Entretenimiento

Luisa Richter, artista homenajeada en FIA 2006

La Feria Iberoamericana de Arte (FIA-2006) en su
15ª edición, que se realizará entre el 5 y el 10 de
julio en dos pisos del hotel Tamanaco
Intercontinental, rendirá homenaje a una de las
artistas más importantes de la plástica venezolana. Se
trata de la pintora Luisa Richter, dos veces Premio
Nacional de Artes Plásticas –1967 y 1982- y poseedora
de una trayectoria artística ejemplar, que se explaya
no sólo en su trabajo plástico personal sino en la
formación de nuevas generaciones de creadores a través
de la docencia pues por muchos años fue profesora de
composición, dibujo y pintura en el excelente
Instituto de Diseño Neumann, lamentablemente
desaparecido.

Luisa nació en Besigheim, Alemania, en 1928, pero
hizo de Venezuela su hogar y su tierra de adopción
desde 1955, cuando se residenció aquí con su esposo
Joaquim Richter. En su juventud se formó en la
Escuela Independiente de Arte de Stuttgart y en la
Academia Nacional de Artes Plásticas de esa ciudad,
donde fue pupila del famoso artista abstracto Willi
Baumeister; viajó por Francia e Italia y estudió
Filosofía e Historia del Arte en la Universidad
Técnica de Stuttgart. En1958, comenzó a participar en
los salones de arte de Venezuela y en 1959, realizó su
primera exposición individual en el Museo de Bellas
Artes de Caracas. Ese mismo año participó también en
la exposición colectiva Espacios Vivientes realizada
en Maracaibo y Caracas y la cual se considera marca el
inicio del informalismo en Venezuela.

A lo largo de su riquísima trayectoria plástica,
Luisa ha trabajado no sólo el óleo, sino el gouache,
el collage –del que es una verdadera maestra- , el
pastel, y ha mezclado técnicas, todo en función de su
vigorosa expresividad. Singularmente, en sus
composiciones abstractas predominan el blanco y los
tonos claros, con apenas unos toques de color
brillante aquí y allá, pero ello no es obstáculo para
que en ellas “sucedan” todo tipo de cosas,
ofreciéndole al veedor, la posibilidad de una
seductora exploración.

Richter es una retratista excelente. Usa el pincel
como un bisturí que penetra hasta el hueso en la
psicología del retratado, sin concesiones, pero
tampoco sin prescindir de la ternura, de la empatía, e
inclusive de la admiración.

Paralelamente, Luisa se ha expresado en
profundidad ha través de la abstracción, campo en el
cual es más ella que en ningún otro. La pintora crea
espacios en los que el tiempo, al transcurrir, deja su
huella transformadora; ámbitos en los el espectador
puede encontrar paisajes que tienen que ver más con la
interioridad psíquica que con lo que nos rodea. La
abstracción que hace Luisa, como la que hacen los
artistas grandes, es una abstracción sugerente, llena
de imágenes que nos hablan de los mundos que tenemos
por dentro, desligada de los clichés visuales, de las
alusiones publicitarias e iconográficas que saturan el
mundo de hoy. Como señala Steffi Osterheld, “obra en
suspenso, haciéndose y dehaciéndose en la
contemplación del que la mira, acumulaciones de
planos, redondeces, esferas, medias lunas, óvulos,
trazos diagonales, cortinas, peldaños, destellos,
cortes, serpentinas, relámpagos, manchas,
aglomeraciones, materias, discontinuidades,
visibilidades exigentes.” Son espacios de libertad
para imaginar, para encontrar, para descubrir, para el
placer y para la reflexión. Las composiciones de Luisa
nacen de una creatividad espoleada por sus lecturas,
por su espiritualidad siempre alerta ante los hechos
que inquietan al mundo contemporáneo y a nuestra aldea
particular. Luisa plasma ideas, pinta al mundo en esa
constante dinámica que nos envuelve, sus abstracciones
son ricas en significación: en ellas el espacio y el
tiempo dejan sus señales, y le hablan al espectador de
los complejos derroteros por los que discurre la mente
de la autora. Y si los gestos, los trazos, los
colores, y los contrastes no son suficientes para
decir lo que siente, pues ahí están las palabras,
irrumpiendo como elementos visuales y llenos de
significado en la composición.

Por demás, la artista se solaza igual en los
grandes formatos como en sus pequeños grabados y
dibujos, que parecen contener en sí mismos un universo
completo.

La creadora homenajeada por FIA-2006 ha sido
galardonada en numerosas oportunidades, entre las que
podemos mencionar, además de los referidos Premios
Nacionales, el Premio de Arte Juvenil en Wurtemberg,
Alemania, en 1952; el Premio José Loreto Arismendi en
el XX Salón Oficial Anual de Arte Venezolano, Museo de
Bellas Artes de Caracas en 1959; el Premio de Dibujo,
en el II Salón Nacional de Dibujo y Grabado, Facultad
de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Central de
Venezuela, en 1960; el Premio Emil Friedman para
Dibujo, en el XXIV Salón Oficial Anual de Arte
Venezolano, Museo de Bellas Artes, Caracas, en 1963;
el Primer Premio de Grabado del III Salón Nacional de
Dibujo y Grabado de la Facultad de Arquitectura y
Urbanismo, de Universidad Central de Venezuela, en
1966; y el Premio Imagen de Don Andrés Bello, en
Bogotá, en 1993.

Ha realizado numerosas muestras individuales y
participado en colectivas en galerías, museos e
instituciones culturales de Venezuela y Alemania y
tambien ha expuesto en España, Colombia, Uruguay y
Argentina.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba