Entretenimiento

Alex Gibney retrata la «ambición» de Frank Sinatra

En menos de un mes se cumple el centenario del nacimiento de Frank Sinatra, una de las voces más personales e inconfundibles de la música del siglo XX, un personaje carismático y criticado, lleno de luces y sombras y marcado por su «ambición», como retrata un documental dirigido por Alex Gibney.

Producido por la HBO, que lo emitirá el día de su cumpleaños, el 12 de diciembre, el documental, titulado «Sinatra: todo o nada» es un detallado y meticuloso recorrido por la vida de este artista, que vendió más de 150 millones de discos en todo el mundo, ganó un Óscar, se casó cuatro veces y siempre fue «un duro chico de la calle».

«A veces haces películas sobre cosas que conoces y otras no. Yo no sabía tanto sobre él cuando empecé el proyecto y resultó una forma eficaz de conocer a Frank Sinatra, una figura emblemática de la cultura clásica americana, con un talento tan enorme como su ambición», explica Gibney a Efe.

Por eso el documental narra con la misma precisión su ascenso al estrellato como su vida personal, sus primeros trabajos profesionales con «The Hoboken four» o sus sucesivos romances y matrimonios con Nancy Barbato, Ava Gardner, Mia Farrow y Barbara Marx.

Una vida llena de luces, pero también de sombras, como las acusaciones de colaborar con la mafia, como retrata un documental que habla de sus relaciones con el ‘rat pack’, sus múltiples amantes, su amistad con JFK o su inmensa admiración por Bing Crosby.

Todo ello sacado de los archivos de la familia, que dejó libre acceso al documentalista a mucho material inédito para el gran público y que en Latinoamérica se podrá ver en diversas plataformas televisivas en diciembre.

Además de imágenes -muchas familiares-, múltiples grabaciones de entrevistas radiofónicas tanto de Sinatra como de su primera mujer e hijos -Nancy, Frank y Tina-, opiniones de críticos como Terry Teachout, compañeros como Harry Belafonte, Bruce Springsteen o Tony Bennett y un largo testimonio de Mia Farrow.

Capitulos

Pero el elemento principal del documental -dividido en dos capítulos de dos horas cada uno- son las múltiples entrevistas televisivas de Sinatra, con periodistas como Walter Conkrite, en las que habla de sus inicios, de sus éxitos y de su vida con enorme franqueza.

«La mayoría de las entrevistas y biografías que he leído de mí, lo que cuentan de mi infancia, es bastante ficticio», asegura Sinatra en la entrevista con Conkrite, en la que recuerda su nacimiento en Nueva Jersey en una familia de inmigrantes italianos y su obsesión por convertirse en cantante.

Lo más difícil para Gibney y su equipo fue reducir a cuatro horas, los cientos de imágenes, periódicos de la época y las casi 50 horas de grabaciones radiofónicas que la familia le prestó.

«Fue incluso doloroso», reconoce Gibney, que a través de esa labor de descarte entendió lo hizo único a Sinatra.

«Era capaz de contar historias con sus canciones. Cada una de sus canciones era una historia redonda de tres o cuatro minutos. Fue el primer artista que realmente entendió el poder del micrófono», explica el documentalista, que ganó un Óscar por «Taxi to the Dark Side».

Eso hizo que dominara la cultura americana como nunca antes lo había hecho un artista.

Y lo hizo con una personalidad fuerte que le llevó en ocasiones a actuar de forma cruel, como cuando envió los papeles de divorcio a Mia Farrow sin siquiera haber hablado con ella.

La actriz, que fue su tercera esposa, reconoce en el documental que quedó «devastada» tras la separación y recuerda que siguió manteniendo una buena relación con el cantante aunque no habla del hecho de que su hijo Ronan sea hijo de Sinatra, como ella mismo apuntó en una entrevista hace dos años.

Declaraciones y entrevistas que se suceden al ritmo de algunas de las canciones más emblemáticas del cantante, desde «All or nothing» que da título al documental, a «Strangers in the night», «Something stupid», «It was a very good year» o los dos temas por los que más se le conoce, «New York, New York» y «My Way».

Una vida de éxito para un hombre que sin embargo era más solitario de lo que quería aparentar. Cuando ganó su Óscar por «From Here to Eternity», no fue a ninguna fiesta, como recuerda su hija Tina. Se limitó a regresar a su casa, aparcar su coche, y se fue a caminar durante horas.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar