OpiniónOpinión Nacional

Amenaza americana

La permanencia de Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores no es un problema solo de Venezuela o de los venezolanos, sino que se transformó en una situación que perjudica a todo el continente y que posee efectos negativos en toda América Latina.

A través de Twitter, el presidente del Partido CREO en Ecuador, Juan Fernando Flores, denunció públicamente que Rafael Correa, el cuestionado exjefe de Estado ecuatoriano, está detrás de la desestabilización política de aquella nación, y señaló que este triste personaje está operando desde Venezuela y con el financiamiento de Maduro.

Flores, sin pepitas en la lengua, escribió en su cuenta @juanflores18: “Alertamos al #Ecuador, al pueblo venezolano y la comunidad internacional que Rafael Correa y sus esbirros, se encuentran operando los ataques en contra de nuestra democracia desde #Venezuela, en la ciudad de Barquisimeto (Edo. Lara)”.

Y agregó que Rafael Correa  “tiene previsto movilizarse para la ciudad de #Barinas y posteriormente a #Falcón, desde donde articulan los ataques, todo desde #Venezuela. ¡Alertamos al Presidente  @jguaido  y @Lenin, así como a la comunidad internacional de este importante hecho!”.

No se trata de denuncias de políticos que buscan centimetraje en la prensa y minutos en televisión, sino que el mismo presidente del Ecuador, Lenin Moreno denunció el “golpe de Estado” que se intenta fraguar desde Venezuela, a través de la alianza Correa-Maduro.

Como se puede ver la influencia y la acción negativa de la usurpación venezolana no se limitan a la geografía nacional, sino que tiene un alcance perjudicial a todo el continente. Y no solo se trata de Ecuador, es altamente sabido que en Argentina, Nicolás Maduro también mueve sus hilos para evitar la reelección de Mauricio Macri y garantizar el retorno de la izquierda peronista, esta vez con Alberto Fernández, quien ya anunció que de obtener, en mala hora, la presidencia de la nación austral abandonaría el Grupo de Lima.

Ante esta situación, todos los demócratas del mundo, y sobre toda de Latinoamérica, tienen que poner su centro de atención en lo que ocurre en Venezuela, ya que al cesar la usurpación venezolana se avanzará en la estabilización de la región, y la merma de la perturbación política, social y económica que significa Nicolás Maduro y todo aquel que piense como él al frente de los destinos de Venezuela.

El cese de la usurpación no es la vía solamente para los venezolanos, sino que es la opción que el mundo democrático tiene que apoyar. Mientras más tiempo dure la usurpación más conflicto existirá en todo el continente, porque el objetivo de la dictadura Cubana, verdadero eje de acción de los totalitarios del continente y que usa a Venezuela como punta de lanza y como teatro de operaciones, es el de generar caos en América.

Es hora que la amenaza continental representada por Nicolás Maduro y por el régimen de la Habana sea detenida de una vez por todas. Es hora que las democracias americanas entiendan que  nos debemos proteger entre nosotros mismos.

La lucha que encabeza el presidente legítimo de Venezuela, Juan Guaidó, tienen que ser apoyada por todos los venezolanos y por todos los defensores de la libertad desde La Patagonia hasta Canadá.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar