Entretenimiento

Invitación a la clausura del artista Carlos Sosa

Actividades programadas por el artista Carlos Sosa clausuran pintura colectiva

VIERNES 24 DE JUNIO

Desde el pasado 8 de junio se está exhibiendo en la Sala RG de la Casa Rómulo Gallegos la muestra Viernes 24 de junio, del artista plástico venezolano Carlos Sosa (Caracas, Venezuela 1950).

La clausura será este sábado 24 de junio, a las 7:30 de la noche, en la Sala RG Casa de Rómulo Gallegos con un homenaje a San Juan Bautista, en donde el artista ha programado una serie de actividades en el marco del cierre de la exposición; habrá desde ritual masónico, tambores, performances, salsa casino hasta flamenco en vivo y además otras clases de encantamientos.

La muestra es patrocinada por el Ministerio de la Cultura, a través de la Fundación Celarg y fue realizada con el apoyo de la Embajada de Brasil y el Instituto Cultural Brasil Venezuela.

Carlos Sosa en 1971 termina sus estudios de Diseño Gráfico en el Instituto de Diseño Newmann. Luego de una tesis de grado bajo la tutela de Gego, comienza su incursión en diferentes áreas del diseño y de las artes plásticas. En 1978
obtiene una Bolsa de Trabajo del CONAC para viajar a Nueva York con la
finalidad de completar su formación como artista plástico, iniciando así una
prolifera carrera internacional. Durante años ha viajado y viaja por el
mundo recopilando vivencias, el material de su obra.

Viernes 24 de junio es una gran pintura realizada colectivamente en el año 1994. Esta pintura colectiva fue realizada con pigmentos soplados sobre tela, en New Hampshire, EE.UU, en la propiedad de la familia Carbee, Rye Beach, con la colaboración de María Clara Lecuna, Marshall y la familia Carbee. La obra tiene una extensión de 7 x 11 metros y forma parte de la colección María Clara Lecuna y Enrique Marsiglia, São Paulo.

Carmen Hernández, directora de Artes Visuales del Celarg, escribe sobre el artista “la obra Viernes 24 de junio que presenta Carlos Sosa en los espacios de la Sala RG, redimensiona la tradición celebratoria de la fiesta de San Juan desde una experiencia pictórica realizada de manera colectiva, que exalta el contenido simbólico de los elementos y del proceso creativo por sobre la autoría y la condición del estilo plástico.

En nuestras costas se celebra la fiesta en honor a San Juan Bautista en un ánimo de colores y música que conjuga el sentimiento religioso de regocijo en torno al nacimiento del santo con ancestrales rituales agrario-solares. Durante el solsticio de verano – el día más largo del año- se agradecen los beneficios de la cosecha con fogatas y danzas. Aunque en la actualidad estas festividades se han enriquecido con diversos ritos de renovación asociados también a los avatares de la vida urbana, como deseos de bienestar, salud, amor, juventud y fortuna, se conservan las alusiones originarias a la tierra, el sol, el fuego y el agua. Inspirándose en estos sentimientos populares, Carlos Sosa ha preparado un acto ceremonial en la realización de esta obra pictórica en las costas de New Hampshire, Estados Unidos, el 24 de junio de 1994, tal vez con la finalidad de evocar los poderes mágicos inherentes a la comunión corporal con los elementos básicos que rigen el cosmos.

Luego de doce años de realizada Viernes 24 de junio, Sosa comparte con el público venezolano el sentido originario de esta experiencia: asumir la pintura como superficie vivible y visitable, debido a que se ha desplazado su función de “cuadro” para ser apreciada como ritual, e invita a reflexionar sobre los modelos valorativos que dominan la conducta cotidiana frente al orden social y natural, incluyendo las dimensiones del arte y la comunicación. Más que el resultado final previamente establecido, este trabajo enfatiza el proceso como una experiencia compartida y capaz de despertar en el público asociaciones con lo sagrado como relación vital con la naturaleza. La pintura Viernes 24 de junio exhibida sobre el suelo de la sala expositiva es una metáfora de la tierra como hábitat a redescubrir, pues registra los puntos cardinales a partir de un centro que simboliza la luz y el fuego. Los colores: amarillo, anaranjado, rojo y verde, fueron desplazados de manera equidistante y concéntricamente desde la periferia hacia el centro, sobre un fondo azul previamente definido, creando así una atmósfera cromática festiva.

En este escenario Carlos Sosa invita hoy a experimentar diferentes vivencias sensoriales: musicales, meditativas, curativas y de encantamiento a partir de la activación de relaciones más corporales e intuitivas con la obra de arte como proceso reflexivo y celebratorio”, concluye Hernández.

La muestra Viernes 24 de junio, estará abierta al público hasta el 24 de junio, en la Sala RG de la Casa Rómulo Gallegos, de martes a viernes de 9:00 am a 8:00 pm y los sábados y domingos de 10:00 am a 6:00 pm. Para mayor información: http://av.celarg.org.ve/CarlosSosa/PortalCarlosSosa.htm

(%=Image(4025464,»C»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba