Entretenimiento

MAGO 30: Portafolio Abierto

Me llamo Manuel González Ruiz y llevo 30 años dedicado a diseñar. De mi mano han salido, principalmente, carteles de películas y obras de teatro, logotipos y recursos de identidad corporativa y artículos de género editorial. En Venezuela me conocen por las siglas de mi nombre, MAGO, y por haber trabajado al servicio de las principales entidades culturales y de señaladas marcas comerciales. 

De la revista Bigott al maestro Cruz-Díez, del Festival Internacional de Teatro de Caracas a la identidad de emblemáticos productos de consumo masivo venezolanos, y de la fundación Isaac Chocrón a las películas de Sudaca Films, mi huella aparece al lado de entidades, compañías y personalidades con las que no solo he compartido la responsabilidad de traducir en imágenes sus mensajes y contenidos, sino también, y sobre todo, la estimulante experiencia del trabajo en equipo. El resultado de esta labor es exclusivamente gráfico, pero el principal capital que porto en mi mochila pertenece al ámbito de las relaciones humanas. Trabajo con imágenes, pero tengo muy presente que las creo con y para las personas.

Puede que esto se deba a la actitud con la que siempre me he aproximado a este oficio, en el que me inicié como coleccionista de carteles de teatro y afiches de exposiciones. Me declaro un enamorado del grafismo que se deleita tanto con la música de los discos que adquiere como con el embalaje que los envuelve. Pude haber acabado convertido en ingeniero civil, pues por ahí me llevaron los estudios, o arquitecto, que era un destino predecible, pero me subyugó imaginar que alguien podía ser tan feliz viendo un cartel mío como yo lo había sido creándolo.

Diseñar es un oficio complicado que busca hacerle la vida fácil a la gente. Al menos, así lo concibo yo. Este, y no otro, ha sido el criterio que ha guiado mi mano todos estos años y me la sigue guiando hoy en día, ya me enfrente a la misión de diseñar un logotipo empresarial o al reto de resumir una película en una imagen. En mi interior hay un antiguo actor y director de teatro, pero se equivocan quienes creen que la escénica y la gráfica son tareas distantes. En el momento de la creación, para mí sólo existe la aspiración de componer la imagen más sencilla y directa para solucionar el problema más complejo. Al final, se trata de trabajar con el mismo material del que están hechos los sueños. 

No estaba previsto en el guion de mi vida, pero mi destino, y muy especialmente el de Venezuela, me han llevado a cumplir 30 años en la profesión lejos de mi país. Esta circunstancia ha añadido un factor geográfico al viaje en el tiempo del que habla esta reunión de creaciones. La línea que va desde mi primer diseño hasta mi último trabajo es, a la vez, un hilo que une Caracas y Madrid. Les invito a hacer conmigo ese recorrido.


TESTIMONIOS SOBRE MAGO:

«Manuel González Ruiz es, sobre todo, un gran pensador de la imagen. Yo podría destacar su trabajo como diseñador, director de arte o editor, pero por encima de esto, o englobándolos, me quedo con la primera noción, porque Manuel piensa, crea, sueña o siente a través de la imagen. No me refiero a la imagen como medio o pretexto, sino a la imagen como fin o destino. La imagen, entonces, es un lenguaje con el que se habla, con el que nos habla. A partir de allí, ya el destino está sellado: se piensa y se vive el mundo de otra manera. La realidad, finalmente, es el arte de una composición.

Trabajamos juntos por casi dos décadas, desde diferentes tribunas, y mucho hicimos: folletos, catálogos, encartados, revistas, libros, exposiciones y hasta talleres de producción editorial. Fue una etapa extraordinaria, signada por una profunda convivencia y un llamado permanente a la creatividad. Yo podría mencionar muchas realizaciones concretas, que incidieron en la Venezuela cultural de las postrimerías del siglo XX, pero entre todas entresacaría la experiencia de la revista Veintiuno, que duró tres años y tuvo diecisiete ediciones. Fue, sin duda, la más importante revista cultural venezolana de los últimos tiempos, vitrina de Venezuela hacia el mundo y pista de aterrizaje del mundo en Venezuela. Veintiuno fue el logro de un gran equipo, que podría resumirse a cinco personas, entre las cuales la participación de Manuel González fue determinante, pues la revista se concibió desde un principio como un objeto de arte. Recorrer sus ejemplares diez años después da cuenta de una apuesta que el propio país asimiló sin la valoración correspondiente.

Con su obra acumulada y sus múltiples proyectos en ciernes, Manuel González Ruiz se perfila como uno de los grandes diseñadores venezolanos de los últimos tiempos. La imagen lo toma y lo conduce, lo posee y lo colma. Sus ojos están para producir revelaciones; sus manos, para atajarlas y devolverlas al común de los mortales.»

Antonio López Ortega

Escritor, editor y promotor cultural venezolano

Director de Fundación Bigott hasta 2008

Manuel González Ruiz, el placer del buen diseño

Estamos viviendo una época de oro del diseño gráfico, pero también de equívocos y tendencias que desvirtúan su verdadera función, que no es otra que el confort y la eficacia de la lectura y del mensaje

 Digo una época de oro, porque los extraordinarios avances de la química, de la tecnología numérica combinada con la mecánica de los sistemas de impresión, brindan al diseñador una libertad inimaginable en mi época de profesional del diseño gráfico.

 Y digo de equívocos, pues algunos piensan que diseñar es decorar.  Creen que un texto es igual a una ilustración o una textura para adornar la página.  Hace días he visto algo imposible leer.  Un texto en 6 puntos a todo lo ancho de una página tabloide y además, impreso en tinta gris claro…

 Esa libertad y esos avances, son los que Manuel González Ruiz con inteligencia, creatividad y sensibilidad ha sabido conducir durante décadas de experiencia, en pro del diseño exquisito. Es un profesional de alto nivel, un veterano confiable, como se diría en el argot del gremio.

 Un libro diseñado por Manuel, es un placer, un regocijo de la mirada, donde la lectura y la imagen nos trasmiten con claridad y confort su contenido.

 Su obra es una indudable muestra de lo que es diseño gráfico

 CRUZ-DIEZ  /  Paris abril 2014

 

Manuel González Ruiz.     Un excelso diseñador gráfico

El encuentro con Manuel González Ruiz,  su vuelo en el diseño gráfico e inteligencia en el manejo de la comunicación visual ha significado un maridaje perfecto para el Festival Internacional de Teatro de Caracas.   En cada edición Manuel logra crear una imagen que expresa claramente el espíritu de la programación y dispone el camino para el encuentro con los espectadores que cada año plenan las salas de teatro y las calles de nuestra ciudad capital.   Su talento y sensibilidad son extraordinarios.  Es un profesional de gran calibre siempre a la búsqueda de la excelencia artística. 

Carmen Ramia

Presidenta Festival Internacional de Teatro de Caracas

 

Mago!
En días pasados leía una bella entrevista que le hacían a Manuel González, en el diario Tal Cual de Caracas, allí Mago, quién vive con su bella familia desde hace dos años en Madrid expresaba que echaba muy poco de menos a Venezuela, eso me perturbó. Horas después llegaba al teatro Trasnocho y al pararme frente a la sala caí en cuenta que los carteles de dos de los espectáculos que allí se presentan, Los Navegados y Fresa y Chocolate, son creaciones de Manuel, pensé entonces, uno es y está en lo que uno hace, eso explica que eche poco de menos a Venezuela, porque acá sigue estando su talento siendo un fiel aliado de los sueños de sus amigos.
Lo primera relación que el espectador tiene con un espectáculo es casi siempre con la imagen que lo convoca. Allí se define mucho del futuro que la obra tendrá. El poder definir el contenido con una simple visión es una magia que pocas veces uno encuentra. Tantas veces he sido invitado a ver una obra llevado por ese primer impulso, tantas veces he abandonado la sala pensado que lo mejor del espectáculo fue ese primer encuentro. Es acá donde Manuel González es un Mago,  un aliado insustituible para tantos. Su cultura, su conocimiento desde dentro, porque también ha sido un hombre de teatro, hace que la creación de la imagen sea parte de la creación del espectáculo, nuestras conversaciones indagando como definir ese primera seducción al espectador me han servido y mucho para concretar la estética que luego abarcará toda la obra. Eso es un privilegio que sólo con Manuel he tenido.
Hace unos años llegaba al primer ensayo de Acto Cultural de José Ignacio Cabrujas, sólo teníamos en el Grupo Actoral 80 la necesidad de hacerla. Recuerdo decirle a los actores, no tenemos un centavo para producirla, ni sala para representarla, pero tenemos a Mago para diseñar nuestra imagen. Eso se tradujo en en aliento inmediato para todos.  Esa mañana había conversado con Manuel y con una generosidad que todavía me conmueve y agradezco se había auto invitado al recorrido que significaba descifrar  esa hermosa obra que habla tanto del viaje por la frustración que significa ser venezolano y que sólo con la fe en descubrir un mundo distinto como hizo Colón debíamos asumirla. Dos días después apareció en mi buzón de correo electrónico la imagen de Colón desencajado, como quien se está echando una vaina al llegar América, que define tan claramente el universo de la obra creada por Cabrujas.
Me despido alentándolos a mirar esta exposición con la certeza que en ella encontrarán el placer y el gozo que todos no debemos desmayar en buscar.

Héctor Manrique

Director Grupo Actoral 80

 

He tenido el extraordinario placer de trabajar con Manuel González Ruiz desde hace una década. Manuel es un gran artista y uno de mis colaboradores mas cercano. Manuel no crea afiches, el crea personalidad e identidad. El crea historias.  Manuel hace de cada obra un personaje distinto, complejo, y magnético. Es imposible dejar de ver las imágenes que el ha creado. Siempre contienen algo que te atrae y seduce y te deja pensando.

Manuel tiene el talento extraordinario de saber traducir en imágenes la escencia de la obra que estamos trabajando. Manuel no solo tiene la sensibilidad de entrar en el mundo de las obras de teatro, sino tiene el cerebro de un gran publicista. El entiende al consumidor. Manuel sabe como hechizar a todos los que se enfrentar con su creación. Esa dualidad de  pensar como un artista y diseñar como un publicista hace que quienes lo conocemos le decimos simplemente MAGO.

Mi carrera me ha llevado desde los teatros de Caracas, hasta las salas comerciales y vanguardistas de Nueva York y de otras ciudades de estados unidos. Al momento de empezar un nuevo proyecto mi primer colaborador es Manuel, sin importar en que parte del mundo, todos mis proyectos tienen la identidad visual creada por MAGO.


Michel Hausmann

Director de Producciones Palo de Agua

 

 

 

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba