Vida con estilo

¡De vuelta! Después de 21 años la capilla Guarini de Turín reabre sus puertas

La capilla del arquitecto Guarino Guarini en la catedral de Turín (noroeste), una joya del Barroco construida para albergar la Sábana Santa, fue reabierta este lunes veintiún años después del terrible incendio que la destruyó.

Hoy se recuerdan las imágenes de las llamas que envolvieron la catedral de San Juan Bautista de Turín y de esta capilla que hacía de anexo al Palacio Real, así como las de los bomberos que rompían la cristalera blindada del relicario de plata que custodiaba la Sábana Santa para intentarla salvar del fuego.

La capilla que diseñó Guarini fue construida en 1668, con el fin de albergar el Santo Sudario, pero con motivo de unas obras de restauración de la catedral el relicario fue guardado detrás del Altar Mayor, lo que evitó que se perdiese para siempre.

Después de años de compleja restauración se volvió a abrir este jueves esta capilla considerada una de las grandes obras maestras del Barroco y que quedó totalmente destruida por el incendio en la noche del 11 de abril de 1997.

Capilla de Guainí de Turín/ Foto: Referencial

«Es uno de los momentos más importantes para la historia de la ciudad y su futuro. Recuerdo las imágenes de las llamas alrededor de la cúpula y yo soy una de la generación que no la ha podido nunca visitar. Siento tanto orgullo y emoción y también responsabilidad», afirmó este lunes a los medios italianos la alcaldesa de Turín, Chiara Appendino.

Pese a que aún queda por restaurar el altar, la capilla barroca y su maravillosa cúpula volvieron este lunes a recobrar su belleza en un día que el ministro de Cultura italiano, Alberto Bonisoli, calificó de «importancia mundial porque se ha devuelto a la ciudad de Turín un bien de altísimo valor, pero también a Italia y a todo el mundo».

La restauración se ha extendido también a todo el edificio con la sustitución de ceca 1.400 elementos de mármol, consolidación de 4.000 elementos, y la sustitución de algunas cadenas de acero que habían sido afectadas, así como la reconstrucción de paredes y nueva iluminación, entre otras cosas.

Se han necesitado 30 millones de euros, en parte de fondos públicos y otra parte donación de la Compañía San Paolo, que pertenece a la entidad bancaria del mismo nombre, para reconstruir la capilla y la cúpula.

Para ello se han utilizado las mismas técnicas y materiales que usó Guarini en el siglo XVII e incluso se han reabierto las mismas canteras, en Frabosa, en la provincia de Cuneo (norte), para extraer el mismo mármol que fue utilizado para la construcción.

En el momento del incendio de 1997, la llamada «Sindone» el lienzo en el que según la tradición católica fue envuelto el cuerpo sin vida de Cristo, ya no se encontraba en esta capilla y tampoco ahora volverá a ser expuesta allí.

El incendio se declaró en la capilla Guarini poco antes de medianoche y sólo pudo ser totalmente dominado cuatro horas después, cuando ya había devorado la valiosa cúpula de madera.

Tras dominar el incendio en la capilla central, los casi 200 bomberos llegados de todo Piamonte y Lombardía intentaron evitar que el fuego se extendiese al anexo Palacio Real, donde resultaron dañados la torre oeste y una parte del techo, que se derrumbó.

A pesar de que fue posible salvar la valiosa fachada del edificio, que data del siglo XVII, la galería de madera que permitía el acceso directo de la familia real de Saboya hasta la capilla quedó totalmente calcinada.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba