Tecnología

Bootcamps: la nueva forma de convertirse en desarrollador web

Los Bootcamps o cursos intensivos, son una modalidad educativa que facilitan la formación como desarrollador web en poco tiempo. Suelen tener una duración de entre doce y catorce semanas, durante las cuales los estudiantes obtienen un aprendizaje intensivo e integral que les brinda herramientas necesarias para ser competitivos en el mercado laboral y desarrollar cualquier aspecto relacionado con la construcción de entornos web.

En un mundo cada vez más tecnológico y globalizado, la programación de software es uno de los pilares fundamentales para el desarrollo de la sociedad, necesario para el avance de la economía, sistemas de salud, ciberseguridad, telecomunicaciones, entre otros. A su vez, el lenguaje utilizado en el desarrollo web es universal, por lo que los conocimientos adquiridos en un bootcamp pueden ser utilizados para trabajar en cualquier lugar.

Comenzaron en 2012 en Estados Unidos, con el auge del mercado digital. Hoy son ya un modelo extendido en cada vez más países del mundo, constituyendo una nueva modalidad formativa que no requiere una preparación académica previa, sino un mínimo de conocimiento en el área y mucho interés en el campo informático.

Herramientas para el trabajo     

A nivel mundial, el principal segmento de público interesado está integrado por los milennials, generación nacida entre 1981 y 1999, con la particularidad de su inclinación hacia el mundo tecnológico y estar en constante movimiento, tanto laboral como geográfico, por lo que los bootcamps son una herramienta para el desarrollo de nuevas habilidades que les permitirán trabajar en distintas áreas de su afinidad.

Los bootcamps se caracterizan por ser intensivos y especializados, enfocados más en la práctica que en la teoría, y siempre a la vanguardia en materia tecnológica. Los egresados están capacitados para el el desarrollo web en todas sus facetas, desde el diseño e interacción de páginas web (lo que se conoce como Front End), hasta la programación y la gestión de datos de la web (Back End).

En Venezuela, esta tendencia comienza a ser conocida. El perfil de los alumnos de los bootcamps sería el de una persona interesada por la tecnología y en trabajar en el sector digital como diseñador o desarrollador web, con una edad comprendida entre los 20 y 40 años y que encuentran en este formato una oportunidad de encontrar empleo en poco tiempo.  Así lo indican voceros de la Academia Hack, referente en la introducción de este modelo en el país. Este original emprendimiento, orienta a los jóvenes hacia un aprendizaje integral del desarrollo web, consiguiendo certificarse tras un intensivo entrenamiento de alrededor de cuatro meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar