Entretenimiento

La proeza de Dios

LA PROEZA DE DIOS

De todo cuanto hiciste, Señor,  al contemplarlo, exclamaste, Señor,  que era bueno

Y para  hacer al hombre

Mejor entre lo bueno

Con tus manos diste forma a su cuerpo

Y al mirarlo viste que era incompleto

Y de su ser sacaste parte de él e hiciste a la mujer

Como una unidad inseparable fueron hechos

Y para hacerlos Uno, identidad esencial en lo diverso

Parte de ti pusiste para  echarlos a andar y el alma diste de tu ser perfecto.

Y viste señor que era bueno.

Y dispusiste ¡Oh Dios!

Que la mujer sea la sublimidad

Y supiste, Señor, que era  bello y bueno

Más que  cuanto hecho ya estaba y ya era bueno

Y

Al contemplar tu obra en la mujer, exclamaste, Señor que era perfecta, sublime, bella era.

Demostraste, Oh Dios, que era lo bueno y bello

En ella, Oh Dios, creaste la entrega la bondad la pureza

Que fuera el espacio donde la vida se hace crece juega libre de angustias  miedos de tormentas  libre

Vive juega

Como tu obra perfecta

Creaste sus senos, Oh Dios, forma de copa diste

Para beber la esencia  y dispusiste  que su música el corazón les diera

El alimento el sueño encuentra el niño en ellos

Y en ellos vive siempre ese destino

Ser alimento y sueño del hombre todo el tiempo

Y a cada acto de  beber en ellos

Vuelve el ser al disfrute del niño que  por dentro se lleva

Son los senos, Señor,

El  Cáliz más perfecto donde el amor es vino

Y beberlo es el sueño que alcanza lo sublime en lo perfecto.

De tu creación Señor, tal vez sea así, perdóname, Señor, el duro atrevimiento

Desfrutaste de Niño, de María la ternura en su leche, y probaste, Señor, que era bueno

De tu creación, Señor,  los senos, Oh Dios, son la sublimidad  de lo perfecto.

El camino   esencial para el encuentro. 

Maracaibo marzo 2010.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba