Entretenimiento

ANABELL GUERRERO Tierra de sueños

(%=Image(9133008,»C»)%)

El carácter denso de múltiples implicaciones de la obra fotográfica de Anabell Guerrero desafía interpretaciones generalizadoras o reductoras. Su recorrido es analítico, especulativo y tradicional en el sentido que se fundamenta en el respeto y la plena comprensión del medium fotográfico, que tan pronto es estimulante como impone disciplina y método. Así, con profunda seriedad, ha estructurado su reflexión fotográfica sobre ejes proyectuales como elcuerpo trabajado en las transparencias y deformaciones, el paisaje interior en la serie Últimos limbos, 1992; el exilio, los desplazados, la vida en el paso y la transitoriedad en Los refugiados, 1996, Convocación a la presencia, 1997, Sangate (2002). A partir de un trabajo sobre América denominado América inalcanzable, encargado en 1992 por el periódico francés Le Monde, desarrolla posteriormente el tema en la isla de Margarita y el oriente de Venezuela fotografiando su gente, su geografía corporal e instantes de vida, lo que originó el proyecto Trópicos-tropismos, 1994. Con la misma serena obstinación y dominado rigor, Anabell realizó en la región de la Guajira -entre Colombia y Venezuela- la serie Tótems, en la frontera, -2000 con esta propuesta abre perspectivas que renuevan sus planteamientos sobre el exilio, los refugiados, la vida en el límite, en el paso entre dos mundos, en la frontera.

(%=Image(6642761,»L»)%) (%=Image(3932845,»N»)%)

Anabell Guerrero desarrolló un amplio registro de fotografías a color. En ellas pretende dar cuerpo y materia a las imágenes fugitivas del mundo de los mitos wayù que, al igual que su cotidiano, está poblado por vigorosos, fuertes y puros colores. La secreta complicidad nutrida de vivencias compartidas de emoción y respeto que estableció con algunas familias wayù, le permitió conocer esas historias que han atravesado generaciones y que constituyen el sustento de las tradiciones guajiras.

Mediante un procedimiento de sobre-impresión y superposición construye finalmente el lugar de la representación que es el espacio de intercambios entre los diferentes planos: el fondo, los planos intermedios y la imagen final. Resultan imágenes deshilvanadas que inscriben como sobre un palimpsesto la existencia de la imagen en el tiempo, la secuencia de impresiones suscita un espacio-tiempo entre ellas que no será el tiempo de la ilusión o la permanencia más bien el de la abstracción de lo onírico o de la metamorfosis, un tiempo interior a la imagen, un “tiempo vertical” como el de la memoria en el cual varias formas de presente se encuentran, no entramos ni salimos, permanecemos dentro de él.

(%=Image(5255619,»L»)%) (%=Image(8306248,»N»)%)

A través de multiplicación de imágenes se opera una sedimentación, una condensación, como una viscosidad tan opuesta a la seca objetividad del proceso de simple registro. No surge una sola y única lectura, al contrario, se despliega una conversación entre los diferentes planos, se entreteje un discurso discontinuo quizás como aquél de los sueños, de las alucinaciones y las revelaciones.

Este poético relato fluctúa entre materia y abstracción creando una ambigüedad que detona mecanismos del inconsciente y de la memoria.

Cecira Armitano
Miembro de AICA-Francia

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba