Salud y Bienestar

Cinco consejos para evitar que la política afecte a sus hijos

La política también ha invadido la intimidad del hogar y de la familia; las aulas de clase e inclusive los espacios recreativos en Venezuela.

Los mismos padres han involucrado a los hijos en una u otra tendencia política, lo cual ha traído graves consecuencias en la salud física y mental de los niños y adolescentes en el país. Casi todos los psicólogos y psiquiatras especialistas en atención infanto-juvenil, llevan casos de niños y adolescentes con problemas de conducta y comportamiento, derivados de la situación política y social que se vive en Venezuela.

De hecho, muchos de los trastornos de comportamiento actuales en los niños venezolanos también están reflejados en el estudio Efectos Estresores Sociopolítico en el Desarrollo de la Enfermedad Mental en Venezuela, que lideró el psiquiatra José Miguel López.

En los últimos 5 años ha habido un incremento de casos de rebeldía y desacato a la autoridad, así como problemas de ansiedad y de comportamiento. Se reportaron, además, inapetencia o ansiedad por comer exageradamente, violencia e inclinación a las adicciones. También se detectaron problemas de tipo afectivo, ansioso, trastornos de atención, psicosis infantil, trastornos de aprendizaje y conductuales.

Son una esponja

Por algo dicen que los niños son como esponjas, porque imitan y copian las conductas de quienes conviven con él .

Según el especialista, los niños perciben lo que está pasando a su alrededor con mayor agudeza y precisión que los adultos y pueden distorsionarlo o magnificarlo.

Por ello, debe estar pendiente si su hijo deja de jugar, rendir en el colegio o está muy agresivo, porque seguramente requerirá de ayuda de un especialista.

Cinco pasos para prevenir

Estos son cinco consejos para evitar que su hijo entre en las estadísticas de los afectados emocionalmente por la situación política y social de Venezuela:

Sea precavido

Recomienda López cuidar lo que se dice y hace delante de los niños y adolescentes, porque la respuesta de la interpretación infantil generalmente no es la misma que en el adulto.

Cualquier reacción emotiva debe hacerse en ausencia del chico y ante situaciones críticas o de fuerza mayor, generalmente externas al hogar, debe usar mecanismos distractores, canciones, cómicas y juegos, a fin de reducir en el niño la trascendencia del hecho, así como la ansiedad y el miedo.

Programe actividades

Los niños venezolanos presentan una característica que no tienen la mayoría de los chico en el mundo. Es decir comentan y saben de política, aún a edades tempranas, con mucha habilidad e interés, esto no ocurre en otras latitudes dado que la política resulta aburrida.

Por ello, sugiere López distraer al niño o adolescente de los acontecimientos políticos y los días de mucha tensión es necesario programar una comida favorita, juegos, jornadas de televisión y en especial prestarle mucha más atención de la usual, ya que la tendencia de muchos padres es ignorarlos.

Los gritos los afectan

Cuando una situación política adversa lo afecte no muestre alboroto y tristeza, ya que ambos son modelados de manera muy efectiva por el infante.

Aparte de la ansiedad, las cornetas, gritos, fuegos artificiales y el toque de diana provocan trastornos de sueño en los niños.

Ante esto, los padres deben minimizar el daño hablándoles previamente a sus hijos o durante la ocurrencia del evento como si fuese un juego.

Falsas expectativas

No se debe crear falsas expectativas en los niños sobre los resultados del acontecer político del país y siempre dé esperanzas. Jamás ante los acontecimientos supedite la vida a ellos y diga frases como: «ahora sí vamos a poder hacer…» o  «lamento hijo que no vayamos a poder hacer …».

«Es necesario limitar la percepción del niño sobre el alcance real de los resultados y no fantasear», destaca el especialista.

Ganadores o perdedores

Informar al niño sobre el tema electoral o cualquier otro acontecimiento político debería ser manejado sin calificativos y de manera asertiva. Decir por ejemplo, tal cual como pudiese ocurrir con un juego de fútbol: «nosotros ganamos y ustedes perdieron», no son las mejores frases.

Recuerde que en el tema electoral se pueden herir susceptibilidades y producirse confrontaciones, por lo que es mejor que el niño y el adolescente tenga bajo perfil sobre la euforia de la victoria o de la derrota. Si eso no es posible, por lo menos se debe lograr que el chico lo maneje de manera racional, para ello los padres y docentes tienen un papel preponderante.

.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba