Entretenimiento

Peter Grimes regresa a su tierra con una espectacular ópera en la playa

EFE.-El montaje, a cargo del director británico Tim Albery, es el plato fuerte del 66 Festival de Música que del 7 al 23 de junio se celebra en esta pequeña localidad de la costa de Suffolk, dedicado este año a Britten (1913-1976), en el centenario de su nacimiento.

Para conmemorar este aniversario, el Festival, que el mismo Britten fundó en 1948 con su pareja, el tenor Peter Pears -el Peter Grimes original-, decidió representar la ópera al aire libre, sobre los mismos guijarros y con el mismo mar del Norte de fondo que enmarcan la trágica historia del pescador.

Una ligera niebla acompañó la función de hoy, que fue presenciada por 1.700 personas envueltas en mantas y combatiendo con tazas de té el inclemente verano inglés, en uno de los espectáculos operísticos más audaces de los últimos tiempos, que acabó al filo de la medianoche.

Con un reparto de unos 60 artistas encabezados por el tenor Alan Oke (Grimes) y la soprano Giselle Allen (Ellen Orford), el prólogo y los tres actos de esta brutal y apasionada obra se sucedieron sobre un escenario de 50 metros que emulaba un muelle de pescadores, con el efecto sonoro real de las gaviotas y las olas al romper en la playa.

Britten -que vivió y está enterrado con Pears en Aldeburgh- se basó en el poema «The Borough», escrito en 1809 por el poeta local George Crabbe, para componer la historia de Peter Grimes, un rudo pescador acusado de asesinato y vilipendiado por sus vecinos que acaba siendo víctima de la sociedad y del destino.

Se cuenta que fue el hallazgo de ese poema en una librería de Los Ángeles en la II Guerra Mundial -cuando Britten y Pears, pacifistas, emigraron a Estados Unidos- el que, en añoranza de su tierra natal, le inspiró a escribir la ópera y a volver a Suffolk.

En la versión para el festival de Aldeburgh, que volverá a representarse el viernes, Oke interpreta a un Grimes complejo y contradictorio, que sobrepasa al mero villano, mientras que Allen encarna a una compasiva Ellen que tiende la mano al pescador cuando el resto del pueblo le da la espalda.

Como en muchas de las obras de Britten, el protagonista de «Peter Grimes» es un ser forastero y extraño, según los expertos en posible alusión a la propia experiencia del también director de orquesta, que durante la mayor parte de su vida tuvo que ocultar su homosexualidad -entonces delito- y buscar la aceptación de sus vecinos.

Tanto los dos protagonistas como el impresionante coro -los habitantes del pueblo- cantaron en directo, con amplificación, sobre la música pregrabada de las interpretaciones orquestales de la ópera que tuvieron lugar en los primeros días del festival.

El montaje en la playa, descrito por el público y la crítica como «una experiencia única», es el evento más espectacular de una serie de actos previstos este año para celebrar a Benjamin Britten, que culminarán el 22 de noviembre, cuando el pianista y compositor habría cumplido cien años.

Ese día, cientos de miles de niños de todo el mundo se unirán para cantar desde sus respectivos países las canciones para infantes por él compuestas, en un proyecto que lleva el mismo título que esos temas, «Friday Afternoons».

Nacido en Lowestoft en 1913 y fallecido el 4 de diciembre de 1976, Britten es una figura clave en la música clásica del siglo pasado y, tras un comienzo precoz en la adolescencia, compuso en varios géneros y a menudo para su pareja, siendo sus piezas más conocidas la historia de Grimes u otras como «The Young person’s guide to the orquestra».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba