Mundo Empresarial

Asociación Trabajo y Persona, la felicidad en el empleo

Desde joven, Alejandro Marius ha comprendido el valor y la importancia del empleo. Por eso trabajó durante años en el área de las telecomunicaciones. Su último cargo fue en una compañía trasnacional italiana con la que viajaba veinte veces al año, aproximadamente. Pero a pesar de su aparente éxito, hubo un momento de su vida en que este venezolano reflexionó sobre su manera de ser. “Me senté y dije: ‘¿Qué clase de esposo, padre, amigo y ciudadano estoy siendo en un país con tantos problemas? ¿Hasta qué punto me es suficiente encargarme solamente de mis necesidades?’ Comprendí que debía cambiar”, comenta en la actualidad.

Esto vino motivado a una experiencia con monjas benedictinas, las cuales le enseñaron sobre la vida de San Benito, quien reconstruyó Europa luego de la caída del Imperio Romano. “Él se encargó de hacerle entender a las personas que no debían convertirse en esclavos para ser trabajadores. De hecho, esto último podía hacerlos felices”, explica. En ese momento, Marius decidió que era hora de crear una iniciativa en la que se reivindicara la dignidad de la gente y del empleo. De esa manera surgió Trabajo y Persona.

-¿Cuáles son los servicios que ofrece la organización?

-Nos dedicamos a proyectos sociales que ayudan a las personas a aprender un oficio. Generamos nuevos programas de formación para el trabajo, de acuerdo a lo que va necesitando el país.

Le apostamos al emprendimiento y al empleo no tradicional. Tenemos alianzas con distintas empresas, a través de proyectos de cooperación nacional.

-¿Quiénes son sus aliados y qué proyectos desarrolla con ellos?

-En el área automotriz tenemos una alianza con Ford Motor de Venezuela, la Universidad de Carabobo y el Centro de Formación Profesional Jesús Obrero (Guacara, estado Carabobo). Con ellos armamos en Valencia un diplomado de mecánica básica automotriz, dirigido a los familiares de los empleados de Ford Motor.

Por otro lado, con L’Oreal tenemos un convenio de formación de emprendedoras de la belleza. Lo que buscamos es tener mujeres que brinden sus servicios a domicilio. Fundación Telefónica nos ayudó el año pasado a desarrollar un proyecto de instaladores de televisión satelital.

Además, Masisa, empresa que produce madera, nos apoya a crear emprendedores en la carpintería moderna: embalaje de muebles. En esa misma área, contamos con un diplomado que dicta el Instituto Pedagógico Monseñor Arias Blanco para formar maestros carpinteros.

Por último, están las emprendedoras del chocolate. En esa área tenemos el apoyo de: Fundación Venezuela Sin Límites, Cámara de Comercio Venezolana-Italiana (Cavenit), Unión Europea, Kakao Bombones Venezolanos, Cacao de Origen, Franceschi Chocolate, Chocolates El Rey, Chocolates La Mucuy, La Casa del Chocolate, Ferretería EPA, Enotria, Fundación Bancaribe, Cámara de Comercio Venezolano Francesa, Impact Hub, Universidad Monteávila, Universidad Simón Bolívar y Universidad de Los Andes.

Incluso hemos comenzado una alianza con la Fundación Bangente, para educar el crédito.

Foto: Eudomar Chacón
Foto: Eudomar Chacón

-¿De qué manera captan a las personas que se forman con ustedes?

-Los captamos en conjunto con nuestros principales aliados: los centros de capacitación local, que están insertados en cada comunidad o parroquia.

-¿Cuáles son las principales dificultades con las que luchan actualmente?

-Tenemos los problemas de cualquier pequeña organización en este país: el personal, que se va al exterior; la inflación, pues los proveedores nos aprueban un presupuesto anual y debemos administrarlo mientras todo aumenta; dificultades de nuestros egresados, que no encuentran la materia prima para seguir desarrollando su trabajo; entre otros.

Sin embargo, toda dificultad la transformamos en una oportunidad para seguir creciendo.

-¿Qué metas tienen para este 2016?

-Primero, consolidar la organización, porque hemos contratado nuevo personal para poder crecer. Lo otro es que queremos replicar los programas.

También trabajamos en idear un oficio nuevo. ¿Cómo es eso? En alianza con la Fundación Senosayuda convertiremos a las emprendedoras de la belleza en creadoras de pelucas para pacientes con cáncer.

Por otro lado, estamos generando laboratorios-escuelas de chocolate, espacios en los que se forma a las personas y donde estas pueden seguir trabajando.

-¿Qué consejo le daría a alguien que desea emprender en su propio negocio?

-El principal consejo es que ame lo que hace. El segundo es que comprenda que la realidad es su amiga. Todo lo que pasa es porque Dios lo permite. En este sentido, si él deja que suceda el mal es para que el bien florezca. Todo lo que estamos viviendo es una gran oportunidad para crecer.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba