OpiniónOpinión Nacional

Algo sobre salud: alerta roja

Prácticamente no hay conversación entre venezolanos que no tenga que ver con algún aspecto triste y hasta desesperado de la salud. Si no es la escasez de medicinas, es la dificultad para ser atendidos y obtener diagnósticos y tratamientos adecuados. Últimamente ha repuntado la inseguridad en la que se ven forzados a ejercer los médicos en los hospitales que han sido profanados por manos asesinas.

En el meollo de esa situación de descuido y negligencia sanitaria no sólo están los dólares que no dan para la importación de sustancias farmacéuticas e insumos médico-quirúrgicos básicos, esta también, como en casi todo, la corrupción y la criminalidad desatada en la nación. Particularmente serio es el problema que ha generado la impunidad, que ha agravado las dificultades hasta el punto en que los únicos mortificados y sufridos son las víctimas inocentes que no encuentran los medicamentos que necesitan o estos están vencidos y por tanto ineficaces y hasta dañinos. A la falta de remedios se le juntan ahora la desilusión y la rabia endógena capaz de generar hipertensión, gastritis y gran angustia, por decir lo menos, al ver y entender la ciudadanía que el gobierno no ha hecho, no hace y no hará nada por corregir la corrupción, la negligencia y la falta de interés en cuidar a los enfermos y prevenir males peores.

Ya van varias veces que se descubren grandes cantidades de medicamentos arrumados, botados o escondidos, vencidos algunos e inútiles los demás por estar almacenados en condiciones inadecuadas. También ha habido problemas serios, más o menos constantes con las falsificaciones de medicamentos y las supuestas medicinas que no son tales, por ser inertes o simplemente venenos.

Sobre las compras de medicamentos vencidos ya se pronunció el TSJ: Nada que hacer… Con el gobierno no se metan y si vienen de Cuba, menos. No hay culpables y como se prohíbe investigar, tampoco se sabrá nunca cómo evitarlo.

Ya nuestros problemas de atención a la salud dejaron de ser estrictamente locales. Venezuela está en boca del mundo científico y médico internacional como bien lo relata un artículo de la Revista SCIENCE de agosto de 2014 (Vol 345 Nº: 6196, pág.: 499) en el cual además se informa del repunte de viejas enfermedades infecciosas, como el paludismo, el dengue y flagelos derivados de la falta de atención preventiva como la mortalidad materna, ya superadas en el pasado y que representan una caída brusca y fatal del cuido del estado hacia sus ciudadanos. Tristemente el artículo termina con la información de que el 40% de nuestros médicos recién graduados emigran en busca de horizontes y posibilidades mejores de ejercer su ministerio de cuidar, asistir y aliviar de sus dolencias a los seres humanos, aquí o en otro sitio.

En el exterior saben bien de la calidad de la formación médica de nuestros graduados, de su dedicación y habilidades profesionales. Aquí pareciera que quienes deberían entender ese aspecto de nuestra profesión, más bien desprecian y descalifican esa calidad a la hora de prestar el servicio que deben prestar, limitándolos en el uso de recursos a ellos y a los pacientes.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba