas, que se sostengan en el tiempo, hace falta una mayor difusión de movimiento ciclista en la ciudad, y más respeto de los conductores de autos y peatones hacia los ciclistas urbanos. Cita como ejemplo los casos de Bogotá y Santiago de Chile, dos capitales sudamericanas que han logrado crecer el número de ciclovías y usuarios frecuentes de la bicicleta, gracias a un trabajo organizado y bien dirigido, impulsado tanto por el sector público como por el movimiento de ciclistas de ambas ciudades, lo que han permitido que se conviertan en referentes para otras ciudades que están en proceso de implementar modelos similares.

Además de ecológica “la bicicleta es terapéutica, permite hacer un paréntesis del caos y el congestionamiento vehicular, es una buena forma de ejercitarse y de vivir y comenzar a ver y querer a Caracas de una forma distinta; la bicicleta es libertad”, concluye.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba