Entretenimiento

Punto y línea – Nadia Benatar

Nadia Benatar, siempre se ha interesada por «la creación de un ordenamiento de pequeña escala que es consecución de un espacio ritualista, incorporada al rescate de la memoria y de la compañía del paisaje íntimo y personal», comenta el critico Roberto Guevara en 1989. Así, Nadia Benatar nos tiene acostumbrados a lo maravilloso. Sus investigaciones han estado siempre en los niveles donde se expande su originalidad, el compromiso creador tiene además en ella un carácter de lucidez y austeridad, por lo que en el curso de los años su obra ha adquirido la soltura del convencimiento pleno y maduro.

(%=Image(9102757,»C»)%)

Al visualizar su creación en conjunto, vemos que Nadia ha tenido en verdad un tema único, y todas sus propuestas se enmarcan en: el espacio. Sus procedimientos han variado considerablemente. Su incursión con nuevos medios es permanente. Su estilo

ha explorado posibilidades que van desde el dibujo, grabado, pinturas, instalaciones, todas estas obras incisiones e incorporación de materiales.

(%=Image(7307314,»C»)%)

Sus recientes obras bidimensionales en telas metálicas son siempre proyecciones de múltiples planos relacionados entre si y motivados por la condición de sensibilizar el espacio, de forjarse en él. Ahora, Nadia comienza a realizar lo que siempre estuvo implícito en su obra: liberar al fin el trazo dentro del espacio real. Dibujar en el aire, como lo haría Gego. Aparecen en esta última serie, obras de ambientación de carácter poético. Nadia dibuja sobre el espacio blanco formas orgánicas, asociadas a germinaciones vegetales que se apoderan del espacio total, son como un retumbar micro o macrocósmico que proyecta y busca nuevos espacios, los cuales implican volver a su demarcación vivencial con la realidad natural. Todo ello ha estado en sus proposiciones de siempre.

Ahora vemos una continuidad, proyectos de instalaciones escultóricas, como caídas de agua que demarcan

laberintos efímeros blanquísimos.

Ahora Nadia, la misma Nadia Benatar con la plenitud de su sencillez, nos muestra su intensidad reflexiva y silenciosa entre puntos y líneas cargados de vivencias y pulsos interiores.

_____________________________________________________________________________________

Nadia Benatar es egresada del Instituto de Diseño Neumann, y pertenece a esa generación de artistas, que emergen de esa institución como Pancho Quilici, Eugenio Espinoza, Sigfredo Chacón, Ricardo Benaim, Roberto Obregón, entre otros que sobresalen en los años Ochenta, aunque sus obras empiezan a mostrarse a mediados de los años Setenta. También forma parte de la primera promoción del Cegra (Centro de Enseñanza Gráfica).

(%=Image(5130277,»C»)%)

Nadia Benatar integra en sus obras los recursos aprendidos en su formación y se vale del collage, el dibujo y el ensamblaje por la libertad que ofrecen estas técnicas, para representar su discurso estético.

Quien escapa al rico universo plasmado en los paisajes ambiguos de Nadia Benatar que desde sus primeros trabajos contienen un inventario de signos que recrean un espacio repleto de accidentes que entran y salen del soporte al mismo tiempo que nos acercan y nos alejan de su discurso interior: una reflexión sobre la creación y la devastación; sobre lo aéreo y lo espacial versus lo terrestre y lo materico.

(%=Image(9759778,»C»)%)

Sus obras siempre han estado rodeadas de una atmósfera poética a la vez cercana y lejana, tornándose a veces inaccesibles por su complejidad y riqueza simbólica. Nadia es muy trabajadora y se nutre del mismo oficio, por lo tanto el sentido en su obra se multiplica y es difícil de atrapar.

De un lado su obra inicial se define como paisaje, pero sus accidentes denotan la huella de nuestra tradición modernista y constructiva, que en esta ocasión constituyen el motivo central de esta exposición Punto y Línea. Nadia Benatar sale del plano, dibuja en el aire, en la pared e integra el grabado, al soporte, cociendo, bordando y dibujando. El resultado es atrevido, rico e inteligente; combina la línea con el bordado, enriqueciendo decorativamente la superficie blanca, e innovando en su resultado de lo geométrico, al humanizarlo.

Ya lo decía Marta Traba, al observar en 1975 el trabajo de Benatar en el XXXIV SALON ARTURO MICHELENA: “…autora de dos “collages” de innegable encanto manejados por una inteligencia hacia los “blancos” que siempre es excepcional, en cualquier estilo y época que se le encuentre. …se percibe la calidad del juego pero también se adivina la fuerza del soporte.”

Su obra recienete puede ser apreciada en Alternativa, Galería de Arte Elvira Neri en la Calle Paris con Mucuchies, Las Mercedes, Caracas

Lunes a viernes:9:00 a 1:00 p.m.-2:00 a 6:00 p.m

Sabados y domingos:11:00 a 3:00 p.m.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba