Salud y Bienestar

Modificar malos hábitos alimentarios coadyuva en una mejor salud

Comer frecuentemente en la calle, no tener un horario fijo para las comidas o ingerirlas de forma muy rápida, son prácticas poco saludables motivadas por el acelerado estilo de vida moderno, que pueden tener como consecuencia la aparición de diversas enfermedades.

Para evitarlo, es necesario modificar esos comportamientos, para lo cual se requiere de tiempo y paciencia. Roymar Narváez, nutricionista de la cadena Gold’s Gym, señaló que “las acciones encaminadas al cambio deben darse de forma progresiva, porque cuando se ejecutan de manera abrupta pueden generar sentimientos de frustración en el individuo y con ello desistir de la idea”.

El primer paso es identificar la costumbre negativa y el estímulo que la genera, para así buscar los mecanismos necesarios para solucionarla, situación en la que el nutricionista puede ser de mucha ayuda. Para la instauración del hábito existe un ciclo que consta de tres componentes: recordatorio, rutina y recompensa.

Narváez explicó que “el recordatorio es el objetivo que el individuo quiere alcanzar con una mejor alimentación. La rutina es la acción ejecutada para tal fin: incorporación de más vegetales y frutas en la dieta, elección de alimentos fuentes de proteínas, carbohidratos de alta calidad y disminución de la ingesta de comidas procesadas”. El beneficio obtenido de esa acción es la recompensa, en este caso, “mayor energía, sensación de saciedad mas no de llenura, mejor digestión, cambios en el peso y composición corporal”.

Desde el punto de vista psicológico, para que un hábito sea considerado como tal debe repetirse la conducta por 21 días. De allí que la fuerza de voluntad juegue un papel importante en la consecución de ese objetivo.

Previniendo enfermedades

La nutricionista reiteró que es necesario mantener hábitos saludables que garanticen una mejor calidad de vida “Se ha demostrado que la calidad en la alimentación puede ser determinante o no en la aparición de enfermedades no transmisibles como obesidad, diabetes, hipertensión arterial, cáncer, dislipidemia y osteoporosis. En el caso de los deportistas, puede afectar de forma positiva o negativa el rendimiento físico”, indicó.

Además de mantener una alimentación equilibrada, recomendó hacer ejercicio de forma regular, mantener una adecuada hidratación, dormir entre 7 a 8 horas diarias, meditar y dedicar tiempo para la recreación, compartiendo en familia, leer un libro o hacer cualquier otra actividad de preferencia.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar