Entretenimiento

Mario Vargas Llosa un Nobel necesario

          El veredicto  de la Academia Sueca para el premio de  Vargas Llosa, una vez descifrado su críptico texto,  “cartografía de las estructuras del poder y aceradas imágenes de la resistencia, la rebelión y la derrota del individuo”. U otra versión según los traductores «cartografía de las estructuras de poder y sus imágenes mordaces de la resistencia del individuo, la rebelión, y la derrota” pone en evidencia la esencia de la Academia. En esa retórica cabe todo y puede faltar mucho. Llamo aquí esencia, los principios, in extenso, MORALES que sustentan su existencia. Por una parte, el reconocimiento a la especificidad de los aportes del creador, descubridor, en una área especifica del conocimiento, del saber, de las ciencias, pero también a la condición humana del creador, del escritor, su ser y sus circunstancias, así como el contexto universal que está en juego. Como se sabe la Academia ha tenido, en acatamiento y perfeccionamiento al mandato de Nobel, premio original reducido a la química, física, medicina, misteriosa e inexplicablemente negado a la matemática y gradualmente ampliado según se ha abierto la  propia concepción de la ciencia, asumida su diversificación y a ampliarse al arte, específicamente a la literatura, pero no, por ejemplo, en plástica, música, lo cual expresa, sin duda, limitaciones pero que de una u otra forma se han  suplido por otros premios tanto dados por ella, como el premio del agua,  cuanto por otras instituciones en otros países que han venido creciendo, emulándola o, por lo que fuere, que de manera importante completan las insuficiencias de la sueca.  Inevitable es hacer el reconocimiento del Nobel de la Paz, cuya subjetividad puede ser aún mayor, pero que su universo ha prevalecido en su entrega, los aportes de sus actores a la paz de la humanidad, no sin que se les haya “colado” algún tramposo o alguna apuesta de la propia Academia. Retomando el hijo, sean algunos ejemplos “supletorios”, EL Premio Cervantes, el Goethe,  el Asturias… algunos regionales, entre los cuales, debe decirse con propiedad, la Casa de Las Américas que jugó un importante papel y nuestro premio Rómulo Gallegos es un buen premio. Son buenos ejemplos de la apertura mundial y el necesario reconocimiento al saber, la ciencia, el arte, y una contribución a hacer  mas universal la “justicia”, pues,  ha habido merecedores indiscutibles del Nobel,  valga un ejemplo,  Cortázar, Borges, León de Greiff, o escritores brasileiros impecables y ha  habido premios  sui generis como   el de Solzhenitsin, de un dubitable valor estético, pero de un inmenso valor testimonial, político: “cartográfico de las estructuras del poder… etc.

El Nobel es pues, una institución humana con una componente histórico político muy especial, que apunta mucho a lo que, con perdón de los expertos,  llamaríamos pensamiento liberal. Negarle un premio a Borges y dárselo a Solzhenitsin es un más claro ejemplo de que no siempre  huele bien en Estocolmo ni en Oslo. Rechazarlo, como Sartre, impone igualmente mirar sus decisiones  y la de los  “beneficiarios”.  Este breve preámbulo y para el caso, no empaña al ganador Vargas Llosa pero  ayuda comprender decisiones de la Academia.  Saludo, en esa decisión la apertura de la Academia, que no sólo lo es en términos políticos, sino que lo es también en términos morales, pues, quién puede poner en duda de que fuera de esta época, el matrimonio del escritor con su tía, luego con su prima, habrían sido límites, como creo que lo fueron, para no concederlo antes, pero que de una u otra forma son parte sustantiva de su vida y mas que ello de parte importante de su literatura y de la visión  del hombre que el autor sustenta. La obra de Vargas Llosa, hasta este momento, es absolutamente merecedora de ese premio, por varias razones estrictamente  estética literarias y por las de ser habitante del arte y ciudadano del mundo.
Sea la primera, una obra extensa y sin duda, desigual pero  siempre expresión de un oficio, el de escritor. Que investiga, que estudia, que trabaja, que es incansable.  Nada de concesiones  la pereza. Su obra, como toda  obra de oficio, es profundamente desigual, pero siempre en ascenso, en acabado y cuidadoso perfeccionamiento.  No me refiero sólo a su tecnee de escritura, que en ello  pudiera reafirmarse su constante perfeccionamiento, sino que es desigual en el nivel ideológico,  pero que ello, lejos de obstruirlo, le permite superar cualquier determinismo.   A primera vuelta, podría decirse, reitero,  requiere una mayor atención, que  su universo ideológico se ha movido desde una estética ética vinculada al pensamiento que  animó al boom de la literatura  latinoamericana,  sin duda alguna muy cercano al pensamiento critico de izquierda, la de esa era, cuya significación es trascendental, en cuanto vendrá luego en la continuidad de una literatura con mucha mas perspectiva de  identidad, prefiero decir de particularidad latinoamericana,  que de una u otra forma se había logrado, un tanto antes o  en su devenir coincidiendo, con la pintura, la música.  Si importante es nuestra literatura, por su cualidad estética, por su cualidad ética, por su especificad literaria,  igual calificación y con iguales méritos, pero no menos, han alcanzado la música, la pintura. Aquí la simultaneidad es innecesario destacar, pero, piénsese en Villa-lobos, Chávez, Ginastera, Estévez,  Soto,… en fin, es larga la historia, solo anótese como necesaria revisión de cuanto desde aquí se  hace. Pero también sería necesario abrirse y pensar en el bolero, la salsa, la guaracha, la cumbia,… y bueno dan ganas de brindar!

    Se va la segunda. Mario Vargas Llosa, podría decirse de él que de los escritores del Boom, probablemente sea  quien más ha andando en su devenir ideológico. Su apertura crítica ha superado el viejo dogma de la izquierda y la derecha. La escritura de Borges y la de García Márquez no es escritura de  derecha ni  izquierda, es arte, es literatura, y para gracias del hombre y de Dios mismo, el arte no sabe de posturas. Tampoco la ciencia. La geometría de Euclides y la de Lobachevsky no son de izquierda ni de derecha.  Vargas Llosa inscribe su conducta en su obra, y que se expresa en la literatura, porque qué escritor no es  su obra, pero no se olvide que la obra se va tragando al escritor,  como el color suele  bañar al pintor. Se diría que en ese devenir MVLl. se sitúa en lo que, por ahora,  llamo, pensamiento neocrítico liberal.  Su actitud ante la política y hacia la economía, lo ubican en el primero de los casos, en una postura crítica que va mas allá de la cotidianidad, más allá de la democracia como mera formalidad sino como problema que tiene concretarse como verdadera equidad, con justicia, con libertad. Y a esta no relativizada. Pareciera ser esa su condición necesaria, que Vargas Llosa cree para que sea democracia.  De allí su crítica dura, acerva  contra los modelos autocráticos, pero mucho mejor, la crítica  abierta que de una u otra manera contribuye a abrir los ojos, a mirar mejor la realidad. Y la realidad de hoy, ya no es la que mi nariz huele  a cada instante, sino que ese olor es el olor del mundo, contaminado pero que también sueña.

    Se va la tercera: quiero rogar a mis lectores su comprensión crítica.  Que debí poner en cada caso pruebas de cuanto decimos, al menos en las obras más determinantes para demostrar mis afirmaciones. Pero este espacio impone límites y también mi consideración al lector demanda límites.  Pero no es difícil hacer seguimiento al proceso de  la escritura de Don Mario, y ver en ellas con mayor fidelidad a cuanto yo diga, pero verá sus cuestiones personales  tratadas en una dimensión que alcanza valoraciones estéticas y éticas más allá de lo específico de ese juego. Muy mucho mas allá de la relación empírica, inmediata. Mucho más allá de las apariencias. Por eso lo obvio.  Volvamos a la tercera. Sea su aporte de gigante con cerebro de David, su culto por la lengua castellana, por el español, tal decimos hoy por cosas buenas de las hegemonías. Pero el culto a esa lengua, es mucho mas que escribir bien y bonito, que bien lo hace, sino asumir cuanto la lengua aporta en su ser lengua. Si las palaras fueran meras palabras nada  bueno fueran, como si la mujer solo fuera mujer nada bella fuera. La inmensidad de la lengua como de la mujer está en su ontos, en su ser, en su condición de estar mas allá de cuanto ven los oídos y los ojos tocan, saborea la piel y canta la hondura de su silencio.  En ello, este  creador inmenso siguió a los grandes que en este continente han sido y a los que España nos ha dado como esencia misma de nuestra vida.  Pero, y vaya un buen pero, la escritura de Vargas tiene algo muy especial que lleva consigo: eso que, perdone usted lector, llaman desde hace mucho Weltanschauung,  no por vanidad  de mi amor a esa lengua, a esa cultura, sino porque es demasiado rico su valor semántico. Welt es mundo,  pero el mundo es más de lo que es, y anchauung es mirar, pero es mirar mas allá de los ojos, es ver con los ojos de otra lengua, que como Heidegger afirma, solo ellos y los griegos tienen. Y vaya mi reproche, esa exageración de este genio, está demostrada su insuficiencia, sus limitaciones que aun reducidas a la filosofía son severas, porque la inmensa grandeza de nuestra literatura,  que si bien no hace textos orgánicos de filosofía, hace en cada obra literaria el mejor tratactus humano, de la mejor manera.. Cervantes no sólo es el padre de la modernidad sino la enciclopedia de todo lo humano real y posible. García Márquez es el mas alto tratado de nuestro ser tal como somos latinoamericanos. Vargas Llosa da gigantescos pasos al comprender y definir al mundo  con nuevos ojos, los ojos que ven mas allá de los ojos que nos vieron, porque esos ojos estaban  marcados por las razas, las religiones, sus propias dogmas pero que en el arte  siempre fueron mas allá de esos límites en la inmensidad de sus creaciones y que nuestro arte  ha reconocido para superarlos.

    Será por siempre ese hacer y hacerse,  uno de los grandes méritos de Vargas, ver al mundo con otros ojos, porque supo saber “que ojos que tú ves no son ojos porque tú los ves son ojos porque te miran”. Y darse cuenta de ese mirar del mundo, lo que le permitirá descifrarlo para reconstruirlo, esa es parte de la hazaña de este ingenio. Creo que es eso: In Genio. Vargas Llosa.  Asumir la lengua castellana no es alienación es necesidad de creación y re-creación. Ella es el alma de nuestra cultura toda, el arte en el cual se expresa es su ser cuerpo en su trascendental belleza.

    Y  se va la cuarta: no se agota la idea,  como son tímidos mis ojos al contemplar del Mar su hondura y su belleza que no se hacerlo, intento y me da miedo, pero  que sola saboreó Alfonsina y no pudimos escuchar de ella su cuento. Quizá sea lo inalcanzable, lo  hondo y lo distante  de la mar y  su belleza la que me dan miedo. Pues bien, con mucho miedo señalo  otro de los grandes méritos de este señor, Don Mario, es su cualidad inmensa de profesor. Si, de profesor de literatura y a partir de ella,  no se si como proyecto de sabiduría, crear conocimiento. Sus clases tienen mucho de Sócrates y de  García Bacca, con la magia de un maestro que se pasea por el jardín del saber, del amar, del pensar, donde todos a plenitud  en su palabra existan con la desnudez de la verdad, que en esta era vuela, unas veces para saber de si misma, otras para que podamos saber de ella. En ese magisterio del aula abierta inclúyase su obra crítico periodístico, donde otra vez la idea se viste de palabras y el conjunto es belleza. Una analista crítica serena, profunda, que hace del silencio su virtud, me  dijo para que  yo echase a andar su voz: “Vargas Llosa tiene la virtud de unir al mundo en la grandeza de su palabra y en la virtud de su mensaje, pues en él nos encontramos todos sin posibilidades de exclusión, libres sin las ataduras de los dogmas”.


Respetados editores, caros lectores:  en medio de tantos y tan  buenos comentarios, reflexiones sobre el Nobel para  Vargas Llosa, con la ayuda de la mas valiosa orientación de quienes desde su mas alta sabiduría  me ayudan con sus opiniones,  he formulado este texto con la intención de que sea «pedagógico». Muchas , muchas fallas, pero ruego a usted lector, que  las corrija y sus observaciones, etc. me ayudaran a superar mis limites, Gracias, Americo



Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba