Salud y Bienestar

Capítulo XII – Manipulación

De manera vacilante, un hombre solicita por teléfono una cita. Informa que se trata de un problema de pareja. La secretaria comprueba que en su tono de voz están latentes muchas preguntas, que no se expresan en palabras. Solamente vacilaciones, silencios. Finalmente hace un pedido muy especial.

– ¿El doctor ve a cada uno de los miembros de la pareja por separado?

– Sí, si Ud. lo requiere.

– Entonces dígale que quisiera pasar antes que mi señora.

A la consulta, llegan los dos juntos.

Después del saludo, nuevas vacilaciones.

Se miran, no deciden.

Finalmente el médico resuelve, recordando lo que le comentó la secretaria.

– Si gusta, pase Ud. primero, señor.

Accede, satisfecho de que no se le haya puesto en evidencia.

Y se expresa de esta manera.

– Yo soy arquitecto, y mi esposa también. Ambos trabajamos mucho. Ella lo hace en la casa y yo en mi oficina. Mi mujer no me comprende. Hace 14 años que estamos casados y tenemos tres hijos. Ella es de carácter difícil. Fué criada sola con su madre y no conoció a su padre. Es una profesional muy capaz. Pero no me hace feliz. Me desconfía demasiado. Y yo, por mi trabajo, tengo que andar mucho por la calle, visitando a mis clientes. La vida sexual y conyugal es mala. Siempre encuentra algún motivo para rehusarse. Que los niños oyen, que está cansada, que le duele la cabeza, que me reprocha por haber llegado demasiado tarde a casa. Naturalmente que yo no soy un santo. Uno se encuentra con oportunidades a cada paso. Nada serio, pero a veces he tenido que quedarme a dormir en casa de mi madre.

Y ella me reclama terriblemente. Se va del dormitorio y se acuesta a dormir en el cuarto de los niños. Con frecuencia, cuando yo me despierto, ya no está en casa. Me he tomado unas vacaciones y en Semana Santa pasé varios días solo en un hotel. Volví y me recibió muy mal. Llegamos hasta darnos golpes. Es muy difícil vivir con ella. No quiero romper el hogar porque adoro a mis hijos. Creo que tiene rasgos neuróticos. Se lleva bien con los clientes y tiene varias amigas, pero a mi me hace la vida difícil.

Vacila. Cambia de tono de voz. Mira con aprensión hacia la puerta como si temiera ser escuchado.

Al final se confiesa.

– Mire, doctor, yo le voy a decir la verdad. Conocí una muchacha que me da todo lo que ella no me da. Hace dos años ya. Ella no sabe pero sospecha. No me comprende. Yo quiero pedirle que me aconseje tomar un descanso, unas vacaciones, mientras tomo una decisión.

Entendemos por manipulación, en el lenguaje de la asertividad, una forma de agresión sutil, indirecta, que no se percibe por los sentidos sino que tiene que deducirse a través de la lógica y el conjunto de las conductas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba