Salud y Bienestar

Dra Cristina González: La fimosis en los niños acarrea una mala higiene que produce delicadas consecuencias a los infantes

En primer término, explicó que el esmegma es una secreción blanquecina que suele acumularse entre el prepucio y el glande del pene, y que proviene del recambio celular del glande

La doctora Cristina González, cirujano pediatra, aseguró que la fimoisis en los niños puede traer consecuencias graves para los infantes al imposibilitar realizar una higiene adecuada en su miembro. 

González aclaró que la fimoisis es la incapacidad para retraer el prepucio, lo que conlleva a que haga imposible visualizar el glande y por ende no se pueda realizar la higiene adecuada de la zona, lo que ocasiona 2 consecuencias que consideró de cuidado, como lo son el esmegma y la parafimosis.

En primer término, explicó que el esmegma es una secreción blanquecina que suele acumularse entre el prepucio y el glande del pene, y que proviene del recambio celular del glande y de la porción interna del prepucio, y de glándulas propias de la zona. “Al no poder retraer el prepucio, el esmegma se acumula, produciendo mal olor y aumentando el riesgo de sobreinfección bacteriana, conocida como balanitis.

La segunda se trata de Parafimosis, que es  emergencia, por lo que debe atenderse de inmediato. “Esta ocurre cuando al estar en presencia de un anillo fimótico, se retrae el prepucio y es imposible llevarlo hacia adelante otra vez, lo que produce inflamación y compresión del pene, impidiendo el drenaje de sangre”.

En este orden, la doctora con especialización en cirugía infantil, dijo que el pediatra refiere al niño a un cirujano infantil para circuncidarlo en caso de que presente fimosis, parafimosis o episodios de balanitis a repetición, pero que sin embargo un porcentaje de los padres toma su decisión acerca de la circuncisión en base a motivos culturales, religiosos o personales.

“Mi recomendación es que la decisión de circuncidar la tomen los padres en consulta con el cirujano pediatra, teniendo en cuenta lo que le conviene más al niño, en lo que respecta a indicaciones médicas y tradiciones culturales, familiares y personales”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba